Favio Posca: "Las redes sociales no van a poder conmigo, siempre fui rebelde"

Favio Posca
Favio Posca Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Alejandro Lingenti
(0)
14 de septiembre de 2019  

Favio Posca ataca de nuevo. Como ya es una placentera costumbre para los fans que lo siguen hace años, este singular artista marplatense vuelve a la calle Corrientes con FaKing Posca, un espectáculo que respeta su estilo y su identidad, pero también incorpora algunas novedades. Primero, el cambio de sede y horario. Posca cruzó la tradicional avenida porteña para mudarse del Paseo La Plaza, un terreno muy conocido para él, al Metropolitan Sura. Y ya no es el programa de la trasnoche: ahora irá más temprano, los jueves, a las 20.30; y los viernes y sábados, a las 22.45. Dice, además, que el nuevo show tiene un condimento poco habitual para él, la emoción: "Era algo que no me permitía porque pensaba que no tenía nada que ver conmigo, pero me di cuenta de que está buenísimo emocionarme y emocionar a los demás".

Y que va a proponer una interacción con el público que ya probó, con buenos resultados, en dos fechas a la sala llena en La Trastienda de Montevideo. "Es un recurso tipo Black Mirror -revela-. Hablo de ese capítulo donde cada uno podía tomar decisiones sobre la trama que afectaban al desarrollo y al final. Tengo una escena en la que Pitito, que es un personaje muy querible, debe decidir si suicidarse o no. Y la gente tiene que elegir, tiene que gritarlo desde la butaca. Hasta ahora la mayoría prefirió que siga vivo (risas). Yo siento la obligación de ir perfeccionando mi arte, de usar recursos narrativos y tecnológicos para mejorar el resultado. También vuelvo a filmar, algo que había dejado de hacer después de Painkiller y Fucking Fucking Yeah Yeah. Recupero esa idea porque encaja en este show".

-¿Cómo definirías a tus espectáculos?

-Es difícil encuadrar lo que hago. No es comedia musical, no es un espectáculo de humor o uno dramático, tampoco. Tiene todas esas facetas, en todo caso. Las estructuras y las etiquetas nunca me preocuparon. Más que actor o músico, soy un artista que ha desarrollado todo un concepto y una forma que para mi es única, muy personal. La manera en la que encaro cada producción, cómo introduzco al rock en los shows, cómo hago reír a la gente más por identificación que por los chistes. Yo no creo en los remates. Y provoco una risa que viene de las entrañas. Todo eso me hace único.

-¿Por qué trabajás solo en escena?

-Podría escribir un espectáculo con tres o cuatro personajes y trabajar con otros actores, pero hoy no me interesa eso. En algún momento quizá dirija a un elenco, pero ahora mismo quiero crear, dirigir y protagonizar. Yo me encargo de todo, incluyendo la elección de colaboradores como Sergio Lacroix, que hace un laburo escenográfico increíble, y el Tucán Martín Bosa, que aporta violas y melodías con mucho criterio porque maneja mucha data y tiene una apertura mental tremenda. Está Leo Santos también. Hay mucha gente alrededor mío... Pero me acuerdo de que convoqué a alguien para que baile en uno de los shows y a la gente mucho no le gustó. Se pusieron celosos (risas).

-¿Qué expectativas tenés con este show? Cambiás de espacio y estrenás en un momento difícil.

-¡Estreno en medio de un tsunami! Y en septiembre, que es temporada baja. Pero si no fuera así, no sería Posca. Me gusta asumir riesgos. Por más que esté todo tan al filo, hay que seguir adelante. Yo sigo apostando a las grandes producciones, a mantener el mismo equipo de siempre, a la misma calidad de sonido, de vestuario... No escatimo en nada, la gente tiene que ver lo mejor, técnica y artísticamente. Para bastardear la calidad, prefiero no estrenar.

-Hay una línea conductora en tus espectáculos. Personajes que se repiten, un estilo de humor, una forma de desplazarte por el escenario y de interpelar a tu público... ¿Cómo procurás renovarte?

-Es cierto que hay una línea que tiene que ver con "la forma Posca", digamos. La risa se cruza con lo dramático, suena mucho rock, hay un trabajo importante con las imágenes... Pero dentro de ese esquema siempre hay sorpresas, puertas que se abren. Obviamente, el primer objetivo es hacer reír. Pero este show es muy adrenalínico y va a proponer un encuentro muy fuerte con lo real. En un mundo donde imperan todo lo ilusorio de las redes sociales, la mentira, la falsedad, lo superfluo y lo veloz, lo no tangible, yo llego con una aplanadora, la aplanadora de lo real. Lo que digo en algunos pasajes es muy crudo, por eso digo que provoco una risa visceral.

Favio Posca
Favio Posca Crédito: Santiago Filipuzzi

-¿Cuánta atención les prestás a las redes sociales?

-Instagram no me usa a mí, yo uso a Instagram. No lo tengo como jefe. Si estás obligado a postear algo a diario, termina siendo tu jefe. Puedo compartir algunas imágenes de un viaje, pero no para llamar la atención y promocionar algo. No tengo estrategias. Las redes sociales no van poder conmigo, siempre fui un rebelde.

-¿Cómo definirías a esta época?

-Como absolutamente chata en términos artísticos. Mucha gente mirando a Centroamérica para ver qué bachata o qué ritmo de ahí se puede imitar. Y también es una época triste, desesperanzada. No hay laburo, eso se nota en la calle. Energéticamente, está todo muy abajo. Y una buena foto de la época también podría ser la de un pibe con mucha onda, totalmente metido en el mundo de su celular. Antes, el mejor amigo del hombre era el perro. Ahora es el celular.

FaKing Posca

Con Favio Posca.

Funciones, jueves, a las 20.30; viernes y sábados, a las 22.45.

Metropolitan Sura, Corrientes 1343.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.