Sonia Braga. Una flor de jurado