El regreso de Los martes orquídeas, pero sin Mirtha

En el C.C. 25 de Mayo se estrena una versión teatral del film que lanzó a la diva
En el C.C. 25 de Mayo se estrena una versión teatral del film que lanzó a la diva Crédito: C.C. 25 de Mayo
Pablo De Vita
(0)
2 de junio de 2018  

"Fue un 4 de junio..., yo todos los junio paso por el cine Broadway, no me bajo del auto, pero miro y recuerdo esa noche porque eran estrenos al estilo Hollywood, con reflectores en la calle... Las mujeres con sombrero... Era otra época. Estamos hablando de los años 40", recordaba en su emisión del pasado domingo la popular diva de los almuerzos que -asimismo- cumplen esta semana exactos cincuenta años en el aire. Pero existe una Mirtha Legrand que quizá los más jóvenes no conozcan en su cabal dimensión y que esa noche del 4 de junio de 1941 fue al estreno de Los martes orquídeas, su primer protagónico en cine. Entró a la sala siendo casi una desconocida y salió convertida en una estrella sin tiempo. "Cuando terminó la película y se encendieron las luces, todo el Broadway se puso de pie para saludar a esta jovencita que estaba sentada y no podía creer lo que veía", rememoraba en su programa Mirtha sobre esa noche en la que llegó en tranvía, se fue en un Cadillac y nada volvería a ser como antes. El aviso final de Los martes orquídeas simulaba una invitación de casamiento, y en buena medida fue la premonición de una unión entre Mirtha Legrand y un público fiel que desde ese estreno la convirtió en una estrella, y al film dirigido por Francisco Mugica en uno de los grandes éxitos del cine nacional de la época de oro. Al día siguiente de su premiere, LA NACION señalaba: "La comedia sin dudas mejor realizada hasta la fecha en estudios locales, y en ella despunta, al fin, en la interpretación, un genuino tipo de ingenua, también necesitado por la pantalla criolla". Novios para las muchachas, y con su hermana Silvia en dos tomas de Hay que educar a Niní, con la gran Niní Marshall fueron dos apariciones para el espectador atento. Antes de Los martes orquídeas, el triunfo en el popular corso de Avenida de Mayo de las gemelas y otro éxito en Radio Belgrano cincelarán una fama que en el cine fue definitoria y, cuando aún no habían cumplido los 16 años, se demostraba por Radio Splendid en el programa El club de la amistad y con el Club de Amigas de Mirtha y Silva Legrand, fan club que, al poco tiempo, ya contaba con veintiséis mil socias y con galas presentadas por la prestigiosa escritora Silvia Guerrico. Una delicadamente encuadernada edición de Los martes orquídeas pasó por las manos de Enrique Carreras, se presume con intención de darle otra remake como hizo con Los muchachos de antes no usaban gomina y Así es la vida, dos de sus ejemplos más distintivos. Ese guion, obra de la casa Borghini dedicada a la extinta labor de copistería teatral, es atesorado hoy por el Museo del Cine porteño donado por Mercedes Carreras.

El libro de Los martes orquídeas aportó a esa épica actoral el timing preciso para la comedia. Realizada en Lumiton su historia fue adquirida por Columbia Pictures para una remake que iba a titularse The Gay Señorita ( La alegre señorita) para luego quedar en la historia como Bailando nace el amor ( You Were Never lovelier), dirigida por William Seiter y protagonizada por Fred Astaire y Rita Hayworth. Mirtha Legrand cobró mil pesos de entonces por su protagónico, en tanto Lumiton recibió sesenta mil por la cesión de los derechos del argumento escrito por Sixto Pondal Ríos y Carlos Olivari: "Vi Los martes orquídeas, también Bailando nace el amor e incluso una versión mexicana llamada Una joven de 16 años, muy melodramática", señala Jorge Maestro a LA NACION como autor del libro que desde el viernes se representa en el Centro Cultural 25 de Mayo para confirmar las similitudes y diferencias con aquellos clásicos: "Obviamente traté de encontrar una unidad de acción que mantuviera el espíritu de la película de Mugica y también se convirtiera en una escena teatral simplificando tiempo y espacio. También vi otras películas escritas por Pondal Ríos y Olivari, sobre todo Adolescencia", añade para confirmar algunos cambios en personajes y el trabajo con Lía Jelin: "Le dio su impronta. Agregamos un pianista que resultó ser el mayordomo y hace las transiciones, completando el trabajo con Lucila Sanles en la coreografía y Martín Bianchedi en los pasajes musicales, pero no es una comedia musical, es teatro con música", dice.

