Boda medieval. El álbum del casamiento de una panelista de Incorrectas

Instalada en Buenos Aires desde hace un año, fue panelista en el programa Modo noche y ahora se luce en Incorrectas. Su marido es argentino: Eduardo Rivara -empresario tecnológico- es fanático del Medioevo y eligieron casarse en Covarrubias, donde nacieron los padres de Sheila
Instalada en Buenos Aires desde hace un año, fue panelista en el programa Modo noche y ahora se luce en Incorrectas. Su marido es argentino: Eduardo Rivara -empresario tecnológico- es fanático del Medioevo y eligieron casarse en Covarrubias, donde nacieron los padres de Sheila Fuente: HOLA
Jacqueline Isola
(0)
17 de marzo de 2020  

Si alguna vez nos casamos, lo tenemos que hacer acá, en Covarrubias", le dijo hace cinco años el argentino Eduardo Rivara a la española Sheila González (36) -actriz, periodista y panelista- tras conocer el pueblo medieval donde nacieron sus suegros, Jesús y Ángeles. Fanático de los caballeros templarios, Eduardo quedó hipnotizado por la magia de Covarrubias, en la provincia española de Burgos. "Es un lugar lleno de calles adoquinadas, tabernas., todo el entorno te hace sentir como si el tiempo se hubiera detenido. Hay un torreón, donde todos los años se celebra una tradicional fiesta medieval el 13 de julio", cuenta entusiasmada Sheila. "En realidad, lo que empezó como una idea divertida terminó convirtiéndose en algo real y auténtico. Cuando buscamos quién nos iba a casar, dimos con un caballero templario de Galicia, don Pedro Huerga, que nos dijo que para casarnos primero nos tenía que nombrar caballeros templarios medievales. Y Eduardo se volvió loco con la idea. Así que lo hicimos por el rito medieval de los caballeros de la Orden de la Rosacruz de Alejandría", relata la madrileña, que desde hace ya unos años vive por estas latitudes.

Estuvo en Argentina, después se fue un tiempo a Chile y ahora, casada, se instaló en Buenos Aires. Los trajes medievales de los cien invitados también fueron grandes protagonistas. "Edu se compró todo su atuendo en una tienda en Escocia. Llevó una cota de malla de Galicia, una espada tizona del Cid Campeador, de Toledo, y una capa negra. Era julio, pleno verano, imagínate el calor y lo pesado de su vestimenta. pero había que hacerlo así. Yo le dije: 'Todo bien con lo medieval, pero me quiero vestir de novia'. Así que fui a Nueva York y me compré el vestido en Pronovias. Mis guiños de época fueron la capa de siete metros, una corona que me regaló mi madre y una larga trenza", concluye.

Con el caballero don Pedro Huerga como maestro de ceremonias, Sheila y Eduardo dieron el sí. El casamiento, que contó con el aval de la Orden de la Rosacruz de Alejandría, fue el pasado 13 de julio en el pueblo de Covarrubias.
Con el caballero don Pedro Huerga como maestro de ceremonias, Sheila y Eduardo dieron el sí. El casamiento, que contó con el aval de la Orden de la Rosacruz de Alejandría, fue el pasado 13 de julio en el pueblo de Covarrubias. Fuente: HOLA

El fin de la ceremonia estuvo marcado por el saludo de espadas y una lluvia de pétalos en forma de corazón.
El fin de la ceremonia estuvo marcado por el saludo de espadas y una lluvia de pétalos en forma de corazón. Fuente: HOLA

Durante la ceremonia, los novios fueron nombrados caballeros templarios de la Orden de la Rosacruz de Alejandría.
Durante la ceremonia, los novios fueron nombrados caballeros templarios de la Orden de la Rosacruz de Alejandría. Fuente: HOLA

Un banquete medieval, con cordero asado, dulces y quesos dispuestos en una mesa en forma de "U".
Un banquete medieval, con cordero asado, dulces y quesos dispuestos en una mesa en forma de "U". Fuente: HOLA

El menú de la boda. "Si bien todos estaban habilitados a comer con la mano, tal como se estilaba en aquella época, muy pocos se animaron. Mi marido fue uno de ellos", confiesa Sheila.
El menú de la boda. "Si bien todos estaban habilitados a comer con la mano, tal como se estilaba en aquella época, muy pocos se animaron. Mi marido fue uno de ellos", confiesa Sheila. Fuente: HOLA

