Vicuña-Suárez: el feliz regreso de las telenovelas argentinas de época

Crédito: Gentileza Artear
Pol-ka se decidió a invertir y ampliar sus horizontes con Argentina, tierra de amor y venganza, una propuesta millonaria ambientada en los años 30, con una de las parejas más famosas al frente del elenco
Pablo Mascareño
(0)
10 de marzo de 2019  

Patio de conventillo con las prendas de sus habitantes colgadas en una soga; más allá, un elegante living digno de un petit-hotel de familia aristocrática de los tantos que se erguían en la Buenos Aires de la primera mitad del siglo pasado; a unos metros, un bar, de esos de piso damero y barra con bebidas espirituosas. Hay que caminar un trecho para acceder a una calle de cien metros, cuyos adoquines y fachadas sin nada detrás se convierten en un alucinado viaje en el tiempo.

Las escenografías admiten ese mágico flashback, aunque las paredes son artificios y en lugar de cielo raso se ven las estructuras metálicas que permiten sostener bastidores, cables y faroles. Todo convive armoniosamente gracias a los artilugios de la ficción televisiva que, este lunes, a las 22, Eltrece estrenará con bombos y platillos. Se trata de Argentina, tierra de amor y venganza, la nueva tira de época producida por Pol-ka y protagonizada por Benjamín Vicuña, Eugenia "la China" Suárez, Gonzalo Heredia, Albert Baró, Delfina Chaves, Fernán Mirás, Andrea Frigerio y Virginia Innocenti.

Con libros de Leandro Calderone y Carolina Aguirre, el relato toma como disparador algunos acontecimientos reales sucedidos en Europa (la Guerra Civil Española) y en una Argentina cuya población inmigrante desarrollaba suburbios. Esa contundente ola inmigratoria también incluía la llegada de barcos al puerto de Buenos Aires con cientos de mujeres que eran traídas engañadas, para servir como esclavas o prostitutas. Este oscuro fenómeno definió un momento en donde determinadas redes de rufianes operaban con libre albedrío. En ese contexto, la historia propondrá situaciones de venganza y, melodrama al fin, el surgimiento de amores posibles y de los otros.

Backstage de Argentina, tierra de amor y venganza
Backstage de Argentina, tierra de amor y venganza Crédito: Silvana Colombo y Artear

"En una novela, siempre la columna vertebral es la historia de amor con personajes que no pueden llevar adelante sus deseos libremente", explica Gonzalo Heredia, mientras se pasea por esa calle construida afuera del estudio y que no conduce a ningún lado. Benjamín Vicuña apura un café mientras lo llaman para grabar su primera escena del día. Confiesa felicidad. Se le nota. Está convencido de la calidad de este nuevo proyecto que le toca protagonizar: "Con esta historia se corrieron los límites. El resultado es muy bueno, entendiendo que esto no es un documental, sino una historia de amor, es una novela muy bien escrita, muy potente".

LA NACION pudo acceder, en exclusiva, a las grabaciones y recorrer las locaciones edificadas especialmente para esta producción que se perfila como una de las más costosas de las últimas temporadas. Los legendarios Estudios Baires de Don Torcuato, adonde se trasladó Pol-ka en su totalidad, son un hervidero. La realización de Argentina, tierra de amor y venganza demanda la participación de más de 150 personas para grabar cada episodio. Maquilladores, vestuaristas, iluminadores, sonidistas, editores, utileros, camarógrafos, productores y directores van y vienen por los pasillos que circundan al gigantesco set donde se lleva a cabo la tira, resabio de un opulento cine argentino que se filmaba bajo esos mismos techos. "Los actores que participamos jamás dudamos en aceptar. El proyecto era demasiado tentador desde los libros y desde la magnitud de la súper producción", explica la China Suárez, quien disfruta del trabajo y de compartir los rodajes con Vicuña, su pareja.

Esta producción es, sin dudas, una rareza en los tiempos que corren. Y aunque no es modalidad de Pol-ka brindar cifras, lo cierto es que se percibe millonaria, algo digno de elogio y sorpresa. Es que, a contraposición de lo que sucede en el mundo, en la pantalla local la oferta de títulos de ficción es notablemente escasa. Son tiempos de ajuste y lejos está la industria de los parámetros de épocas florecientes. Debido a recortes presupuestarios y por el buen rendimiento en el rating de productos importados. "Hoy el público tiene muchas opciones en diversas plataformas. Ante esto, se trata de democratizar el contenido de calidad y por eso se abordó esta historia grande, y entendiendo que también se trabaja desde la novela y el melodrama", sostiene Vicuña.

