Algunas cosas de las que no se habla... entre hombres

Muchas veces, los roles del machismo también imponen limitaciones a la comunicación entre amigos que no se animan a tocar ciertos temas
Helena Horrillo
(0)
13 de mayo de 2017  

Una escena de la película Hangover donde la intimidad masculina se ve un poco forzada
Una escena de la película Hangover donde la intimidad masculina se ve un poco forzada

MADRID.- "Me gustaría poder decir que algo es «adorable»", dice un hombre. Y otro le responde: "Simplemente poné «jodidamente» adelante". Esta conversación, originalmente en inglés, es real y se dio en un foro de Reddit en el que un usuario preguntó: "Hombres de Reddit, ¿qué les gustaría hacer si no fuera «femenino» o socialmente «inaceptable»?". Las respuestas son variadas -tejer, usar cremas, darse baños de espuma o llevar joyas-, pero hay algunas que dejan ver hasta qué punto el concepto de masculinidad actual restringe a muchos hombres. Respuestas como abrazar más, llorar o "expresar emoción y debilidad abiertamente" son una buena muestra.

Trevante Rhodes, el protagonista de la flamante ganadora del Oscar Moonlight, confesaba en una entrevista a The Guardian esa presión, especialmente en el caso de los hombres negros. "Tienes que ser más fuerte, más masculino, la fuerza dominante en la habitación en todo momento. Así que esto te pone en un bloqueo automático y no crees que sea posible tener alguna vulnerabilidad", reveló.

Así es como se ha definido históricamente el papel de la masculinidad, algo que en gran medida se sigue perpetuando a través de la educación. "Los niños y niñas no sólo aprenden una serie de definiciones culturales de la masculinidad y la feminidad, que comprenden un amplio y diverso conjunto de asociaciones ligadas al sexo (como anatomía, función reproductora, división del trabajo y atributos de personalidad), sino que también aprenden, asociándolos con el sexo, rasgos que están metafóricamente o remotamente ligados a él", explica Miguel Moya, catedrático de Psicología. Esos rasgos, los llamados roles, se han demostrado, según la mayoría de los estudios, como aprendidos y no determinados biológicamente. Es decir, a los hombres se les enseña que tienen que "ser hombres" y eso se traduce en "el hombre valiente, fuerte, que no duda, asertivo, agresivo, líder, que tiene solución para todo, resolutivo, el padre de familia, el proveedor del dinero en casa, que mantiene a la familia y a los hijos, que no llora ni es sentimental", detalla Anastasia Téllez, doctora en Antropología y directora del Seminario interdisciplinar de Estudios de Género de la Universidad Miguel Hernández. "Esta idea ha dejado a los hombres en una continua soledad acompañada; es decir, los hombres hoy en día están continuamente con compañeros del trabajo, amigos, conocidos, pero tienen muy pocas amistades de cercanía y proximidad como sí pueden tener las mujeres", continúa Téllez.

Aunque todos los expertos aseguran que esto va evolucionando y que cada vez se va desterrando esa masculinidad tóxica, aún queda camino por delante. Por eso hemos querido repasar algunas de esas cosas que los hombres no comentan prácticamente nunca a sus amigos aunque se conozcan desde la infancia:

Que no es "la primera vez que les pasa"

Que levante la mano la mujer que no ha escuchado alguna vez en su vida esa archiconocida frase de "es la primera vez que me pasa". Lo que sigue suelen ser una serie de excusas por parte del hombre y probablemente el enterramiento absoluto de lo sucedido en el más recóndito cajón de la memoria. Allí no ha pasado nada. "La primera respuesta que tiene el hombre es el ocultamiento", explica David Blanco, psicólogo del centro Cenit Psicólogos. "No lo decimos porque para los hombres fallar en el sexo supone una contradicción con el rol que se nos asigna por el que tenemos que ser sexualmente activos y potentes", añade Blanco. Es el mismo razonamiento por el que un hombre esconde que tiene el miembro pequeño o por el cual se presupone que ellos siempre quieren tener sexo. Y no, no es así, y eso también les cuesta reconocerlo ante sus amigos.

