15 paseos mágicos para llevar a los chicos en Barcelona

El Park Güell, a puro color
El Park Güell, a puro color
Flavia Tomaello
(0)
11 de febrero de 2019  • 01:19

Messi vive en una de las ciudades más motivadoras del planeta. Es muy difícil ceñir a Barcelona a un barrio de moda. La ciudad experimenta la fuerza arrolladora de su actividad cultural, la efervescencia de una bohemia siempre activa y el trabajo de creativos llegados de todo el mundo, elementos que hacen que muchos de sus rincones queden "salpicados" como polos de atracción para los visitantes. Empezando por el fútbol, la catalana, es una urbe que tiene todo lo necesario para convertirse en un destino soñado para hacer con chicos.

Museo divertido

El Museu d'art Contemporani (MACBA), el barrio El Raval, reúne algo más de 5 mil obras, creadas desde finales de los años 50 hasta la hoy. Su edificio es gigantesco y se contrapone a la Capilla de los Angeles que se encuentra frente a su entrada pero es parte del complejo. Durante los fines de semana propone actividades familiares que comprenden desde visitas guiadas enfocadas a los niños, a talleres infantiles. Incluso, una propuesta de inmersión en el concepto de arte contemporáneo a partir de juegos.

Las actividades se renuevan cada semana, de modo que es posible consultarlas online en esta página: https://www.macba.cat/

Rodar por la montaña

El parque urbano más grande de la ciudad está en Sant Cugat, a 20 minutos del centro de Barcelona. Es un parque natural poblado de encinas, robles y arbustos mediterráneos. Desde el punto más alto del parque, a unos 178 metros, se tienen vistas impresionante de los alrededores. Con más de 8.000 hectáreas de superficie, es considerado el mayor parque metropolitano del país.

Es un secreto bien guardado por los locales, quienes lo conocen como el parque de los toboganes gigantes. Cuenta con cuatro gigantescos que se recuestan sobre una montaña. Sólo esa experiencia merece la visita. Es una buena alternativa para tomar un día en las afueras de Barcelona sin irse demasiado lejos y vivir al aire libre.

Se llena los fines de semana. Se pueden obtener más datos en este sitio: https://www.santcugat.cat

Expertos en tapas

El Mercado de la Boquería es un clásico para todo visitante. Con el aire típico de los mercados citadinos, puede resultar un poco abrumados para los más chicos. Sin embargo, buena excusa para la visita es la degustación de las brochettes de ibérico (divertidas y únicas), además del Aula de Cocina, donde se desarrolla la escuela de cocina para niños entre 5 y 12 años.

La intención es hacer un acercamiento diferente a los alimentos, teniéndolos en las manos, probándolos y preparándolos.

Se dictan los días sábados por la mañana y se puede obtener más información aquí: www.boqueria.barcelona

Galería petit

Plom Gallery, radicada en el Soho Barcelonés, es la primera galería de arte contemporáneo pensada para chicos del país. Lo que exponen ha sido curado especialmente para brindar a los niños diversidad en las muestras y una iniciación en la apreciación del arte. Expone rotativamente, siempre obras originales, diferentes técnicas: pinturas e lustración.

Realiza una fuerte simbiosis entre el enfoque pedagógico y el interés estético por el arte. Cuenta con actividades siempre disponibles para anotarse. Es de acceso gratuito.

Un detalle muy simpático: aseguran estar siempre abiertos. Sólo hay que dejar un mensaje en teléfono que indican en su web y abren especialmente para el visitante, sea de mañana, al mediodía o por la tarde. Ver aquí: https://www.plomgallery.com/

El que toca, toca

El Museo de Ciencia de Barcelona se ha reversionado. Hoy ocupa un antiguo espacio destinado a asilo de ciegos que se ha redefinido con la intervención de Josep Domènech y Estapà. Uno de los grandes pasos en la transformación es la superficie: ahora es cuatro veces más grandes, con 15 espacios y una plaza. El Muro Geológico que muestra la composición de la tierra, Click y Flash donde experimentar con elementos y el Toca toca donde pueden acariciar animales.

La entrada al museo es muy económica (2,5 euros) y se puede acceder a todo el espacio. Para saber las actividades temporales se puede consultar aquí: https://cosmocaixa.es/es/actividades-cosmocaixa

Montjuïc para peques

Los Jardines de Joan Brossa en uno de las montañas más concurridas de Barcelona, con teleférico incluido, son el sitio ideal para jugar. Los almohadones sonoros son uno de sus divertidos atractivos. Hay juegos, entre ellos un órgano y un teclado gigantes que permiten experimentar melodías. Posee un circuito de cuerdas en alturas y una tirolesa.

Allí también funciona la fuente mágica, con un juego de luces que se realiza hace 80 años.

El castillo y el pueblo español soy dos construcciones que llevan a los libros de cuentos.

En el mismo sitio se encuentra el Museo Joan Miró, donde se articulan propuestas para niños en tres ejes: experiencias en torno a la colección permanente, actividades interdisciplinarias que parten de las exposiciones temporales y el ciclo del Espai 13 y que son una lectura abierta a la realidad del museo, y, finalmente, otras exploraciones relacionadas con el entorno de la Fundación, los caminos que conducen a ella, el paisaje, el barrio y Montjuïc, pensado metafóricamente como una montaña mágica que nos nuevas vías de aprendizaje. Se puede acceder al calendario actualizado en este sitio: https://www.fmirobcn.org/es/

Desde el agua

En el barrio Gótico espera un clásico que siempre deja boquiabiertos a los chicos. L'Aquàrium presenta 35 piscinas en las que se exhiben 450 especies distintas que totalizan 11.000 ejemplares. Cuenta con un túnel submarino de 80 metros ideal para visualizar las mantarayas y los tiburones casi rozando a los visitantes.

