srcset

Chile

Arica, la ciudad más al norte de Chile y sus cinco imperdibles

Cintia Colangelo
(0)
22 de marzo de 2019  • 14:19

En el extremo norte de Chile, entre la cordillera y el Pacífico, esta ciudad multicultural se encuentra a sólo 18 kilómetros de Perú. Además, funciona como puerto libre de Bolivia.

Acá, cinco propuestas para descubrirla:

Una mujer se refugia del sol por las calles de Arica y sonríe para la cámara.
Una mujer se refugia del sol por las calles de Arica y sonríe para la cámara. Crédito: Mariana Eliano

1) Catedral de San Marcos

La huella de Eiffel

Es una de las postales ariqueñas, con su inconfundible estructura de hierro. Fue encargada a los talleres de Gustave Eiffel -el mismo que construyó la torre parisina- en 1871, por iniciativa del presidente peruano José Balta. De movida, su destino iba a ser el balneario peruano de Ancón, pero fue instalada en Arica porque el terremoto de 1868 había destruido la antigua basílica (1640), es decir, la Iglesia Matriz de Farfallares.

En 1875, la estructura metálica llegó desde Francia y se terminó de armar un año después sobre los restos del templo original.

Un emblema de Arica por haber sido encargada al equipo de Gustave Eiffel y por su característica arquitectura de hierro.
Un emblema de Arica por haber sido encargada al equipo de Gustave Eiffel y por su característica arquitectura de hierro. Crédito: Mariana Eliano

De estilo neogótico, la catedral tiene tres naves, fachada asimétrica y una torre de base octogonal. Es Monumento Nacional desde 1984. Se levanta frente a la plaza, el morro de Arica, el puerto y el mar, y es punto de reunión para todo tipo de eventos de la ciudad. En el interior se destaca una campana metálica de una tonelada, que estuvo enterrada por 50 años; descubierta de casualidad en el patio de una casa, luego fue casi vendida con destino a Liverpool, pero alguien la rescató del intento de fraude.

El edificio vecino es el de la antigua Aduana, de estilo neoclásico, que también lleva el sello Eiffel. Ambos son ejemplos notables de esa arquitectura del siglo XIX desarrollada por el prestigioso Gustave Eiffel.

2) El puerto

La economía del mar

La lonja de pescadores artesanales se extiende junto al puerto, un colorido hervidero de camiones bolivianos, buques, containers, grúas. Enfrente, hay un mercado con varios puestos de pescado fresco donde cantan la mercancía: congrios portentosos, el angelical dorado, bonitos de carnes prietas y relucientes, el anaranjado furioso de los piures (extrañas criaturas del fondo marino) y donde abunda una oferta de empanadas fritas de jaiba y camarones, y de ceviches de reineta o de mariscos (chorito, loco, piure) con abundante jugo de limón, listos para comer. Este mercado funciona todos los días de 8.30 a 16, hasta que se termina la mercadería.

En el puerto se pueden ver camiones bolivianos, buques, containers, grúas y enfrente, hay un mercado con varios puestos de pescado fresco.
En el puerto se pueden ver camiones bolivianos, buques, containers, grúas y enfrente, hay un mercado con varios puestos de pescado fresco. Crédito: Mariana Eliano

En los muelles, lobos marinos y pelícanos se amontonan a la espera de las sobras. Nada ni nadie es ajeno a esta dinámica portuaria. Algunas lanchas proponen paseos por la costa, con vistas de la bahía y las principales playas donde, además de arena ancha, las olas inspiran la práctica del surf. Estas embarcaciones, disponibles todo el día, parten del muelle pesquero y el recorrido dura menos de una hora.

3) RaYú

El amor y la cocina

Raúl Muena y Yuvitza Aldunate son socios en la vida y los negocios. Mientras "pololeaban" iban seguido a un restaurante en Tacna, ciudad peruana del sur a 100 km de distancia. Tanto les gustaba que decidieron replicar el menú e importar a su chef, y así fue cómo, en 2010, montaron en Arica su propio espacio de cocina y lo llamaron RaYú, sigla compuesta por el principio de sus nombres. El lugar elegido fue una casa con amplia terraza y piscina, frente a la concurrida playa Chinchorro.

