Teresa Costantini y la rueda del eterno retorno

Teresa Costantini
Teresa Costantini Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Julia Montesoro
(0)
1 de septiembre de 2019  • 20:14

"Vi Constelaciones en Broadway, con Jake Gyllenhaal y y Ruth Wilson, hace por lo menos seis años, y me enamoré de la obra", dice Teresa Costantini, ahora en el rol de directora de la pieza del escritor y dramaturgo británico Nick Payne, un proyecto que tenía en mente desde aquella puesta neoyorkina. Victorio D´Alessandro y Victoria Alsua protagonizan la versión recientemente estrenada en el off porteño, en una sala (El Camarín de las Musas), que la directora define como "un teatro soñado, la medida exacta" para hacer una obra intimista.

Constelaciones, es para Costantini, una reflexión sobre la existencia humana. "Propone una mirada sobre la teoría de los universos paralelos -explica la puestista-. O sea que la situación que estamos viviendo en este momento, puede suceder al mismo tiempo en infinitos universos paralelos. Al tiempo que también son infinitas las variables dentro de esos universos, de acuerdo a las decisiones que tomemos o que no tomemos. Y en ese sentido, veo la obra como la posibilidad de hablar del amor eterno, puesto que es una obra existencial que, al hablarnos de una historia de amor, nos refiere todos los estadíos por los que puede pasar cualquier historia de amor".

En este caso, se trata de Mariana y Rodrigo, dos jóvenes que se conocen por azar y se enamoran perdidamente. Una historia que puede durar toda la vida, como también puede que Mariana y Rodrigo se separen para volver a encontrarse. O que nunca más vuelvan a verse. O que en los diferentes universos que plantea el autor, siempre estén juntos. "Pero en medio de todo eso, en lo global, es una gran historia de amor, que plantea la posibilidad de que el amor no muera nunca y que a través de estos dos seres, pueda vivir para siempre", reflexiona Costantini en este regreso al teatro, donde se inició como actriz en la década del 70 y más recientemente dirigió Hembras, un encuentro con mujeres notables, espectáculo semi-ontado de teatro leído, y Copias, en torno de la clonación humana.

En el cine, al cual considera su "absoluta pasión", Costantini lleva realizados como guionista, productora y directora los largometrajes Acrobacias del corazón, Sin intervalo, El amor y la ciudad, Felicitas y Yo soy así, Tita de Buenos Aires. Todo esto sin contar diversos documentales sobre personalidades artísticas e intervenciones como actriz a las órdenes de Antonio Larreta, Oscar Barney Finn, Betty Kaplan y Víctor Dinenzon, entre otros cineastas. Después de tanto tiempo filmando rodeada de equipos numerosos, la experiencia de dirigir teatro y a un grupo más reducido, la encuentra disfrutando su tarea de un modo diferente. "Para mí dirigir teatro es el tiempo de la experimentación, del deseo de trabajar codo a codo con los actores durante mucho tiempo, de ver y acompañar el desarrollo del trabajo a lo largo de las funciones. Es un trabajo mucho más íntimo, que me seduce muchísimo. El cine es mi absoluta pasión. Pero el teatro, además hecho en esta escala, en una sala pequeña, me produce una sensación de calma que me encanta. Es todo en un ritmo menos desaforado y menos loco que en cine", reflexiona Costantini, que también se desempeña como presidenta de Buenos Aires Producciones y de la Fundación Arte Vivo.

Sea en cine, televisión o teatro, en definitiva lo que a Teresa Costantini le gusta es contar historias. "Las que me atraen suelen ser aquéllas donde el amor está, de la manera que sea", comenta con tono pausado, amable como su forma de dar indicaciones tanto en un set como en el escenario. "Me atraen los vínculos, las relaciones, porque me gustan las personas, las historias de vida -explica-. Siempre me apasiona saber qué le sucede al otro. Y creo que un director y contador de historias, siempre se pone en la mirada de ver al otro y encontrar lo que conoce y lo que desconoce de algún vínculo. En el caso de Constelaciones, la historia me atrapó casi desde un lugar inconsciente. Y al empezar a trabajarla como directora y con los actores, e ingresar realmente a ese universo, la empecé a descubrir aún más".

Hace ya unos años que Constantini está atenta al acontecer del teatro off, "por curiosidad, por deseo, por inspiración", según admite. "Y además porque, últimamente desde la Fundación Arte Vivo, hemos creado un premio a una obra inédita, dado que nos interesa mucho colaborar con ese semillero creativo que hay en el off, donde por cierto, hay muchas mujeres directoras y autoras trabajando", puntualiza Costantini, a la vez que celebra la irrupción de más mujeres en la escena teatral, así como en la industria audiovisual. Pero también observa el panorama cinematográfico local, y da su punto de vista sobre un medio en el que se mueve desde hace largo tiempo: "El cine, sabemos, está pasando por un momento complejo, en el sentido de la financiación. Se están haciendo películas muy pequeñas y hay varias mujeres que están por dirigir pronto. Con muy poco dinero se hacen películas en tres o cuatro semanas. O sea que la creatividad se mantiene alta, el deseo de expresarse también. En ese sentido, veo que hay un enorme crecimiento. Lo que no hay es la posibilidad de que se hagan grandes películas, con grandes lanzamientos, que exista la creación de nuevas figuras que lleven gente al cine. Y entonces bueno, parece la rueda del eterno retorno de la que habla Constelaciones. Pero de un eterno retorno que no es tan positivo, porque seguimos apostando a las mismas caras para tener el box office. Y eso no permite crecer a muchos que vienen empujando desde abajo", concluye Teresa Costantini.

Constelaciones, de Nick Payne.

Dirección: Teresa Costantini. Con Victorio D´Alessandro y Victoria Alsua. Funciones: Viernes a las 20. Teatro: El Camarín de las Musas (Mario Bravo 960).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.