Gertrudis: la madre de Hamlet, en una reflexión intensa

Fuente: LA NACION
Carlos Pacheco
(0)
12 de julio de 2019  

Autor: Fernando Musante / Intérprete: Stella Matute / Escenografía y vestuario: Alejandro Mateo / Música: Santiago Rosso / Luces: Carlos Rivadero / Dirección: Santiago Doria / Sala: La Comedia, Rodríguez Peña 1062 / Funciones: martes, a las 21; sábados, a las 18 / Duración: 60 minutos / Nuestra opinión: muy buena

Una mujer intenta escribir una carta a su hijo, que está fuera de la ciudad. La muerte de su padre debe ser anunciada de inmediato, pero ella demora en enviar ese mensaje. La muerte de su esposo la lleva a detenerse, necesita explorar su vida. De esa manera quizás encuentre la fortaleza para realizar la acción que se ve obligada a poner en marcha. Los recuerdos van sumándose. Desde su niñez ha sido preparada para ser reina, y ese compromiso le ha generado más de una contradicción.

Gertrudis, la madre de Hamlet, aparece aquí descripta en una dimensión inesperada por los amantes de la obra de William Shakespeare. En el presente de la acción, su conducta se ve convulsionada por los acontecimientos detallados en la pieza original. Hamlet padre ha sido envenenado, y ella decide dejarse arrastrar por un tardío amor hacia su cuñado Claudio. Ni siquiera imagina los complejos momentos que desencadenarán ambas situaciones.

El texto de Fernando Musante resulta sumamente atractivo; detalla unos posibles sucesos que han ido dando forma a la vida de esta mujer. No la juzga: simplemente le permite narrar su historia con extrema sencillez y sensibilidad. Muy indefensa por momentos, ella siguió los mandatos del poder y ahora los que dicta su corazón. A través de una puesta de extrema sobriedad, el director Santiago Doria logra que Gertrudis asome como un ser que experimenta los más diversos sentimientos y siempre buscando ese justo equilibrio que le permita sobreponerse al doloroso momento que está viviendo.

Stella Matute construye con mucha intensidad a esa criatura. Lentamente, va introduciendo al espectador en su universo y logra que este comience a comprender su acción dentro del reino. Matute juega con los recuerdos y se pone en la piel de una niña; luego, en aquella reina joven que debió seguir los consejos del regente Polonio, y más tarde será la encargada de consolar a la pequeña Ofelia, en el momento en que muere su esposo Hamlet. Cada situación está expuesta por la intérprete con mucha seguridad, y es así como su realidad adquiere verdaderamente una dimensión muy diferente de la que bien conoce quien observa desde la platea.

La escenografía y el vestuario de Alejandro Mateo sintetizan muy bien el clima de la época, al igual que la música de Santiago Rosso.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.