srcset

Lifestyle

A los 40 empezó a sufrir ataques de pánico: "Plegar papel me ayudó a sanar"

Jimena Barrionuevo
(0)
21 de mayo de 2019  • 00:13

Nunca supo con certeza cuál fue el motivo de aquel episodio que cambió el curso de sus días. Quizás aquella desilusión amorosa lo había afectado más de lo que realmente pensaba, o el estrés de la rutina y las obligaciones laborales le estaban pasando factura. Pero lo cierto es que esa mañana, en su departamento del barrio de Palermo en la Ciudad de Buenos Aires, Leandro Furlán (47) creyó que la muerte estaba tocando su puerta. En cuanto abrió los ojos supo que algo andaba mal: una sensación de ahogo le oprimía el pecho y no lo dejaba respirar, veía todo negro y sentía que había perdido el control de su cuerpo.

"Pensé que estaba teniendo un infarto. Y por momentos tenía la sensación de que mi alma había abandonado el cuerpo. Estaba en shock. Pero no perdí tiempo, me tomé un taxi y me fui solo a una guardia médica. Llegué sin voz. Me dijeron que estaba teniendo un ataque de pánico", recuerda. Allí lo medicaron y le recomendaron empezar una terapia psicológica para poder atenuar futuros episodios. Así lo hizo y en cuanto pudo avanzar con las sesiones, el terapeuta le aconsejó que buscara una actividad que le permitiera relajarse.

Yoga, cerámica y meditación fueron las primeras opciones que aparecieron. Pero ninguna de ellas lo convencía. Sin embargo, pudo notar que cada vez que se cruzaba con piezas hechas en papel, se despertaba en él una agradable curiosidad. Hasta que un buen día recordó que en la escuela, cuando tenía ocho años, una compañera de origen japonés le había mostrado lo que era el origami -un arte que consiste en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras de formas variadas- cuando le enseñó a hacer una pequeña grulla de papel en un recreo. Y sintió en su interior que ese era el camino que debía recorrer.

Entonces comenzó a investigar en las redes sociales dónde podía aprender esa técnica que lo había fascinado. Primero consiguió que una conocida le diera una clase de iniciación en su casa. Con ella tuvo el primer contacto con el papel y aprendió a hacer de forma muy casera sus primeras figuras. "Soy muy ansioso y perfeccionista y quise seguir aprendiendo. Esa misma semana me anoté en un taller de origami que daban en la Biblioteca Municipal José Froilán González de Vicente López y desde entonces el papel es mi compañero de todos los días".

Plegar para sanar

Leandro estaba gratamente sorprendido con lo que le generaba el origami. Siempre se había sentido muy torpe con las manos. Y, aunque el plegado de papel tenía mucho que ver con las matemáticas -un área con la que estaba vinculado desde los 20 años ya que trabajó en una repartición pública en la Comisión Electoral con estadísticas- había algo que lo transportaba fuera de ese ámbito conocido. "Me di cuenta que cuando plegaba era feliz, que dejaba de pensar en los problemas y que me enfocaba en los siguientes pasos y en las figuras que quería armar. Primero lo pensaba, después lo sentía en el corazón y después lo armaba con mis manos. Era como un mantra que salía de mi mente, recorría a mis manos y llegaba a la pieza. Y ver que tus manos pueden crear es sumamente gratificante. Estaba en silencio. No tenía que charlar con nadie. Era un momento para mí".

Entusiasmado, al poco tiempo compró un pequeño libro con diagramas para aprender las figuras. También se hizo de papeles especiales y empezó a jugar con creaciones propias. La satisfacción crecía con cada pieza que armaba y decidió sacar foto a lo que hacía y crear una cuenta en Instagram para mostrar su trabajo. "Llamé a la cuenta Lolorigami, para hacer la vida más linda. Para mí y para los demás. Empezaron a llegar seguidores, los primeros pedidos, tomé más clases, me inscribí en más talleres, aprendí por mi cuenta y cada noche, después de trabajar en la oficina durante ocho horas, me sentaba en casa a plegar".

Junto a Tomoko Fuse, considerada la mejor origamista del mundo.
Junto a Tomoko Fuse, considerada la mejor origamista del mundo.

Y siguieron llegando más pedidos. Casamientos, cumpleaños, San Valentín, nacimientos, toda ocasión de festejo era una oportunidad para mostrar su trabajo. Y el hobby pronto se convirtió en una segunda entrada de dinero pero, fundamentalmente, en una terapia. "Cada vez que escuchaba a alguien con problemas de ansiedad, le recomendaba el origami. Es ejercicio de la memoria, concentración, paciencia, motricidad fina, es relación directa del ojo y la mano. A mí plegar me ayudó a superar mis problemas de ansiedad. El papel me sanó y con cada pieza que armaba y las miles que desechaba empecé a vivir la vida de otra forma".

No pasó mucho tiempo hasta que el boca en boca, los seguidores en Instagram y la prolijidad y profesionalismo le dieron a Leandro la oportunidad de ser convocado para que diera actividades a los chicos en Tecnópolis durante las vacaciones de invierno de 2017. "Fueron 17 días de una de las experiencias más lindas que viví hasta el momento. Por el espacio pasaron más de 500 chicos de todo el país. Convoqué a una amiga origamista para que me ayudara a manejar el volumen de gente. Y fue la primera vez que me pagaron realmente bien por un trabajo. Mi sueño era conocer Nueva York y gracias a Tecnópolis pude hacerlo. Yo no sabía inglés y el primer día en la gran manzana salí solo a recorrer librerías y casas de papeles. Estaba en éxtasis. Sin darme cuenta, llegué a la estación Grand Central y me di cuenta que estaba allí gracias a mis manos. Me puse a llorar de la emoción. Estaba cumpliendo un sueño. Y todo gracias al origami".

Leandro confiesa que pasó momentos en los que quiso dejar todo. Ser emprendedor no es fácil. Pero agradece tener su trabajo de oficina, es lo que le permite sostener su amor por el origami. Hoy, plegar papel es parte de su vida y se convirtió en una ceremonia que celebra con él mismo todos los días. En su casa de Olivos montó su pequeño estudio y allí trabaja de noche. También dicta talleres a chicos, jóvenes y adultos de todos los niveles. "Cada vez que me pongo a plegar papeles es como que entro en trance, no me doy cuenta y paso horas sentado. Plegar me conecta con algo espiritual. Yo lo vivo de esta forma. A mí el origami me curó, porque el arte cura. Sacó fantasmas de mi mente. Soy un convencido: las manos que trabajan hacen que el corazón y el alma estén en paz".

La voz del especialista

El Dr. Joaquín Diez es médico, especialista en psiquiatría y medicina del sueño. Forma parte del servicio de Salud Mental del Hospital Alemán y en este audio explica qué es un ataque de pánico y con qué síntomas se manifiesta.

Compartí tu experiencia

Si viviste alguna experiencia que mejoró tu bienestar y calidad de vida (puede ser médica, alimenticia, deportiva, un viaje, sentimental, profesional o de otra índole), y querés compartirla en esta columna, escribí a bienestarlanacion@gmail.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.