Los riesgos de llevar una novela a escena