Que dependen económicamente de su pareja

"Dentro de los mandatos de género, un hombre tiene que ser proveedor: es el que tiene que llevar el dinero a casa. No hacerlo trastoca la identidad masculina y se entra en crisis", comenta Pablo Llama, de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE). Para el hombre asumir, no sólo a él mismo sino hacerlo delante de sus iguales, que depende económicamente de su pareja, es romper de una forma drástica uno de los pilares del rol masculino por excelencia. Aunque es algo que ha ido evolucionando con la incorporación de la mujer al mercado laboral y con la llegada de la crisis, es una circunstancia que aún toca una fibra sensible en muchos hombres. Pablo Llama explica en este sentido que ya se están impartiendo algunos talleres con hombres sin trabajo que tienen en cuenta la perspectiva de género.

Que lloran

"Llorar como una perra. Es difícil mantener las cosas embotelladas todo el tiempo". Esa es otra respuesta de uno de los usuarios de Reddit sobre cosas que a los hombres les gustaría hacer si no fueran actitudes "femeninas" o "socialmente inaceptables" y que recibe decenas de comentarios que se muestran de acuerdo. "A los hombres se nos castra emocionalmente desde chicos. Nos enseñan que los hombres no lloran", explica Pablo Llama. Si ya es complicado hacerlo en la intimidad, entonces mucho más es contarlo a los amigos. O peor, que ellos los vean hacerlo.

Que les gusta el color rosa

O que les gusta ir de compras o que, cuando esperan en el dentista y están seguros de que no los observa ningún conocido, prefieren leer la Hola antes que el Motociclismo. "Nuestro rol no sólo nos marca cómo tenemos que ser sino que además en muchas cosas la masculinidad es muy inflexible. Si no actúas así, ya no sos parte del grupo", asegura Blanco. Y nadie quiere quedarse fuera del grupo.

Que, aun siendo heterosexuales, tuvieron una relación ocasional homosexual

O simplemente que alguna vez, en algún momento de su vida, se sintieron atraídos por un hombre, da igual si a los 9 años o a los 23. Es uno de los mayores tabúes porque se impone el miedo de qué imagen tendrán de ellos. "Muchas veces el hombre piensa que la atracción homosexual lo define. Somos más inflexibles y estrictos en este asunto y automáticamente etiquetamos ese comportamiento como homosexual", afirma Blanco. Es decir, en muchos grupos de amigos varones no existen problemas en que alguno de ellos sea gay, pero aún les cuesta asumir que una atracción puntual sea eso, algo puramente circunstancial.

Que usan productos cosméticos

Un día en la ducha se preguntaron cómo les quedaría el pelo con ese suavizante de la hermana. Y empezaron a probar, medio en broma, medio a escondidas, esa crema de la novia que huele tan bien y que, además, deja la piel suave. Y quizás, se lo dijeron a ella cuando notaron que el producto se gastaba demasiado rápido como para que sólo lo estuviese usando una persona. Pero de ahí a reconocerlo mientras están en el bar con los amigos hay todavía un camino. Porque en el imaginario colectivo, las cremas aún son cosas de mujeres. "Hay un anuncio de crema para hombres en el que aparecen varios jugadores de fútbol haciendo cosas que se supone que son masculinas, con autos, motosierras, etc. Y al final vienen a decir que usan crema, pero que quede claro que siguen siendo muy hombres", ilustra Llama.

Que le dijeron a otro hombre: "Te quiero"

"Hay hombres que te cuentan que murió su padre y nunca le dijeron que lo querían", se sorprende Téllez. Y continúa: "O que nunca han hablado con sus hermanos o sus amigos de toda la vida de algo íntimo". Se puede entender como una muestra de debilidad o de dependencia emocional y eso, de nuevo, es algo que social e históricamente se ha entendido como femenino. Es normal que una mujer le diga a otra que la extraña o simplemente que la abrace o la bese, pero no es así en el caso de los varones. "De hecho cuando un hombre tiene cierto aprecio a un amigo, cuando lo expresa, hasta puede emocionarse más porque es una sensación extraña, es raro expresarlo", apunta el psicólogo David Blanco.

Que tienen miedo

"Hay estudios que demuestran que los hombres sentimos con la misma intensidad que las mujeres, lo que pasa es que lo expresamos de manera distinta. Reconocer que nosotros podemos sentir determinadas emociones que sólo se permiten socialmente a las mujeres es admitir automáticamente que somos más femeninos y eso, según los roles establecidos, no es bueno", explica Blanco. Todos los expertos coinciden en una cosa: el único sentimiento que está completamente aceptado socialmente que puede mostrar un hombre es la ira. Ahí, dicen, es cuando "se es más hombre".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.