CHE, el burgués ahogado