Roberto Parra ganó en "Gran hermano"

Obtuvo un premio de 200.000 pesos
Natalia Trzenko
(0)
3 de diciembre de 2001  

Llegó el final. Pasaron cuatro meses, 119 días, desde aquel día en que se abrieron las puertas de la casa de "Gran hermano" para dejar entrar a las participantes de la segunda versión del reality show más exitoso de la TV local. Anteanoche, esas mismas puertas se abrieron de nuevo para dejar salir a los cuatro últimos habitantes de "la vida en directo". El que dio el portazo final fue Roberto Parra, el ganador del juego que, gracias a los 110.309 votos de sus seguidores, se adjudicó los 200.000 pesos del premio.

Antes de que se supiera cuál de los cuatro finalistas era el elegido de la gente, el programa había empezado con ánimo de fiesta. Manuel Wirtz fue el primero en pisar el escenario y la pasarela que comunicaba el interior aislado de la casa con el exterior lleno de gritos y fanáticos. Allí , apenas pasadas las 21, Wirtz interpretó el tema del programa y presentó a Soledad Silveyra, que dio comienzo oficial a los festejos invitando al escenario a todos los participantes que pasaron por el juego tanto en su primera como en su segunda edición.

Entre los gritos del público y la euforia de la conductora, llegó el primer gran momento de la noche: conocer el nombre del primer finalista que debía abandonar la casa. Fue Alejandra Martínez, la cordobesa, quien tuvo que salir en primer lugar. Silveyra anunció, con mucha pausa dramática y algún bache provocado por la intrincada organización de la emisión, que la chica había sido votada por 21.544 personas.

Entre el reencuentro con su familia y la ansiedad propia y ajena por verla junto a su novio Pablo, uno de los participantes que abandonaron el juego voluntariamente, la cordobesa no atinaba nada más que a mirar con fascinación y sorpresa el mundo que la recibió fuera de la casa.

Después fue el turno de Gustavo Conti, que con 43.729 votos resultó el tercer finalista y el único de los participantes en llegar a la final sin haber sido nominado en todo el juego.

Mientras, todavía dentro de la casa, Roberto y Silvina Luna jugaban y bailaban a pedido del público que los esperaba afuera.

Finalmente se cerraron las votaciones y, resultados en mano, Silveyra anunció al público y a los participantes que el ganador del juego era "El negro", Roberto Parra, casi un clon del primer ganador, Marcelo Corazza. Así, una vez más ganó el modelo de chico bueno, poco conflictivo y con fama de buen amigo. Para aquellos que se habían ilusionado con la posibilidad de que esta vez la ganadora fuera una mujer sólo hubo decepción. Y para ella, Silvina, la chica que se ganó a todos con una demostración de autocrítica y humor inesperados, todo salió bien porque, como ella dijo: "El negro se lo merece".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.