srcset

Argentina

10 lugares insólitos para descubrir en el Norte argentino

(0)
22 de junio de 2019  • 01:08

Son lugares poco explorados de la región; quebradas, pueblos y paisajes poco conocidos del Norte de nuestro país que vale la pena descubrir.

1) Valle de la Luna (Jujuy)

La joyita máxima de una quebrada jujeña, a 4.400 metros de altura, entre Cusi Cusi y Liviara.

Valle de la Luna jujeño es una versión reducida del sanjuanino con tonos más norteños.
Valle de la Luna jujeño es una versión reducida del sanjuanino con tonos más norteños. Fuente: Lugares

Versión reducida del sanjuanino y en tonos más norteños, se trata de una profunda hoyada de 60 km de diámetro formada de lava, escoria y basalto, con coloridos farallones que van del verde al gris y del gris al blanco, aunque lo que más domina es el colorado. Por eso también le dicen Valle de Marte. Ubicado en el paraje Matancillas, al costado de la nueva traza de la RN 40, está indicado con un cartel que tiene una cámara de fotos, una rareza por estas latitudes. Se luce mucho más a la tarde, cuando el sol le da de frente, que por la mañana. A 5 km se encuentra Cusi Cusi, típico poblado de la Puna jujeña, con hileras de álamos, ranchos de adobe, una plaza diminuta, una capilla antigua y una flamante hostería. Otra posibilidad de alojamiento, y de encontrar comida, es en las casas de los pobladores, que son de lo más hospitalarios.

2) Ojos de Campo (Catamarca)

Al norte de Antofagasta de la Sierra, tres lagunas salinizadas son una llave para comprender el origen de la vida en la Tierra.

Al norte de Antof de la Sierra, en Catamarca, se encuentra Ojos de Campo en donde hay tres lagunas salinizadas que resultan una llave para comprender el origen de la vida en la Tierra.
Al norte de Antof de la Sierra, en Catamarca, se encuentra Ojos de Campo en donde hay tres lagunas salinizadas que resultan una llave para comprender el origen de la vida en la Tierra. Fuente: Lugares - Crédito: Sebastián Pani.

En el corazón del salar de Antofalla, una de las zonas más inhóspitas e inaccesibles de la Puna catamarqueña, a más de 4 mil metros de altura, se distinguen tres misteriosas lagunas interconectadas, de distintos colores: una rojiza, una azul y otra negra. La leyenda indica que quienes se acercan mucho, mueren atrapados. Por eso, los locales ni se les arriman. Aunque parece un entorno poco propicio para la vida, en 2009 la investigadora del CONICET María Eugenia Farías, a cargo del Laboratorio de Investigaciones Microbiológicas de Lagunas Andinas, encontró en este lugar estromatolitos, unos microorganismos especializados en transformar el dióxido de carbono en oxígeno que datan de hace miles de millones de años. Fue la primera vez que se los halló vivos a esta altura. Similares microbios fueron encontrados en las lagunas de Socompa y en el Volcán Galán, lo que motivó la creación de una ruta llamada "del origen de la vida". Es imprescindible recorrer la zona en 4x4 y, en lo posible, contratar un guía en Antofagasta de la Sierra.

3) Hornocal (Jujuy)

Colorida serranía de origen calcáreo a 25 km de Humuahuaca.

Los colores de El Hornocal en la Quebrada de Humahuaca.
Los colores de El Hornocal en la Quebrada de Humahuaca. Fuente: Lugares - Crédito: Mariana Eliano

Así como Purmamarca tiene su Cerro de Siete Colores y Maimara su Paleta de Pintor, Humahuaca tiene esta formación de roca sedimentaria estratificada compuesta de varios minerales, que se recorta en un infinito zigzag sobre las laderas de las montañas. Es parte de la formación Yacoraite, que va desde Perú hasta Salta, pasando por Bolivia y la Quebrada de Humahuaca.Algunos llegan a distinguir hasta 33 tonalidades, entre ellas ocre, verde, amarillo, verde y anaranjado. Para apreciar mejor sus matices, conviene visitar el mirador por la tarde, por la ubicación del sol. Aunque se encuentra a sólo 24 km de Humahuaca, el camino tiene sus vueltas, trepa y trepa por una cuesta de ripio serpenteante hasta alcanzar los 4.300 metros de altura. Se puede visitar todo el año, en un auto común.

4) Jasimaná (Salta)

Aislado pueblo a 90 km de Angastaco. Su casco es parte de una histórica estancia calchaquí.

