Una argentina en los Grammy

La cantante de tango Sandra Luna compite por el prestigioso galardón
(0)
10 de febrero de 2005  • 01:25

A la cantante Sandra Luna la llamada telefónica en inglés no le permitió salir del asombro. El presidente de su sello discográfico Times Square Records, Yusuf Gandhi, le comunicó desde Nueva York que su disco "Tango Varón" había sido postulado al prestigioso premio de la música Grammy en la categoría mejor álbum tradicional de música del mundo.

"Lo primero que me dijo Yusuf fue: ‘¿Está sentada?’ ", recordó Luna en su antiguo hogar de la calle Larrea. "Usted está nominada para el Grammy, el mundial, no el latino".

Luna se sumaba así a los otros tres argentinos – el cantante Diego Torres, el arreglador Jorge Calandrelli y la pianista Martha Argerich – postulados en la 47° entrega anual de los premios, que se realizará el 13 de febrero próximo en el Staples Center de Los Angeles, California.

La artista de 38 años no tenía con quién compartir la noticia. Su esposo, el celista y luthier Daniel Pucci, y su hija Nuria, se encontraban afuera. "Estaba sola en mi casa. Empecé a caminar con el teléfono inalámbrico y me decía, ¿por qué alguien no me lo dice en español?", recordó Luna entre risas.

Y se lo dijeron. De Times Square Records le corroboraron en su idioma que "Tango Varón", su primer álbum de distribución internacional y tan sólo el segundo de su larga carrera, había sido considerado por los miembros de la Academia de la Grabación en los Estados Unidos.

La cantante partió hacia Los Angeles ayer y, tras la entrega de premios, iniciará una gira promocional que la llevará a importantes mercados de EE.UU. como Los Angeles, San Francisco, Chicago, Nueva York, Boston y el área de Maine. Luego, el 26, la tanguera se presentará en Montreal, Canadá, como parte del festival de música "world" Strictly Mundial. Y el 27, celebrará su cumpleaños número 39 rumbo a la Argentina.

Un tesoro por descubrir

Si suena como que la artista vive metida en un avión, ello no está muy lejos de la realidad. El año último, Luna hizo giras de promoción y de conciertos por EE.UU. y Europa que la mantuvieron alejada de su país durante buen tiempo. Pero es, curiosamente, en su tierra donde menos la conoce el público en general. Sin embargo, el maestro compositor, pianista y arreglador Atilio Stampone, codirector de la Orquesta Nacional de Música Argentina Juan de Dios Filiberto reconoció su talento y le cedió su tema "Viejo Gringo", con letra de Eladia Blázquez, para que forme parte de su último trabajo.

Pero llegar a ser reconocida le ha costado muchos años de trabajo a la cantante.

"Nunca nadie me dijo que esto iba a ser fácil, pero yo soy muy cabezadura", expresó con buen humor. "Hoy día, (las mujeres en el tango) estamos ganando la batalla, porque somos mujeres con mucho temperamento, y somos mujeres así, varón, como el tango".

Y analizó: "Creo que el tango es varón. Y creo que, para cantar tango y para tocar tango, tenés que tener esa energía y esas ganas de tirar todo, con esa fuerza que asocian al varón. Hablo de la parte que para las mujeres son los ovarios, y cuando decimos de los hombres, ¿qué decimos?, tienen huevos. Bueno, yo tengo las dos cosas".

Voz de pueblo

Nieta de inmigrantes españoles, hija del barrio de Villa Insuperable, Luna creció rodeada de música, aunque ninguno en su familia era músico. Tímida por herencia, asomaba otra personalidad cuando le urgía cantar. Y no cantar ‘La gallina turuleca’, que estaba de moda, sino tango.

"Yo era cantante. Nunca pensé lo que iba a ser. Es como que nací con el chip puesto", rememoró.

Ya a los seis años estudiaba canto, técnica y música. A los siete, la llevaban a la radio y a los ocho, con un permiso de la policía, trabajaba en cantinas y boliches de tango.

Más tarde, fue invitada para cantar con la orquesta top del momento, la de Héctor Varela; salía en TV y cumplía con compromisos musicales todos los fines de semana. Con 15 entraba a cantar en la Orquesta de Mariano Mores, y a los 17 se presentaba en Japón. "Y no era de hobby, yo cobraba. Siempre viví de esta profesión", aclaró Luna.

En el 2000, por fin, Luna lanzó su primer disco, "Tangos del alma". Un recital grabado posteriormente en Europa llamaría la atención de un sello discográfico holandés, que costearía la producción en Buenos Aires de "Tango Varón".

Toda su carrera, explicó Luna, contó con una constante: el respeto por el tango, y la explicación para ello es sencilla: "El tango es la voz de un pueblo que encierra el género, y tiene que tener fuerza para decir todo lo que este pueblo está esperando, reflejar la realidad, que fue para lo que sirvió el tango hasta que llegó la última dictadura", reflexionó.

Ese reflejo de lo real y lo cotidiano aparecerá nuevamente en su próxima producción discográfica, la cual se ha visto demorada, felizmente, por la nominación al premio.

Más información:

Sitio oficial de Sandra Luna: www.sandraluna.net

Sitio oficial de los Grammy: www.grammy.com

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.