Arte. Las obras de Florencia Marrapodi, "Podri": del tatuaje al óleo

Fuente: Archivo
Cecilia Martínez
(0)
8 de septiembre de 2020  

Del diseño al tatuaje y del dibujo sobre la piel al óleo. Florencia Marrapodi -descendiente lejana del mítico arquero de Ferro Roque Marrapodi- se hizo conocida bajo el apodo de "Podri", y es una artista multidisciplinaria que se ha ganado un espacio como retratista de animales y que despunta con sus creaciones en el arte pictórico.

Mascotas, perros y gatitos de carne y hueso se vuelven tinta, pintura y cerámica en recreaciones entrañables y de edulcorada ironía en los trabajos de esta pintora que es, además, diseñadora y tatuadora. Amante de la naturaleza y de los animales, la autora da a estos seres el lugar que ocupan en el hogar, los hace partícipes en la ronda del mate, los replica sonrientes abrazados a la pata de una mesa, despatarrados sobre la alfombra o buscando el mimo de sus amos. Además, disfruta cuando le cuentan las historias que comparten con ellos sus dueños.

Sobre la inspiración a la hora de crear, la artista de 35 años cuenta: "Lo que hago tiene que ver con cosas que me atraviesan, con cómo me siento. Si tengo el corazón roto o no, si estoy contenta o no; y casi todo tiene que ver con los animales, porque los amo, a los gatos en particular. Siento fascinación por ellos".

Fuente: Archivo

Por esa devoción cree que muchos la han elegido y la eligen para tatuarse a sus mascotas. El sueño de Podri, que también adora las plantas, es vivir en la montaña. "Creo que eso se refleja en lo que hago", señala la creadora de unas composiciones desbordantes de color, frescura y, como ella dice, poseedoras de una simpleza que es, a la vez, su potente atractivo.

Un viaje a Europa, hace unos años, fue el disparador para cumplir con un mandato postergado: el propio, el de la pintura. Estudió Diseño Gráfico, y como dibuja desde siempre, la brújula apuntaba a Bellas Artes. Se vinculó a la ilustración, por ejemplo, trabajando en la industria de los videojuegos, pero a sus 30 un amigo le propuso empezar a tatuar. Así, la artista, que ya lucía ella misma numerosos tatoos, cambió la computadora por el lienzo humano.

Sus diseños comenzaron a ganar adeptos hasta convertirse en un sello propio requerido. "Tuve suerte en eso: como que la gente reaceptó lo que hago y me piden diseños directamente míos", explica. Sin embargo, el trabajo llevado a otros cuerpos, a través de lo que cada persona desea tatuarse, no le aporta la suficiente libertad creativa que sí encuentra en la pintura. "Con el tatuaje siempre hay limitaciones porque, obviamente, se lo estás haciendo a alguien y es para siempre y esa persona va a opinar. La tela es otra cosa", explica.

Sobre las diferencias de trabajar entre uno y otro soporte, el canva o el cuerpo humano, agrega: "La experiencia es supervariable porque las pieles y los cuerpos son distintos, además de los cuidados de seguridad y salud que hay que tomar. Tiene una carga grande y es otra presión, si bien también es increíble que alguien quiera llevar un dibujo tuyo para siempre. Cualquier persona puede colgar un cuadro en su pared, pero no cualquiera se la va a jugar por tener un dibujo tuyo tatuado", opina.

Fuente: Archivo

Tras maravillarse con el legado de Picasso, Goya o Velázquez en los museos españoles, con clásicos como el Guernica o Las meninas frente a sus ojos, volvieron las certezas sobre el deseo de pintar, de dedicarse específicamente a ello, motivada también por uno de sus profesores. Con esta decisión, aunque conservando su impronta estilística, Podri se entregó al pincel.

En sus cuadros, que forman parte de una nueva exposición en la Galería Mar Dulce, sorprenden evocadoras formas y universos que remiten a otros pintores de su devoción, como Fernando Botero o Tarsila do Amaral. Esas fuentes la motivan a jugar con formas, colores, cuerpos y geometrías, presentes en las series de la muestra, en las que se ven conexiones entre la mujer -gigante- y el bosque y la naturaleza.

Cuando a la creadora le queda tiempo, también pinta sobre prendas textiles, canta y toca la guitarra o se calza los patines y graba una coreo sobre ruedas indoors para celebrar, con los Traveling Wilburys de fondo, que logró resolver alguna pintura.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.