El fenómeno de los panelistas: un recurso barato y rendidor. Todos para uno y uno para todos