El Luna Park, lleno de fans de Moisés y los Diez Mandamientos