Cómo estas adultas mayores empezaron a alojar turistas en sus casas

Diana, en su casa de Salta.
Diana, en su casa de Salta.
Juliana Mendoza
(0)
22 de marzo de 2019  • 00:08

¿Pasar los últimos buenos años de la vejez delante del televisor? Eso pudo haber sido lo que algunos creían que era jubilación feliz, pero en este siglo, los adultos mayores se enfrentan a cada vez más y nuevos desafíos que corren los límites de lo que se esperaba de la vejez. Si bien la realidad económica empuja a muchos a seguir trabajando después del retiro laboral, también es cierto que muchos de estos "abuelos" y "abuelas" siguen buscando tareas y trabajos que los mantengan activos después de sus jubilaciones.

Diana Butler tiene 63 años y vive en Salta. Sus hijos, que hace rato dejaron el nido familiar, viven por toda la Argentina e hicieron de Diana la orgullosa abuela de nueve nietos. Su casa funciona como el punto de encuentro de toda su familia, pero la muerte de su esposo casi la deja sin esa casa enorme que albergaba los recuerdos de 37 años de casados. Ella tenía ganas de venderla, pero sus hijos se negaron. "¿Dónde vamos a parar 18 personas durante las fiestas, cómo te vamos a ir a visitar?", le dijeron.

Diana, en su casa de Salta.
Diana, en su casa de Salta.

Así fue que uno de los miembros de la familia le deslizó la idea de recibir turismo en su casa. Aunque al principio no se animaba a publicarlo, la idea le cerró por todos lados. "No podía mantener este elefante, para estar yo sola es muy grande. Era la única opción que se me ocurría por mi edad, aparte no me tomaría nadie por un trabajo", contó a LA NACIÓN Diana. En un par de semanas, Diana invirtió en poner a punto su hogar y empezó a recibir a amigos de amigos en su propia casa. La idea la entusiasmó tanto que llegó a una de las plataformas de moda para conectar hosts y guests: Airbnb.

Ya pasaron casi dos años de esa decisión y nunca miró para atrás: a pesar de que pensó que la muerte de su esposo la iba a imposibilitar para ponerse al hombro ciertas tareas del hogar, ella se siente más cómoda que nunca. "Ahora estoy totalmente superada, me manejo como pez en el agua, hago cosas que nunca pensé que haría", contó. Para Diana, que habla ligero y con pasión por su nueva vida, tomar este desafío implicó "volverse cibernética" y hasta dice que le parece más barato, ¡incluso ella gana plata!, que una terapia.

Diana, en su casa de Salta.
Diana, en su casa de Salta.

Es que las personas mayores no son las mismas que hace 40 años. Hoy muchos adultos y adultas que cruzan los 60 años pueden ser consideradas jóvenes y activas. La expectativa de vida cambió, tiene otros roles y otra intensidad. Así lo piensa Diego Bernardini, experto en tercera edad, sobre estas nuevas formas de ser "viejo".

"Actividades como éstas tienen varios impactos como el contacto social, la posibilidad de complementar un ingreso económico, sentirse útiles e inclusivos, además de pensar en un proyecto de vida nueva", dijo a LA NACION el experto. Si bien los años no vienen solos y los achaques de la edad imposibilita a muchos adultos a moverse de su casa, recibir turismo en la comodidad de sus hogares puede llegar a tener un impacto positivo en sus vidas. "Los adultos mayores es el grupo demográfico que más va a crecer, ahora deciden ser protagonistas de sus propias vidas y del cambio social".

Cristina, en su casa de microcentro.
Cristina, en su casa de microcentro.

A Cristina, de 67 años, también le surgió la idea de recibir turismo en su casa a partir de su separación. "La jubilación no me daba para vivir, me habían hablado de esta aplicación y así decidí publicar mi casa", contó a LA NACIÓN. Cristina nunca había alquilado, pero ahora asegura que fue toda una experiencia importantísima para su edad y hace casi tres años recibe turistas en su casa. Ella no sacó ni las fotos de la familia en su departamento de Microcentro y recibe, sobre todo, brasileños que vienen a trabajar. "Me junté con bastante gente, tengo invitaciones a todo el mundo y me quedaron muchas relaciones lindas de esta experiencia".

Cristina, en su casa de microcentro.
Cristina, en su casa de microcentro.

Según números de la plataforma, actualmente en Argentina hay cerca de 4.600 personas mayores de 60 años en todos los rincones del país que comparten su hogar a través de esta aplicación. En números concretos, en 2018 el anfitrión típico de Argentina obtuvo ingresos anuales por $59.000, pero en el caso de los mayores de 60 esta cifra estuvo cerca de los $78.000.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.