El fenómeno "Resistiré"

Es una tira atípica que sedujo a un público que no suele mirar telenovelas; el 9 de diciembre, el final se verá en el Gran Rex
Natalia Trzenko
(0)
25 de noviembre de 2003  

Saber o no saber: ésa es la cuestión. Enfrentados con el oráculo que puede brindar las respuesta al tema que los desvela, muchos preguntarían hasta saciar su curiosidad. Otros se negarían de plano a conocer el porvenir. En el caso de los seguidores de "Resistiré", lo más parecido a un oráculo son Mario Segade y Gustavo Belatti, los autores de la tira. Y el futuro tiene fecha: el 9 de diciembre terminará la tira que, según parece, cambió la cara del género para siempre.

Entonces, el dilema está planteado: ante los guionistas del ciclo de Telefé contenidos, ¿se les pregunta o no por el final? ¿Se adelanta el cierre de una historia que desde principios de año tiene una base de fanáticos que puebla Internet con foros donde se discute cada detalle de los capítulos que pasaron y de los que vendrán?

La respuesta se verá en el próximo capítulo. Es decir, en los próximos párrafos.

"Nos sucede bastante que la gente nos pregunte qué va a pasar, y cuando le estás por contar algo, se arrepiente. Cuando escribíamos los unitarios, las resoluciones no eran tan inquietantes; se terminaban y punto. Acá hay una expectativa muy distinta", dice Belatti. Y la verdad es que hablar de expectativas suena a poco, si se lo compara con las hipótesis que despertó el final de la historia de Julia (Celeste Cid), Diego (Pablo Echarri), Mauricio Doval (Fabián Vena), Martina (Carolina Fal) y tantos otros personajes irrepetibles.

Que Doval es un extraterrestre, un vampiro o su propio tío Octavio; que la mala es Julia, que planeó todo desde un principio; que otro secreto se esconde detrás de la relación entre Andrés y su tía Leonarda: las hipótesis no llegan solas; tienen fundamentos encontrados en cada diálogo, cada mirada y cada frase de esta telenovela que, según sus autores, es "para escuchar".

Las dos preguntas que más reciben Belatti y Segade desde los días en que "Resistiré" tomó forma de fenómeno son, primero: ¿qué come Doval?; segundo: cuando empezaron a escribir la tira, ¿ya sabían todo lo que iba a pasar? Para la primera pregunta, no hay respuesta; sólo una sonrisa compartida. Para la segunda, hay una historia que empezó cuando Claudio Villarruel, director de programación y contenidos de Telefé, y Pablo Echarri los convocaron para escribir una tira, algo que los autores de "Verdad consecuencia" y "Vulnerables" no habían hecho antes.

"En el momento en que aceptamos hacer la tira nos propusimos no aferrarnos a ciertos aparentes dogmas que tienen las historias diarias donde todo es así, lo que se ve es lo que hay. Pero Villarruel y Echarri querían que hiciéramos otra cosa", cuenta Segade.

Tan distinto fue lo que hicieron que "Resistiré" será la primera tira que termine en un teatro, el Gran Rex (el 9 de diciembre), frente a más de 4 mil fanáticos que podrán acceder a las entradas a partir de una convocatoria que lanzará Telefé en los próximos días. Tan diferente es esta historia que una revista como TXT le dedicó una tapa y hasta Charly García se declaró fanático, tan fanático que interpretará un personaje clave para el final (ver aparte). Y todo eso sin ser la tira más vista. En su franja horaria de las 22, "Soy gitano", de Canal 13, le gana por poca diferencia -el último viernes, mientras la telenovela de Osvaldo Laport conseguía 21.6 puntos de promedio, "Resistiré" quedaba atrás, con 21.4-, pero le gana.

"En el canal nos dieron libertad total, y pudimos andar con momentos mejores y peores del rating sin que hubiera rumores de cambio de horario o de historia, que son muy habituales en el medio. Eso ayudó a que la historia tuviera hoy el peso que tiene. Los personajes, al cabo de un año, el público los conoce. No hay sorpresas en "Resistiré"", dice Segade. Y se ríe. Es que si hubo una novela en la TV local que se guardó y se guarda cartas en la manga es ésta. Sin embargo, su autor habla de un relato sin decisiones apresuradas, con una línea lógica y consistente que respeta a sus personajes como son. Aunque tengan defectos, y se les noten.

