srcset

Antes y Después

Antes y después. Mirá cómo una casa de los 60 ganó luz integrando ambientes

Viviana Alvarez
Cristina Solanet
(0)
14 de junio de 2019  

Después de una reforma profunda para lograr espacios abiertos, luminosos e integrados, una casa de los años 60 se convirtió en el esperado hogar de una familia que se apropió de cada ambiente con símbolos que los representa

Si de antes y después se trata, el impacto arranca con el cambio radical de la fachada, ahora revestida con tubos de hierro blanco: le dan identidad a la casa y es uno de los aspectos centrales de la reforma a cargo del arquitecto Joaquín Adot. Eso y colocar un nuevo ventanal de 1,80m a mayor altura que el original le asegura más luz e intimidad al living a la calle.

En la recepción, mesa heredada con una figura de Playmobil (Los Amigos de Lusi). Las macetas del patio son de Urban Pots.
En la recepción, mesa heredada con una figura de Playmobil (Los Amigos de Lusi). Las macetas del patio son de Urban Pots. Crédito: Daniel Karp

ANTES: El hall con piso granítico oscuro terminaba en una ventana chica y puertas de vidrio esmerilado. DESPUÉS: la recepción ganó luz con el piso cementicio color gris topo con acabado brillante (Durfloor) y el nuevo ventanal con puerta de vidrio laminado y sistema pivotante (Aberlux). Cuando hay invitados, se abre por completo para integrarla con el patio.

El locker (Cottolengo Don Orione) sirve como original recibidor y marca el espacio de recepción. Se pintó de amarillo como continuación de la entrada. Salamandra de Del Sur. El espacio debajo de la escalera se cerró para usarlo como espacio de guardado.
El locker (Cottolengo Don Orione) sirve como original recibidor y marca el espacio de recepción. Se pintó de amarillo como continuación de la entrada. Salamandra de Del Sur. El espacio debajo de la escalera se cerró para usarlo como espacio de guardado. Crédito: Daniel Karp

El living anuncia la lógica del resto de la casa: ambientes abiertos, integrados y luminosos adaptados a nuevos usos, pero conservando los detalles constructivos originales más nobles.

El tronco era de un árbol que estaba en la casa de la infancia del dueño. En el locker, pintura de águila (Luisa Freixas).
El tronco era de un árbol que estaba en la casa de la infancia del dueño. En el locker, pintura de águila (Luisa Freixas). Crédito: Daniel Karp

Al eliminar los cielos rasos, aparecieron la doble altura y la bovedilla que cautivaron a los dueños. El techo y varias de las paredes se dejaron con ladrillo a la vista pintadas de blanco.

ANTES: la mesada y la cocina estaban sobre la pared que daba al patio. DESPUÉS: se invirtió el orden para comunicar cocina y patio mediante la abertura de vidrio repartido. En una línea se dispusieron la isla, que se usa como comedor diario, y la mesa del comedor.

En el sector comedor, estantería con soportes de petiribí, estantes laqueados y fondo en azulejos 'Subway' (todo, Arq. Joaquín Adot).
En el sector comedor, estantería con soportes de petiribí, estantes laqueados y fondo en azulejos 'Subway' (todo, Arq. Joaquín Adot). Crédito: Daniel Karp

Llegar a esta casa llevó tiempo. Primero, porque los dueños anteriores querían estar seguros de que iba a quedar en buenas manos; después, por la reforma en sí. Pero la espera sin duda valió la pena
Paquet Viale, dueña de casa

Isla de mármol de Carrara (Mármoles De Stefano) acompañada por taburetes 'Taylor' (Estilo Rattan). Detrás, mueble enchapado en melamina 'Touch' y alacena en petiribí.
Isla de mármol de Carrara (Mármoles De Stefano) acompañada por taburetes 'Taylor' (Estilo Rattan). Detrás, mueble enchapado en melamina 'Touch' y alacena en petiribí. Crédito: Daniel Karp

Las sillas fueron un regalo de casamiento. Como la mesa, que conservó la estructura de madera reciclada por los dueños y nueva tapa de mármol 'Tundra' (Mármoles De Stefano). En el fondo, pared de machimbre de pino y una bien disimulada puerta que lleva al toilette y a la suite principal.

El cuarto principal tiene apertura total hacia el patio interno.
El cuarto principal tiene apertura total hacia el patio interno. Crédito: Daniel Karp

La suite se ubicó detrás de la cocina. Está equipada con cama en madera con espacio de guardado (Arq. Joaquín Adot) y maceta con pie (Urban Pots). En el baño, mueble antiguo (Cottolengo Don Orione) como vanitory. La pared se dejó con ladrillos a la vista y un marco de madera destaca el espejo. El área de la ducha revestida hasta media altura en azulejos 'Subway' negros tiene puerta de vidrio repartido.

Plano detallado

Al entrepiso

La madera clara y los muebles blancos de la cocina mantienen continuidad con la escalera del entrepiso.
La madera clara y los muebles blancos de la cocina mantienen continuidad con la escalera del entrepiso. Crédito: Daniel Karp

El entrepiso que balconea sobre el living es otro de los lugares de encuentro destinado a desplegar las actividades lúdicas y placenteras para la familia: lectura, música, cine, juegos
Arq. Joaquín Adot

El área tiene visuales hacia la calle y el patio interno. Las maderas claras, la textura de ladrillo visto de las bovedillas y las paredes bien lisas de yeso le dan la atmósfera de una cabaña nórdica.
El área tiene visuales hacia la calle y el patio interno. Las maderas claras, la textura de ladrillo visto de las bovedillas y las paredes bien lisas de yeso le dan la atmósfera de una cabaña nórdica. Crédito: Daniel Karp

Planta alta con cuartos infantiles y terraza

La entrada a este cuarto infantil se va a cerrar con una puerta galponera sobre rieles.
La entrada a este cuarto infantil se va a cerrar con una puerta galponera sobre rieles. Crédito: Daniel Karp

Desde el entrepiso, a través de una escalera, se accede a la planta alta, donde están la terraza, los cuartos de los chicos y un baño. Acá se quitaron varias capas de cielo raso hasta llegar al techo de ladrillo visto y de madera que se pintó de blanco.

En el dormitorio de las chicas, el placard se pintó en degradé rosa.
En el dormitorio de las chicas, el placard se pintó en degradé rosa. Crédito: Daniel Karp

Para darle escala y contención a un ambiente tan alto, se revistio con yeso la pared del cuarto del hijo varón hasta la altura del dintel, que después continúa en ladrillo pintado de blanco.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.