Backstage de Argentina, tierra de amor y venganza
Backstage de Argentina, tierra de amor y venganza Crédito: Silvana Colombo y Artear

"Hace 25 años, con el estreno de Poliladron, Pol-ka cambió el modo de hacer ficción. Se comenzó a trabajar con las escenografías de cuatro paredes, se iluminó diferente. Fue una ruptura. Hoy, le buscamos una vuelta de tuerca para seguir renovándonos y darle al público, que es muy exigente, lo mejor", explica Martín Sabán, el director de la unidad de interiores. En una misma línea de pensamiento, Diego Carabelli, productor ejecutivo, reconoce: "La vara está alta porque el público tiene al alcance de la mano muchísimos productos de diversos países que cuentan con más recursos que nosotros, pero nuestros capítulos no tienen nada que envidiarle a lo que se ve afuera. El reto es hacer algo que el público asimile orgánicamente y que le permita conectar con la historia".

Realidad y ficción

Dos soldados españoles, que lucharon en la Guerra Civil de su país, rompen su amistad como consecuencia de la traición de uno de ellos. Ya en América, Torcuato Ferreyra (Benjamín Vicuña) se conectará con lo más granado de la Argentina y con grupos vinculados a la ilegalidad. Bruno Salvat (Albert Baró) llegará a un país que promete prosperidad para vengar lo que le fue arrebatado. Simultáneamente, Raquel Zimmerman (Eugenia Suárez) tomará un buque con rumbo a la Argentina, ya que, engañosamente, le prometen casamiento con un millonario para poder ayudar a su familia campesina, judía y de origen polaco, sumida en la pobreza. Sin embargo, terminará esclavizada por una red de trata y prostitución. Torcuato es partícipe del plan. Aldo Moretti (Gonzalo Heredia) conoce a Raquel en el barco que surca el océano rumbo a la Argentina. Enamorado, será quien se proponga ayudarla en la liberación de ese calvario.

Para el español Albert Baró, conocido en nuestro país por interpretar a Joan Capdevila en la serie Merlí, la temática le repica cercana: "Me documenté, hablé con los guionistas, con Adrián Suar y con la producción. También vi algunas series de referencias. Pero, sobre todo, conversé con mi abuela, que vivió la Guerra Civil en primera persona".

Crédito: Silvana Colombo y Artear

La historia, que retrata una Argentina próspera, luego de la gran crisis del 30, es el territorio que abre las puertas a la oleada inmigratoria. Y también, el que cobijó a una desarrollada organización de trata "de blancas", como se decía en la época para diferenciarla de la esclavitud negra.

El germen fue una idea de Adrián Suar, responsable de Pol-ka y productor general del nuevo título. Aquel concepto primigenio que buceaba en la inmigración fue evolucionando hasta llegar al relato actual. Para Calderone "es interesante mostrar y contar cómo una mujer se libera de lo más abusivo que le puede suceder en la vida". Esa emancipación está reflejada en el derrotero del personaje de Eugenia Suárez inspirado en Raquel Liberman, la mujer que denunció a la organización de trata Zwi Migdal, que operaba en la Argentina y contaba, mayormente, con integrantes de origen judío. "La policía y la Justicia estaban compradas. Los únicos que los perseguían eran los mismos judíos porque les daba vergüenza lo que se hacía con esas chicas", explica Aguirre. Sin datos oficiales, se habla de 400 rufianes y más de 25.000 jóvenes esclavizadas. "Es un desafío interpretar a mi personaje. Como no me gusta tomar el camino más fácil, suelo involucrarme en lo que me hace crecer, me interesa salir de mi comodidad", sostiene Eugenia Suárez, quien se muestra "entristecida porque hay temas que siguen siendo tan actuales". Así como ahora lo hará la televisión, la literatura y el teatro se han ocupado de reflejar aquel triste fenómeno inmigratorio. La pieza Las polacas, de Patricia Suárez, fue uno de los hitos escénicos que desnudaron aquello que enlutó el ayer.

Backstage de Argentina, tierra de amor y venganza
Backstage de Argentina, tierra de amor y venganza Crédito: Silvana Colombo y Artear

Argentina, tierra de amor y venganza navega las aguas de la ficción, sin perder de vista la reconstrucción de época. En este sentido, los datos documentales le confieren un valor informativo adicional. La dinámica es clara: una mirada global que cobija la escritura diaria de cada episodio de cincuenta minutos con los conflictos y desenlaces que van hilvanando la historia general. "La ficción es un espejo de la sociedad siempre. En este caso es un espejo de lo que fuimos, de lo que hicimos, y de lo que, hoy por hoy, sigue sucediendo", reflexiona Gonzalo Heredia, quien se nutrió con numerosos videos documentales que le acercaron los directores.

Delfina Chaves compone a Lucía Morel, una joven aristocrática obligada a casarse con Torcuato; mientras que Fernán Mirás le da vida a Samuel Trauman, propietario del burdel Varsovia.