El tradicional vals junto a su padre, Jesús, vestido para la ocasión.
El tradicional vals junto a su padre, Jesús, vestido para la ocasión. Fuente: HOLA

Las damas de honor, con atuendos de guerreras.
Las damas de honor, con atuendos de guerreras. Fuente: HOLA

El traje blanco de la novia, con escote en V, tuvo el sello de Pronovias. Tambien lució una trenza y una corona. Eduardo compró su atuendo en Escocia: cota de malla de Galicia, espada tizona del Cid Campeador, de Toledo, y una capa negracon capucha.
El traje blanco de la novia, con escote en V, tuvo el sello de Pronovias. Tambien lució una trenza y una corona. Eduardo compró su atuendo en Escocia: cota de malla de Galicia, espada tizona del Cid Campeador, de Toledo, y una capa negracon capucha. Fuente: HOLA

Sheila le agregó una cola de siete metros de largo a su vestido nupcial.
Sheila le agregó una cola de siete metros de largo a su vestido nupcial. Fuente: HOLA

Tras convertirse en Caballeros Templarios, los flamantes novios asumieron el compromiso de recorrer este año el tradicional Camino Santiago de Compostela. "Como caballero y caballera prometimos hacer el viaje. De hecho, tenemos que presentar certificado", nos cuenta la española.
Tras convertirse en Caballeros Templarios, los flamantes novios asumieron el compromiso de recorrer este año el tradicional Camino Santiago de Compostela. "Como caballero y caballera prometimos hacer el viaje. De hecho, tenemos que presentar certificado", nos cuenta la española. Fuente: HOLA

Don Pedro Huerga junto a Eduardo Rivara, un verdadero fanático de la cultura medieval. "Cuando lo conocí y me contó su pasión por todo esto, me dije: Tengo que llevarlo al pueblo donde nacieron mis padres. Cuando lo vea, se va a enamorar de mí", cuenta entre risas González.
Don Pedro Huerga junto a Eduardo Rivara, un verdadero fanático de la cultura medieval. "Cuando lo conocí y me contó su pasión por todo esto, me dije: Tengo que llevarlo al pueblo donde nacieron mis padres. Cuando lo vea, se va a enamorar de mí", cuenta entre risas González. Fuente: HOLA

A pesar de las altas temperaturas del calor europeo, los invitados vistieron sus pesados uniformes hasta el final de la jornada.
A pesar de las altas temperaturas del calor europeo, los invitados vistieron sus pesados uniformes hasta el final de la jornada. Fuente: HOLA

Uno de los invitados argentinos fue vestido de bufón. "Y cumplió perfectamente su rol porque durante el banquete nos hizo reír bastante", dice la periodista.
Uno de los invitados argentinos fue vestido de bufón. "Y cumplió perfectamente su rol porque durante el banquete nos hizo reír bastante", dice la periodista. Fuente: HOLA

El Caballero don Pedro Huerga junto a su Dama Templaria minutos antes de la ceremonia.
El Caballero don Pedro Huerga junto a su Dama Templaria minutos antes de la ceremonia. Fuente: HOLA

El fotógrafo de la boda también asistió al enlace siguiendo el dress code del evento. La escritora y socióloga argentina, Susana Salquin dijo presente.
El fotógrafo de la boda también asistió al enlace siguiendo el dress code del evento. La escritora y socióloga argentina, Susana Salquin dijo presente. Fuente: HOLA

Los amigos y "caballeros" saludaron con sus espadas a los recién casados.
Los amigos y "caballeros" saludaron con sus espadas a los recién casados. Fuente: HOLA

Una exclusiva lista de cien invitados vistió la boda celebrada en el pintoresco pueblo medieval de Covarrubias.
Una exclusiva lista de cien invitados vistió la boda celebrada en el pintoresco pueblo medieval de Covarrubias. Fuente: HOLA

Los invitados no dudaron en sumarse a la fiesta medieval.
Los invitados no dudaron en sumarse a la fiesta medieval. Fuente: HOLA

Los invitados a la boda.
Los invitados a la boda. Fuente: HOLA

Sheila, durante su última visita a Incorrectas, el programa de Moria Casán.
Sheila, durante su última visita a Incorrectas, el programa de Moria Casán. Fuente: HOLA

La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana
La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.