Dos emblemas del teatro musical local

Manzini y Bros trabajan juntos por primera vez
Manzini y Bros trabajan juntos por primera vez Crédito: Rodrigo Néspolo
Laura Manzini y Diego Bros estrenan una obra sobre la soledad, dirigida por Emiliano Samar
Carlos Pacheco
(0)
17 de mayo de 2019  

Se conocen hace aproximadamente treinta años, pero nunca habían compartido un escenario. La actriz y cantante Laura Manzini y el actor, cantante y bailarín Diego Bros han desarrollado unas muy atractivas carreras en el campo del teatro musical. Ella mayoritariamente en salas alternativas, él suele formar parte de musicales que suben a escena en el teatro comercial.

Manzini vio a Bros en Lord, de Pepe Cibrián Campoy, y tomó la decisión de convocarlo para participar de una experiencia de su autoría, Más que real (cuenta con la dirección de Emiliano Samar), que por entonces no había adquirido una forma definitiva.

"Lo vi haciendo una mujer barbuda maravillosa, vestido con miriñaque y peluca. Él tiene mucho humor y está bueno compartir la tarea con un intérprete que canta, baila y que a la vez es gracioso. Las tenía todas", cuenta la actriz.

Comenzaron a juntarse y a definir la estructura de una propuesta que narra la historia de una mujer sumida en una profunda soledad y fabula con tener novios que le posibiliten escapar a su rutinaria vida.

Bros se pone en la piel de cuatro personajes muy diferentes que van alimentando las fantasías de esta mujer. "La autoestima de ella es tan baja -cuenta- que el único que puede quererla es un preso que la usa y hasta le saca dinero. Estos seres que van apareciendo le aportan una interesante dinámica a la trama, que, además, se completa con canciones de diversos musicales conocidos. Nos damos el gusto de interpretar temas que nos gustan mucho".

"Esta mujer está tan mal que no sabíamos si salvarla o ponerle un chaleco de fuerza -comenta Laura Manzini-. Creo mucho en la fuerza del amor. Aunque parezca una frase hecha, el amor te salva. La obra es muy argentina. La gente se sentirá muy identificada con lo que le pasa a esta persona, con su entorno laboral, cultural. Es una propuesta nacional en tono de musical".

Este género que se hizo muy fuerte en Buenos Aires en las últimas décadas no solo expone su gran despliegue en las salas de la calle Corrientes. "Hay un submundo del musical" comenta la actriz. Ocurre en ámbitos pequeños y es recreado por artistas con grandes capacidades interpretativas.

Si bien Diego Bros ha pasado por grandes producciones como Cats, Hello Dolly, La Bella y la Bestia, Los miserables, Mamma mia!, El violinista en el tejado (actualmente se lo puede ver también en Camarera, en el Metropolitan Sura) el camino de Manzini fue muy distinto. Durante los año 80 y 90 formó parte de todas las comedias musicales creadas por Pepe Cibrián Campoy ( Calígula, Mágico burdel, Los Borgia, Aquí no podemos hacerlo, Las invasiones inglesas, Las dulces niñas). Y hoy ella cuenta que al lado del director no solo aprendió el oficio sino, además, a animarse a autogestionar sus propios proyectos.

"Lo vi a Pepe crear espectáculos de la nada. Antes del gran éxito de Drácula que fue consecuencia de haberla remado mucho. Yo tengo una estructura de vida económica muy pequeña que hace que, de repente, pueda juntar tres pesos. Eso para mí significa mi próxima experiencia. Me armé una vida para poder dar forma a mis propios trabajos. Y eso me parece que ayuda a poder pensar en un futuro. Ya estoy fantaseando qué voy a hacer después de Más que real".

Bros asegura que es más vago. "Tengo la suerte de que me llamen y me digan ?vení hacé esto, hacé aquello' -explica-. Y pongo mi energía en eso y disfruto mucho. Empecé en los 80 y gracias a Dios, en mi caso, la carrera se desarrolló rápidamente. Me costó al principio porque en esa época no estaba muy armado este campo de trabajo. Ahora observo con sorpresa la cantidad de musicales que hay y la capacidad de los nuevos intérpretes. Es maravilloso lo que está pasando".

A la hora de elegir Manzini, que se había formado en la Escuela de Arte Dramático, optó por el musical. Un género dificilísimo, aclara. Ella considera que aun en ciertos sectores "culturosos" del país no está bien visto. Y encuentra sus motivos. "La Argentina es muy del teatro de texto. Eso está fenómeno pero debemos reconocer que el teatro musical está en un momento muy interesante de evolución. Entiendo que algunos trabajos que la gente ve no están bien terminados, pero hay otros que son fantásticos. En mi carrera apuesto a hacer cosas que me renueven como actriz, como cantante, como persona y también que tengan que ver con una labor más propia".

Más que real

Dirección: Emiliano Samar

Belisario, Corrientes 1624

Sábados, a las 22.30.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.