Claudio Caniggia. Todas las fotos del compromiso Maya con Sofía Bonelli en Tulum

El domingo 3, la chamana María del Carmen bendijo su unión. Los novios, junto a sus invitados, tocaron instrumentos de percusión.
El domingo 3, la chamana María del Carmen bendijo su unión. Los novios, junto a sus invitados, tocaron instrumentos de percusión. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle
Jorge Martínez Carricart
(0)
4 de noviembre de 2019  • 19:18

Finalmente, Claudio Paul Caniggia (52) y Sofía Bonelli (26) sellaron su amor en Tulum, frente al Atlántico. Tal como lo anticiparon en ¡Hola! Argentina, se comprometieron con una ceremonia maya, un ritual ancestral que se practicaba en la época precolombina entre los jóvenes para bendecir su unión. Fue el domingo 3, después de las 17:30, acompañando el atardecer, un momento que muchos locales aún consideran sagrado.

La ceremonia estuvo a cargo de la chamana María del Carmen y duró 45 minutos. Los novios llegaron juntos -y descalzos- a la terraza del hotel Azulik, donde los esperaban sus testigos e invitados. Entre ellos, algunos famosos, como Nahuel Mutti y Cata Spinetta. El lugar estaba decorado con velas, alfombras, almohadones, y un corazón hecho con pétalos de rosas. Sofía usó un vestido de Nicholas K, diseñador de Nueva York, de encaje y corte sirena, con escote en V profundo. Muy en sintonía con el lugar, el traje de la novia lleva etiqueta de "sustentable", porque está hecho con elementos naturales y atravesó un proceso de color muy delicado que no contamina. Claudio Paul -que "armonizó" su previa al ritmo de Guns N' Roses- usó una camisa negra con flamencos rosas bordados y pantalón blanco.

Tras su paso por el Distrito Federal, Claudio y Sofía volaron a Tulum y se hospedaron en Azulik, un "slow hotel" totalmente ecológico, integrado con la jungla y el océano, inspirado en un templo maya
Tras su paso por el Distrito Federal, Claudio y Sofía volaron a Tulum y se hospedaron en Azulik, un "slow hotel" totalmente ecológico, integrado con la jungla y el océano, inspirado en un templo maya Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

El ritual empezó con la "limpieza" de los novios con humo negro de copal (una resina vegetal que los mayas solían utilizar como remedio medicinal o como ofrenda para los dioses). El propósito de la celebración, además de bendecir la unión, es espantar las malas intenciones, la envidia, el despecho y todo tipo de malas energías. "Esa fue una de las causas por las que decidimos comprometernos con este ritual maya. Quisimos bendecir y proteger nuestra pareja", aclara Sofía. Y, sin nombrarlo, se refiere a todos los comentarios que despertó su noviazgo con Caniggia (y a todo lo que se dirá una vez que se conozcan las fotos que acompañan este reportaje). Después de recibir el humo sagrado, sentados sobre almohadones, tomados de la mano, los novios comieron cacao y bebieron mezcal. En esta parte del ritual demuestran su intención de compartirlo todo y brindarse al otro.

En una ceremonia ancestral celebrada por una chamana, los novios comieron cacao, bebieron mezcal y fueron "limpiados" por el humo negro del copal
En una ceremonia ancestral celebrada por una chamana, los novios comieron cacao, bebieron mezcal y fueron "limpiados" por el humo negro del copal Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Acto seguido, los invitados tomaron algunos instrumentos de percusión (maracas, palos de agua, tambores) y empezaron a hacerlos sonar, mientras intentaban seguir el ritmo que marcaba María del Carmen. En el cierre, con la puesta del sol como telón final, los novios bajaron a la playa para dejar sus ofrendas en el mar.

Estaba previsto que los novios intercambiasen alianzas frente a la chamana. Claudio Paul las compró apenas llegó a Tulum. Sin embargo, nadie se explica cómo se perdieron durante los preparativos. Los novios dieron vuelta su habitación pero no las encontraron. Las alianzas aparecieron, misteriosamente, donde ya las habían buscado, en la mañana siguiente. Uno de los mayas que participó en la celebración de su compromiso les dijo que esas cosas suelen suceder en Azulik, que está lleno de duendes que se divierten escondiendo cosas. Hoy, Claudio lleva su alianza. Sofía no la tiene puesta, dice que la incomodan los anillos.

La noche del domingo 3, inolvidable para Claudio Paul Caniggia y Sofía Bonelli, terminó con un banquete en el restaurante japonés que hay dentro de Azulik. Los novios y sus invitados comieron pulpo, sashimi y rolls de sushi (picantes en su mayoría). Después pasaron a un sector más privado del hotel, donde bailaron al ritmo de un DJ hasta el amanecer.

El inicio de la ceremonia, cuando los novios son "limpiados" por el humo negro de una resina vegetal llamada copal.
El inicio de la ceremonia, cuando los novios son "limpiados" por el humo negro de una resina vegetal llamada copal. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Elegimos comprometernos con este ritual maya porque queríamos bendecir y proteger nuestra pareja
Sofía Bonelli

Detrás de Claudio se ve el corazón hecho con velas y pétalos de rosas, además de los almohadones que definen los lugares que ocuparán luego los invitados
Detrás de Claudio se ve el corazón hecho con velas y pétalos de rosas, además de los almohadones que definen los lugares que ocuparán luego los invitados Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Todos, con instrumentos de percusión, siguieron el ritmo que marcó la chamana.
Todos, con instrumentos de percusión, siguieron el ritmo que marcó la chamana. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Una postal del altar donde María del Carmen desplegó sus instrumentos musicales y algunas de sus herramientas sagradas que usó en el ritual
Una postal del altar donde María del Carmen desplegó sus instrumentos musicales y algunas de sus herramientas sagradas que usó en el ritual Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Claudio y Sofía, en medio de la ceremonia, posaron para el fotógrafo. A sus pies, el ramo y la corona de flores que luego usó la novia.
Claudio y Sofía, en medio de la ceremonia, posaron para el fotógrafo. A sus pies, el ramo y la corona de flores que luego usó la novia. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Tras la ceremonia, acompañando la caída del sol, los novios bajaron a la playa y arrojaron sus ofrendas (flores y pétalos de rosa) al mar.
Tras la ceremonia, acompañando la caída del sol, los novios bajaron a la playa y arrojaron sus ofrendas (flores y pétalos de rosa) al mar. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Después, en ronda, meditaron con sus invitados. Todo fue organizado por el PR Gaby Álvarez y su mujer, Lucrecia
Después, en ronda, meditaron con sus invitados. Todo fue organizado por el PR Gaby Álvarez y su mujer, Lucrecia Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Claudio y Sofía agasajaron a sus invitados con una comida en el restaurante japonés de Azulik. Claudio sumó a su outfit sombrero de vaquero y alpargatas blancas.
Claudio y Sofía agasajaron a sus invitados con una comida en el restaurante japonés de Azulik. Claudio sumó a su outfit sombrero de vaquero y alpargatas blancas. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Junto a sus invitados famosos, Nahuel Mutti y Aíto de la Rúa.
Junto a sus invitados famosos, Nahuel Mutti y Aíto de la Rúa. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

Claudio y Sofía empezaron su noviazgo en febrero. "Pero es todo tan intenso que siento que estamos juntos hace catorce años", dice ella.
Claudio y Sofía empezaron su noviazgo en febrero. "Pero es todo tan intenso que siento que estamos juntos hace catorce años", dice ella. Fuente: HOLA - Crédito: Santiago Baravelle

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.