La Dama de las Rosas: Notable actuación de Cibrián, en dos personajes

Mónica Berman
(0)
5 de abril de 2019  

La Dama de las Rosas / Libro, letras y coordinación artística: Pepe Cibrián / Música: Santiago Rosso / Dirección y coreografía: Damián Iglesias / Intérpretes: Pepe Cibrián, María José Demare, Tiki Lovera, Damián Iglesias, Silvio Bordón, María Rosa Frega, Martín Urbaneja, Julia Moyano y elenco / Sala: Cultural San Martín / Duración: 100 minutos / Nuestra opinión: muy buena

En ocasiones, el deseo de un artista habita hasta el último rincón del escenario. Un deseo creativo se convierte en relato, en puesta, en música y en gestos. Es lo que sucede con la última creación de Pepe Cibrián . Los espectadores son recibidos por unos afables personajes que son parte del cabaret que Agatha posee y dirige.

Desde la platea se asiste a esta fiesta que es, sin duda, una fiesta ajena. La propuesta construye, lenguaje verbal incluido, distancia temporal y espacial: lugar donde se reúnen condes y duquesas, "sobrevivientes" de una guerra. En este contexto, la dueña del cabaret preside el universo de las máscaras. Lo superficial está presentado como contexto para contar una historia de amor, pero también para subrayar que la identidad solo se descubre dejando caer esas máscaras.

Una madre opresora le ha arruinado la vida a Josephine y su liberación es la construcción de un álter ego: Agatha. La mujer sumisa tiene como contracara a la dueña del cabaret. Conviven contradictorias y complementarias, en una notable interpretación de Pepe Cibrián que las lleva a ambas con igual soltura. La que irrumpe en la vida cotidiana y abre la posibilidad del cambio en el relato es la deliciosa Clemence, María José Demare, que despierta el amor de la protagonista y será la destinataria de las rosas a las que hace mención el título. La confidente y ayudante, Solange, en una impecable construcción de María Rosa Frega, le aporta el toque de humor que desactiva las tensiones.

Todos los intérpretes articulan un armonioso conjunto actoral, vocal y coreográfico, logrado por el trabajo de Santiago Rosso, a cargo de la música, y Damián Iglesias, en dirección y coreografía.

Bajo la impronta frívola de este ambiente, se plantea una serie de cuestiones absolutamente contemporáneas: la que recibe las rosas presupone de manera natural y sin sospechas a un hombre detrás del obsequio, la historia de amor entre las mujeres se desliza con fluidez y sin cuestionamientos (es otra la clave del conflicto), aparece la cuestión del álter ego, un tópico clásico del arte de todos los tiempos, y cierra con una vuelta de tuerca la historia narrada.

Una mención aparte sería necesaria para la variedad y calidad de vestuario de Alfredo Miranda.

Un dato no menor en estas épocas: el precio de las entradas es accesible e incluso hay un día popular.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.