El bueno y el villano

"Dentro de lo que la ficción permita tendemos a crear personajes con defectos. En general los hicimos así, y a pesar de que en las tiras los personajes están más encuadrados en "el bueno" y "el villano", en ésta tratamos de buscarles diferencias para que tengan más posibilidades de desarrollo. Nos parece que está bien que el protagonista no tenga automáticamente la lucidez para desentrañar lo que le ocurre. Nos parece que así se pueden jugar más situaciones", detalla Belatti.

Este juego implicó que a veces el malo despertara tanta ternura como el bueno, o más. "Al personaje de Vena la gente lo empezó a querer. Tanto, que tuvimos que hacerlo matar a un futuro padre. Lo decapitó y ahí las cosas se dieron vuelta. La misma gente que nos pedía que no lo hiciéramos sufrir exige que lo matemos, pero que además lo hagamos sufrir", se ríe Segade.

En el principio, dicen, existía una estructura con etapas que había que cumplir. Lo que había entre un punto clave y otro se fue definiendo con el correr de la historia que, a veces, parece tener una fuerza de impulso que funciona sola.

Sin embargo, los dos guionistas tuvieron que tomar grandes decisiones, riesgosas opciones que moldearon todo lo que sucedió con la tira a partir de ellas. Por ejemplo: la tan comentada y misteriosa enfermedad que sufre el villano de la historia, Doval, no estaba del todo clara, pero sí que se trataba de un personaje ambiguo, de grandes contrastes.

"La verdad es que la enfermedad no estaba definida en un principio. Lo que sí estuvo desde el inicio era el hecho de que él traficara con sangre. Era claro que había un personaje que, detrás de una apariencia humanística y benefactora, escondía oscuras intenciones. Antes de empezar a escribirlo pensamos en su ocupación y barajamos la posibilidad de que fuera traficante de armas o de drogas, pero finalmente nos decidimos por la sangre, porque abría posibilidades creativas y estéticas que permitían llevar la tira a un plano alejado de lo real. No queríamos que fuese una semblanza costumbrista", explica Belatti.

Para entender más acabadamente por qué lo que empezó como una historia de amor terminó siendo un relato que tiene más ingredientes de ciencia ficción y suspenso que de romance, basta escuchar qué tipo de historias relacionan los autores con "Resistiré".

Cuando se les pregunta por el final, si será abierto, si quedarán interrogantes aun después de que las tres letras de la palabra fin aparezcan en la pantalla, ellos hablan de "Blade Runner". "Esa película termina con el protagonista huyendo con la replicante sin saber si ella, como todos los de su tipo, tiene una fecha de vencimiento. Tal vez en este caso pueda suceder algo similar. Acá también estamos tratando con algo tan primario como la sangre y la prolongación de la vida. Son temas muy perturbadores y por eso funcionaron como lo hicieron", se entusiasma Belatti. Y como si el impulso lo hiciera decir cosas que no tenía pensadas, cuenta que pronto se conocerán algunos de los secretos que guarda el ciclo bajo siete llaves. "Se verá qué pasó con el hijo de Martina, se conocerá el crimen de Paco y se desenredará la historia entre Leonarda y Andrés, entre otras cosas", adelanta tímidamente.

Faltan once capítulos para el final de "Resistiré". Ya pasaron 209 de los 220 episodios de la tira. En esos guiones que pasaron y en los que quedan por venir pasó de todo. Ahora resta que llegue el final. Ese momento en el que las hipótesis de algunos fanáticos acaban en simples fantasías estrambóticas y las de otros se corroboran. Esos, el trágico día después del final al menos tendrán el consuelo de haber acertado.

Los misterios

  • La casa de al lado: allí Mauricio Doval tiene su negocio de tráfico de sangre.
  • La relación de Andrés y Leonarda: hace pocos días se supo que están unidos por el asesinato del padre de ella y el abuelo de él. Falta saber más.
  • El accidente: queda por develar qué sucedió en el choque en el que murió el hijo de Martina. La hija de Mauricio, Carolina, sabe algo.
  • El crimen de Paco: el amigo de Diego fue asesinado al principio de la historia. Se conocerán los detalles de su muerte.
  • Qué come Mauricio: la máxima intriga de la tira se resolverá al final de la historia.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.