Impronta cinematográfica

"Hay una motivación muy grande en todo Pol-ka, se quieren hacer las cosas bien. Esto es una gran apuesta", reflexiona Benjamín Vicuña en un alto de la grabación de una escena en la que tiene que someterse a un disparo. Esa motivación es unánime en todo el elenco: "Estoy encantado de estar en la Argentina. Es un sueño trabajar en una gran producción", dice Albert Baró. En los pasillos y en el set se respira esa euforia. La imagen tiene un tratamiento cinematográfico. Estética y técnica se conjugan para otorgarle al producto final una impronta cuidada. En 1200 metros cuadrados de los Estudios Baires se recrearon los ambientes de época. Y se construyó una calle digna del Buenos Aires de 1938. La unidad de exteriores, a cargo de Sebastián Pivoto, recorre locaciones de San Telmo, La Boca y Zárate para emular el ambiente narrado. "En edición se borran cables, edificios y todo aquello que no sea de época. Y, además, se agregan elementos cuando es necesario", explica el director Martín Sabán.

En una de las escenas iniciales, se podrá ver el desembarco de los inmigrantes en una secuencia con más de 100 extras frente a cámaras. La recreación de un combate cuerpo a cuerpo de aquella guerra española, en tiempos de injerencia del nacionalsocialismo en territorio europeo, se grabó en un campo de Pilar. Lo épico forma parte del lenguaje abordado. Atento a esto, el relato exige ropas acordes: "Utilizamos vestuario propio ya existente y hemos recurrido al diseño original. Al recrear un tiempo pasado, no podemos contar con canjes de ropa de marcas actuales", explica el productor ejecutivo, Diego Carabelli. Los entendidos en maquillaje también se suman a la "magia" de la transformación marcando rasgos, generando arrugas y borrando tatuajes del siglo XXI. La discapacidad del personaje de Benjamín Vicuña, a quien le falta una pierna, se logra con artilugios en el set y en el trabajo de posproducción: "Por estar mutilado, mutila a otros. Es un fundamentalista con ética y leyes propias. No es el típico villano, él también tiene sus debilidades dentro de la perversidad", confiesa el actor chileno.

Como en todo culebrón, los códigos de la comedia permiten "oxigenar" la historia. Mercedes Funes, acostumbrada a transitar ficciones de época, tiene a su cargo el personaje de Alicia Ferreyra: "Es la hermana de Torcuato. Los dos son muy grotescos. Nuevos ricos. Ella está obsesionada con Aldo Moretti porque no quiere quedarse solterona. Tiene un problema de pronunciación y suele tener actitudes que son rechazadas por los demás", confiesa la actriz que interpretó a Tita Merello en cine.

Las grabaciones se inician bien temprano por la mañana y concluyen al atardecer. En el medio, 20 escenas rodadas en los estudios y otro tanto en exteriores. Así cada día, para poder cumplir con la pauta de grabación de una historia que ya tiene 74 episodios escritos y varios "en parrilla" listos para salir al aire. Cada capítulo toma dos días de grabación, aunque no se graba en tiempo cronológico. "¿Podemos tomar esto?", consulta Gonzalo Heredia, quien debe rodar una escena donde su personaje se embriaga. "Es jugo", le responde un técnico. El estado etílico será composición pura en el caminar y en el balbuceo de sus palabras. "Estás empinado", le dirá Alicia a Aldo. Al grito de "¡Corten!", los actores celebran la toma y se ríen de la saludable ingesta con sabor a manzana. Cada toma requiere un ensayo de letra con el director presente en el piso dando indicaciones y otro de puesta en escena para testear los planos de cámaras. Finalmente, la toma se registra un par de veces. Una rutina que se repite una y otra vez.

"Estamos haciendo una ficción moderna. No les pedimos a los actores que actúen cómo se actuaba en la época, sino que tomen algo mucho más actual. Lo hacemos con licencias, pero se respetan los modismos y las conductas sociales. La gente tenía determinados hábitos como colocarse guantes y sombrero para salir a la calle", explica el director de interiores. Mientras que Carabelli sostiene que "hubo una gran preproducción. Los primeros cuatro capítulos tienen dos años de escritos, pero se buscó el momento preciso para rodarlos. Comenzamos a grabar dos meses antes del aire, eso no es habitual. Lo pudimos hacer con mucho esfuerzo, porque creemos en la historia que vamos a contar. Comenzamos a grabar con 40 libros escritos, lo cual te da otra perspectiva para poder producir, se evita la improvisación y todo el mundo conoce el rumbo de la historia. Acá no se puede modificar nada, estamos convencidos de que vamos en el camino correcto". Está claro que no se especulará con los resultados del rating, evitando, así, golpes de timón e improvisaciones.

"Existe una motivación general en Pol-ka que noto desde el día que Adrián Suar me convocó", confiesa Vicuña, quien se muestra feliz de compartir las jornadas de rodaje con Eugenia "China" Suárez, su pareja, que también celebra este encuentro: "Nos gusta compartir proyectos y espacios de trabajo. Lo disfrutamos mucho. No es la primera vez que nos sucede". Aún resta rodar varias escenas. Dentro del set poco importa si es día o noche afuera. Los legendarios Estudios Baires son testigos de una nueva historia. De una nueva aventura de ficción que, en este caso, tiene mucho de documento de época, atmósfera épica y resonancias en el hoy.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?