La ópera contemporánea crece de manera casi secreta