Río Grande de Jasimaná en Salta, es uno de los tres poblados de la zona.
Río Grande de Jasimaná en Salta, es uno de los tres poblados de la zona. Fuente: Lugares - Crédito: Soledad Gil

Está a 90 km de Angastaco por la RP 25S. El camino se hizo hacia finales de los 70, cuando abrió la primera escuela. La sala principal (casco), que fue muy importante por la envergadura de la estancia, está en ruinas. Jasimaná era parte de la Hacienda Calchaquí de Nicolás Severo Isasmendi, último gobernador realista, que murió en 1837 y que recibió en herencia también Molinos, Luracatao, Hualfín, La Angostura, El Churcal, Tacuil, Vallecito, Carrizal, Tiopampa, Compuel, Pucará y Pucarilla, entre muchas otras tierras. Hoy en la zona hay tres poblados: Río Grande (con 96 niños), El Arremo (con 49 niños) y Pampa Llana (con 60 niños). Los dos primeros tienen escuela-albergue, donde los chicos pasan las noches de lunes a jueves, puesto que viven tan lejos de la escuela que no pueden hacer ese trayecto todos los días. El servicio de internet llegó a Río Grande recién este año, junto con el primer y único termotanque solar. No hay luz, ni agua corriente, ni teléfono. Las mujeres de Jasimaná usan unos curiosos sombreros con cintas de colores, una tradición que no parece ser muy antigua, pero sí muy arraigada. Y no quieren sabe nada con las fotos.

Norte trekking. T.: (0387) 431-6616. Realiza recorridos por toda la región y ofrece la posibilidad de conectar los Valles Calchaquíes con la Puna por Jasimaná, en un viaje de dos días.

5) Santa Ana (Jujuy)

Comunidad rural entre la Puna y las Yungas donde inicia un tramo del Camino del Inca.

Una de las pocas residentes de Santa Ana, pueblo jujeño que aún no se ha acostumbrado a recibir turismo.
Una de las pocas residentes de Santa Ana, pueblo jujeño que aún no se ha acostumbrado a recibir turismo. Fuente: Lugares - Crédito: Mariana Eliano

Es un pintoresco pueblo de la Puna jujeña situado a 3.470 metros de altura, a orillas del río Santa Ana y a 250 km de San Salvador de Jujuy, con anchas calles de tierra, casas de techo de paja y puertas de hierro forjado. Además de escuela, puesto de salud, destacamento policial y capilla, cuenta con un hospedaje, llamado El Portal de las Yungas, a cargo de Gabriela Apaza y David Zapana.Desde acá se desciende a Valle Colorado, un poblado de las Yungas, a través de los vestigios de un tramo del Camino del Inca: dos kilómetros de escaleras y pircas construidas en épocas incaicas. El recorrido completo demanda, en promedio, seis horas de caminata y es una buena muestra de la transición de la aridez de la Puna y la Quebrada al verde de las Yungas. Aunque los locales realizan este camino todo el tiempo, para los turistas no es tan sencillo y se requiere la compañía de un guía.

Corpachac. San Martín 907, 2°D, San Salvador de Jujuy. T: (0388) 424-1249. Santiago Carrillo es experto en diseñar circuitos por la Puna.

6) Tres Piedras (La Rioja)

Bello paraje de las alturas del Famatina, a 3.200 msnm.

La cascada Tres Piedras en La Rioja lleva el nombre del antiguo rancho situado a pocos metros.
La cascada Tres Piedras en La Rioja lleva el nombre del antiguo rancho situado a pocos metros. Fuente: Lugares - Crédito: Mariana Roveda

Fue el puesto de los Barrionuevo, un antiguo rancho improvisado bajo los aleros de piedras coloradas que contrastan con los pastos verdes. Ya no están ellos, pero aún está habitado. A 400 metros de allí, en la cascada de deshielo que también lleva ese nombre abrevan chivos y guanacos. Hay que llegar en vehículo alto y con guía, puesto que no hay señalización. En el camino vale el desvío a Los Pesebres, al Cañón del Ocre y al encuentro con el río Amarillo.

Omar González. C.: (03825) 15 55-7395. Organiza salidas a Tres Piedras y el Camino del Inca (Qhapaq Ñan), que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2014.

7) El Chiflón (La Rioja)

Reserva Natural que ofrece otras asombrosas formas para recorrer a pie, sin los servicios ni la cantidad de gente que visita Talampaya.

