Teatro. Juan José de Soiza Reilly, un cronista y su tiempo