La ceremonia, el suicidio de una idea y la decadencia del poder: expresión brutal y solidez interpretativa

Títeres y performance en una propuesta mayúscula
Títeres y performance en una propuesta mayúscula Fuente: LA NACION
Alejandro Cruz
(0)
15 de julio de 2018  

La ceremonia, el suicidio de una idea y la decadencia del poder / Idea, dramaturgia, creación e interpretación: Tomás Soko / Títeres: Ayelen Allende / Vestuario: Sandra Szwarcberg / Escenografía: Ayelen Allende y Pia Drugueri / Luces: Fernando Cano / Música: Santiago Blomberg / Producción: Cía TomiSoko / Coproducción: El Galpón De Guevara y Proyecto Migra / Dirección: Gabriel Páez / Sala: Espacio Sísmico, Lavalleja 960 / Funciones: domingos, a las 21 / Nuestra opinión: muy buena.

La propuesta tiene un nombre extenso: La ceremonia, el suicidio de una idea y la decadencia del poder. El unipersonal tiene elementos de las artes circenses contemporáneas, del teatro físico, de las artes del movimiento, del teatro de objetos, de clown trágico comprometido con su tiempo. Tomi Soko es en quien se condensan todas estas capas y planos de categorías imperfectas de un montaje dirigido por Gabriel Páez. Soko se encargó de la creación, de la dramaturgia, de la idea, de la interpretación de esta potente ceremonia a cargo de un vendedor de ideas atrapado en su laberinto en el cual el gesto paródico, lo onírico, lo tragicómico se articulan constantemente. Los elementos escenográficos, el uso del papel como tal, los planos lumínicos como el trabajo sonoro ayudan a crear una atmósfera en constante transformación en la que este personaje queda atrapado en su propia angustia, en una maraña burocrática de un sistema que le resulta ajeno, en un callejón al que no le encuentra salida.

La génesis de La ceremonia... da cuenta de su propia transformación, de un largo camino transitado. Luego de un extenso proceso de investigación la obra tuvo su estreno formal y cortés en el marco del Festival Internacional de Circo Independiente, que organiza El Galpón de Guevara, de 2015. Luego vinieron presentaciones tierras afuera por Belgrado, en inglés; en Florencia, en italiano y español; en Zurich, en inglés; y una extensa temporada en San Pablo. Desde hace unas semanas encontró su hueco en la cartelera porteña en Espacio Sísmico, la mágica sala de Villa Crespo. En esta nueva caja escénica, el ritual de La ceremonia... circula por algunas microescenas que, tal vez, dramatúrgicamente podrían alcanzar todavía un punto más afinado en función del todo; pero hay un aspecto ante el cual es complejo tener algún reparo: el trabajo performático de Tomi Soko es de una solidez admirable. La variedad de recursos expresivos, su manejo del cuerpo o la fluidez en la que pasa de una secuencia en la que está en juego su capacidad como malabarista al paso de una situación en la que condensa el gesto hasta la mínima expresión dan cuenta de un intérprete de un enorme talento.

La ceremonia... son de esas propuestas a las que se le van horas de laboratorio, de trabajo, de búsqueda. Como resultado final tiene algo de manifiesto sobre la actuación como si fuera un diálogo entre Buster Keaton y Samuel Beckett atravesado por los complejos tiempos que corren.

¿Quién es Soko?

Tomi Soko recuerda que alguna vez sus padres lo llevaron a ver el Circo de Moscú. De esa primera aproximación al circo solo se recuerda moviendo unas varillas con luz. Recién a los 13 años, de vacaciones en Brasil, se subió a un trapecio y esa vivencia lo marcó. Se formó en la escuela de Gerardo Hochman, en donde pasó por todas las disciplinas del arte circense mientras se formaba en los talleres de la Escuela de Mimo de Escobar y Lerchundi, en lo de Angelelli y Starosta. Como trabajo de graduación en el Centre des Arts Le Lido, de Francia, estuvo cuatro meses en Cisjordania en una escuela de circo en donde formaba a los profesores mientras hacía funciones en campos de refugiados y en comunidades de beduinos. Ahí, confiesa, encontró las bases para indagar en lo que llama la poética de la política, la poética del poder. Desde aquel momento en tierras palestinas su tránsito por el circo social, en comunidades educativas o como su actual trabajo en Proyecto Migra fue, es, una señal de continuidad. "Yo pienso más en términos de artes escénicas o artes vivas que en un determinado encasillamiento. Me queda claro que cuando uno ve una obra que te rompe la cabeza no se anda pensando en categorías", apunta.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.