Yuvitza es una auténtica RRPP; encantadora, sociable y con experiencia en gastronomía, y Raúl monitorea el negocio, que ya tiene una sucursal en Iquique.

Festival de causas peruanas en RaYú.
Festival de causas peruanas en RaYú. Crédito: Mariana Eliano

El lomo saltado, el ceviche (fresco o a las brasas), el festival de causas y el pulpo al olivo son los recomendados dentro de las especialidades peruanas, pero también hay platos de inspiración chilena, como el pastel de choclo y otros en base a mariscos y pescados de la zona. Las porciones son muy generosas.

En 2016 sumaron el Lounge by RaYú, un bar al aire libre con DJ que funciona al lado del restaurante y es "el" point nocturno para los ariqueños.

4) Cuevas de Anzota

La escapada

A doce kilómetros de la ciudad, se trata de unas imponentes formaciones rocosas frente al mar. Sus cavernas, erosionadas por el viento y el agua, fueron refugio de la cultura Chinchorro hace siete mil años, hoy una cantera de importantes restos arqueológicos.

Además de su valor histórico, Anzota es un escenario natural de gran belleza, con acantilados cubiertos de guano, deposición de las aves marinas que habitan en sus rocas, además del murciélago piuchén; el guano, valioso fertilizante natural, provocó una guerra (1879-1883) por el control de valioso recurso natural entre Chile, Bolivia y Perú.

Las Cuevas de Anzota son imponentes formaciones rocosas frente al mar a 12 km de Arica.
Las Cuevas de Anzota son imponentes formaciones rocosas frente al mar a 12 km de Arica. Crédito: Mariana Eliano

En el área no faltan reptiles, lobos marinos y una nutria marina llamada chungungo, en peligro de extinción.

El paseo costero se inauguró en 2016 y es de acceso gratuito. Para recorrerlo, es obligatorio el uso de casco, que proveen en la entrada.

5) Apacheta

Un hotel sobre pilotes

Cuando sube la marea, el Apacheta queda rodeado de agua, como un barco en dique seco. Su diseño de madera, inspirado en contenedores con amplios ventanales -concebido por Santiago Truffa-, es amigable con el entorno de la Playa Feliz. Se levanta de espaldas a la ladera de un cerro donde se practica parapente y frente a El Buey, una de las principales olas para los amantes del surf.

El hotel Apacheta está de espaldas a la ladera de un cerro donde se practica parapente y frente a una de las mejores olas para los surfistas.
El hotel Apacheta está de espaldas a la ladera de un cerro donde se practica parapente y frente a una de las mejores olas para los surfistas. Crédito: Mariana Eliano

Las 18 habitaciones (desde u$s 110 la doble, con desayuno) tienen balcones con vista al mar y el sonido del oleaje es una constante, junto con el canto de las aves marinas que pueblan el roquerío. No hay televisión ni aire acondicionado, como medidas para ahorrar energía. La brisa marina alcanza para refrescar y generar un microclima en sintonía con la naturaleza.

Hay una amplia terraza para desayunar (sirven jugos caseros, frutas tropicales, yogurt, granola, huevos y panes artesanales) y acompañar la puesta del sol con una picada, siempre de cara al mar. El restaurante, que funciona solo de noche, propone una carta de especialidades peruanas. Entre los huéspedes hay muchos europeos, surfers y chilenos que se inclinan por una estadía sustentable, en conexión con el medio ambiente.

Si pensás viajar...

CÓMO MOVERSE

Taxi Andrea. T: (0056-67) 88-8911/ (0056-85) 55-7270. Andrea Núñez ofrece traslados privados desde el aeropuerto, dentro de la ciudad y tours a Tacna.

PASEOS Y EXCURSIONES

Todo Arica Tours. Módulo de información turística, 21 de Mayo frente a estación Arica- La Paz. Reúne a varios prestadores locales de excursiones: parapente (50.000 CLP), kayak en Cuevas de Anzota (20.000 CLP), trekking por Valle de Azapa, tours arqueológicos (18.000 CLP), y paseos de medio día y hasta dos días por Laguna Roja, Salar de Surire y Lago Chungará.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.