Zully Moreno, Mirtha Legrand, Nuri Montsé y Silvana Roth
Zully Moreno, Mirtha Legrand, Nuri Montsé y Silvana Roth Crédito: C.C. 25 de Mayo

En Los martes orquídeas se hilvanan timideces de un hogar con atmósfera del "cine de los teléfonos blancos", donde Elenita (papel que ahora asume Candela Vetrano en el rol que estelarizó Mirtha Legrand), es la hermana menor de Julia, Clarita y Malena, y sueña con un novio mientras sus hermanas mayores responden a sus pretendientes. El padre para no ver sufrir a su hija le envía el presente del título creando la ilusión de un galán en las sombras. Pero, como sucede en las comedias de enredos, el galán aparece y en el film de Mugica tuvo el rostro de Juan Carlos Thorry. El padre fue Enrique Serrano y las hermanas nada menos que Nury Montsé, Silvana Roth y Zully Moreno: "La admiración que tenemos por Mirtha por su trayectoria y permanencia, y también de otros artistas de ese tiempo que yo mamé en el cine Loria me llevó a esta versión. No es un desafío, sino un homenaje. Ellas son nuestras raíces en el mundo del espectáculo", señala Maestro.

No es la primera vez que Los martes orquídeas sube a escena y tampoco será el primer reencuentro de Mirtha Legrand -esperado con ansiedad en el 25 de Mayo- con la obra. Hace casi treinta años recibió en el escenario del Metropolitan una medalla junto a Juan Carlos Thorry en el estreno de la versión de Carlos Lozano Dana, donde Elena corrió por cuenta de Gabriela Toscano. Mirtha Legrand recibió con mucha calidez a Candela Vetrano en su último programa y sus ojos brillan con singular intensidad cada vez que recuerda el mundo del cine. No es para menos, le brindó también el encuentro con uno de los directores más refinados de la historia del cine argentino como Daniel Tinayre, que la envolvió en su magistral manejo del claroscuro y promovió su desarrollo como una actriz de sólidos matices y roles que aún nutren al cine argentino como testimonia la remake de La patota, de Santiago Mitre. Pero en aquel estreno color ilusión del Broadway, LA NACION vaticinó que era "la revelación de la película, una ingenua en físico a lo Deanna Durbin, de atracción muy fresca y diáfana candidez, que progresará mucho en nuestro cine". Ahora con un gran elenco compuesto por Rodolfo Ranni, Graciela Pal, Felipe Colombo, Santiago Otero Ramos, Ariadna Asturzzi, Florencia Cappiello, Agustina Cerviño y Matías Strafe será la Elena de Candela Vetrano la que tendrá la rigurosa vara de aprobación del público, y Maestro confirma su preparación para una indudable prueba de fuego: "Candela es una actriz extraordinaria. Responsable. Estudiosa. Logró el rol en una audición entre 150 postulantes. Investigó la época, vio a Mirtha en cine y a comediantes como Paulina Singerman. La veo con el carácter que ella, Candela, imprime a su personaje, y con el encanto que tenía Mirtha". Y si bien los tiempos cambiaron y es muy difícil que un Cadillac se asome por la avenida Triunvirato, continúan apareciendo las flores que definieron mucho más que un día de película.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.