Cada semana presentan actividades familiares en torno a alguna de las especies que habitan en el lugar. Un imperdible es lo que en el acuario llaman la "hora de comer": se puede consultar el calendario diario de alimentación a los animales y presenciar el momento. Dato aquí: https://www.aquariumbcn.com/

Para empalagarse

¿Cómo sería un museo de chocolate? El Museo del Chocolate está ubicado en el antiguo convento de Sant Agustí. Presenta un recorrido por los orígenes del chocolate, su llegada a Europa y su difusión como un elemento situado entre el mito y la realidad, entre las propiedades medicinales y el valor nutritivo, que relacionan tradición con futuro. "El dulce mundo de la Chispita de cacao" es una actividad para niños de 3 a 6 años, sin adultos presentes, se hace la visita al museo de la mano de un duende venido de Madagascar.

Artistas del chocolate está reservado para chicos de 4 a 12 años, con una explicación previa del árbol del cacao, del proceso de fabricación y de los ingredientes del chocolate. Allí aprenden las técnicas básicas para manipular el chocolate.

Las actividades son tantas que es mejor elegir la que más divierta aquí. http://www.museuxocolata.cat

Al mar

La playa, la Barceloneta, el Mediterráneo... todos atractivos que no se puede perder la familia en Barcelona. En este paseo el Museu Blau, parte del Museu de Ciencias Naturales de la ciudad, atrae desde el ingreso, donde se puede ver el esqueleto de una ballena que apareció en la playa de Llançà en 1862.

Nido de ciencia es un espacio dedicado a los más pequeños (0-6 años). Animales, vegetales, rocas y minerales forman parte de este Nido. Elementos de la naturaleza que no son independientes, que están conectados y relacionados.

Existen numerosas actividades temporarias, por lo cual es interesante consultar la agenda: https://museuciencies.cat

Para rockanrolear

El Museo de la Música de Barcelona reabierto en 2007 en el Auditori, tiene en exhibición unos 2400 instrumentos de todo el mundo y las épocas, unos 400 objetos vinculados a la música. Una colección que se considera de las mejores de España. Las actividades para niños y los conciertos infantiles están a la orden del día.

Basta consultar detalles en web y agendar la visita: http://ajuntament.barcelona.cat/museumusica/ca

Vamos a la Opera

El Liceu es el teatro de ballet y lírica de la ciudad. Habitualmente cuenta con programación para niños, con adaptaciones de piezas tradicionales de grandes compositores. Obras como 'El superbarber de Sevilla', 'La petita flauta màgica' o 'La Ventafocs' son algunas de las que suelen estar en cartelera. Algunas en la sala principal, y otras en salas secundarias.

El lugar tiene, además, sistema de visitas guiadas tradicionales.

Las entradas pueden adquirirse con anticipación en este sitio: https://www.liceubarcelona.cat/

¿Puedo ver a Messi?

No hace falta mucho argumento para convencer a nadie. El Museo del Barça es un tesoro infaltable en toda visita a la ciudad. En el Museo se exhibe la historia del club, las copas obtenidas y es posible realizar la "Camp Nou experience", un recorrido por los sitios más importantes del estadio.

Una serie de pantallas permiten recorrer datos estadísticos de todo tipo. Se encuentra entre los cuatro museos más visitados de Cataluña. La gama de visitas es casi interminable. Es mejor elegirla antes de viajar aquí: https://www.fcbarcelona.es/es/entradas/camp-nou-experience

La obra interminable

La familia completa querrá visitar La Sagrada Familia, emblema de la ciudad y una de las obras más conocidas de Gaudí.

La construcción se inició en 1882 y sigue en esa etapa. Estos sitios pueden ser algo aburridos para los más chicos, sobre todo cuando son grandes y exigen largo recorrido. Aquí, en cambio, proponen un sistema de audio guía infantil que ayuda en el paseo por el exterior e interior del templo, la cripta y las torres.

Los colores de Gaudí

Los parques siempre son sitios amables para los chicos. El Güell es el más famoso de Barcelona. Lleva el nombre del apellido de don Eusebo quien encargó a Gaudí hacer una urbanización en un sitio llamado Montaña Pelada, donde tenía una propiedad. Güell murió en su casa del parque en 1918, y sus herederos ofrecieron al parque al Ayuntamiento, que acordó su compra en el pleno municipal celebrado el 26 de mayo de 1922. En 1926 se abrió como parque municipal.

La entrada principal del Park Güell se encuentra en el sur, en la calle de Olot, desde donde se puede apreciar la espectacular escenografía que ofrece la escalera con la Sala Hipóstila. Se destacan la Escalinata del Dragón, la Sala Hipóstila, el Pórtico de la Lavandera (tan inclinado que marea), entre muchas figuras de animales típicos del artista.

Hasta hace poco el acceso era gratuito, pero ahora se requiere obtener ticket: http://www.parkguell.cat/

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.