El Chiflón, Parque Provincial en La Rioja, entre Talampaya e Ischigualasto.
El Chiflón, Parque Provincial en La Rioja, entre Talampaya e Ischigualasto. Fuente: Lugares - Crédito: Mariana Roveda

A sólo 25 km de Ischigualasto, el acceso está a 13 km del cruce de la RN 150 con la RN 76. Nació como área protegida en 2002, junto con las de Serranías del Famatina y Corona del Inca, para proteger una zona con alto valor turístico y paisajístico, con formaciones geológicas de la cuenca de Ischigualasto, ubicadas fuera del PN Talampaya, tales como el "Pavo Real", el "Hongo", "La Tortuga", "La boca de la llave" y "San Antonio".El Chiflón se visita con guía en distintas versiones -cortas y largas- que permiten ver troncos fosilizados, antiguos morteros de piedra, pucarás e impactantes miradores.Por su fácil acceso y el mejor estado de sus caminos, no cierra por lluvia, como sí lo hacen Talampaya e Ischigualasto. Por eso, hasta ahora, funciona como "plan B" de esa dupla de atractivos de más fama, si bien merece una visita en sí, independientemente del pronóstico meteorológico. El atardecer es el mejor momento, cuando la luz resalta la belleza de las formas rojizas con manchones de verde.

El Chiflón Posta Pueblo | RN 150 Km 73. C: (011) 1535160707 | (011) 1536844573 Hotel inaugurado en 2016; sirve de buena base para conocer todos los parques de la zona. También tiene restaurante.

8) Dunas de Tatón (Catamarca)

Médanos gigantes muy cerca de Fiambalá.

El imponente y extraño paisaje de las dunas del Tatón.
El imponente y extraño paisaje de las dunas del Tatón. Fuente: Lugares

Con una altura promedio de dos mil metros, figuran entre las dunas más altas de América y conforman un pequeño Sahara local que se eleva y se pierde entre los cerros. Se hicieron famosas en 2009, cuando el rally Dakar las eligió -por lo desafiante y por su belleza escénica- para surcar libres ese dominio de arena. La polémica no tardó en hacerse oir, por el impacto ambiental que representa la competencia internacional. También son meca de los cultores del sandboard, otra disciplina offroad con mucha adrenalina, pero mucho más ecofriendly. En Saujil y Fiambalá alquilan tablas. Se puede llegar sin guía, tomando la RP 34 hasta Medanitos (a 20 km de Fiambalá), y otros 20 km de ripio por la RP 135. Conviene evitar los meses de verano, porque hace demasiado calor y no hay reparo.

9) Termas del Rio Jordán (Jujuy)

Pozones naturales camino al PN Calilegua, al sur de la localidad de San Francisco, sobre la RP 83.

Relax en las Termas del río Jordan, pozones naturales camino al PN Calilegua en Jujuy.
Relax en las Termas del río Jordan, pozones naturales camino al PN Calilegua en Jujuy. Fuente: Lugares - Crédito: Mariana Eliano

Hay que salir antes del mediodía porque son dos horas en bajada a la ida, y tres horas en subida de regreso. Como se trata de un sitio salvaje, sin señalización y con algunos acantilados, es indispensable ir con guía local (hay una docena disponible en San Francisco). Los senderos son viejos caminos madereros por los que transitaban bueyes hasta la década del 30, por eso son tan anchos. Después del Campo La Higuera -antigua cancha donde apilaban las maderas- la huella se pone arisca con el descenso del río. Hay que aferrarse a piedras y raíces firmes. En los últimos 200 metros, el Jordán se mezcla con el río termal que surge de una vertiente y la temperatura alcanza los 30º, pero va enfriándose a lo largo del trayecto. El olor a azufre predomina en el aire y anticipa la aparición de esos ojos de aguas azules donde, dicen, hay que bañarse desnudo para hacer realidad los sueños (no zambullirse porque la profundidad apenas alcanza los dos metros). Conviene llevar ojotas porque hay piedras laja, y estar atento a los patinazos en el musgo.

10) Portal de Piedra (Jujuy)

Reserva privada de 800 hectáreas de yunga, a 140 km de San Salvador de Jujuy, y a 18 km de Palma Sola.

La Reserva Portal de Piedra linda con Las Lancitas y juntas protegen las yungas y el chaco serrano.
La Reserva Portal de Piedra linda con Las Lancitas y juntas protegen las yungas y el chaco serrano. Fuente: Lugares - Crédito: Mariana Eliano

A sus dueños -Carlos Cuñado y Silvia Strelkov- les gusta decir que es como una "isla de montaña". Entre los Parques Nacionales Calilegua y El Rey, esta reserva privada linda con la provincial Las Lancitas de 11.000 hectáreas y juntas protegen las yungas y el chaco serrano. Es un sitio ideal para ver aves (hay 300 especies registradas), pero también monos, bromelias, tabaquillos, corzuelas y cascadas. Los más aventureros pueden emprender una cabalgata al cerro Santa Bárbara de 2600 msnm, con refugio para pasar la noche en la cumbre.

Eco Portal de Piedra. RP 6 s/n. C: (0388) 682-0564. Cuentan con tres cabañas muy bien equipadas y ofrecen paseos de avistaje, trekkings y cabalgatas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.