Convivir con tu ex: padres separados se juntan en la cuarentena

Muchos tomaron la decisión para no estar lejos de sus hijos y simplificar tareas; pros y contras de una elección arriesgada
Muchos tomaron la decisión para no estar lejos de sus hijos y simplificar tareas; pros y contras de una elección arriesgada Fuente: LA NACION
Marysol Antón
(0)
10 de abril de 2020  

"Somos socios de crianza, y apenas empezó el aislamiento vimos que no iba a ser posible el traslado de una casa a la otra de nuestros tres hijos, así que decidimos vivir los cinco en la misma casa", resume Claudia Guissi Ferreira, psicóloga y mamá de India (7), Chavela (5) y Caetano (2).

En esta cuarentena Claudia reparte su tiempo entre sus roles profesionales y familiares; lo mismo hace Pablo, su exmarido. "Tenemos un acuerdo muy amable de días y tareas. El sale las tardes y las noches a trabajar (tienen un restaurante familiar que está haciendo delivery) y yo les dedico tiempo a las sesiones online de mis pacientes y también atiendo por WhatsApp a personas que piden ayuda", cuenta. También acompaña a sus hijos durante las aulas virtuales y le destina una parte del día a la estimulación que requiere Chavela, pues tiene síndrome de Sotos.

Esta nueva realidad fue acomodando la rutina de todos, por eso Pablo duerme en la habitación que está dedicada a los ejercicios de estimulación de Chavela. Y para los chicos no es indiferente este orden. "India un día dijo: me gusta volver a compartir las tostadas en familia. Además, para Caetano es la primera convivencia, porque nos separamos cuando él tenía 6 meses. Está feliz", describe Claudia, que reconoce que sostendrán este esquema hasta que los niños vuelvan a la escuela.

Claro está que para que esto sea posible, "el vínculo sexo-afectivo ya está resuelto, no hay pendientes en ese tema", relata Adriana, que también volvió a convivir con su ex apenas vio que se venía el aislamiento. "Tenemos mellizas de 8 años y llevamos más de 6 separados. Cuando vimos cómo iba a ser esto no lo dudamos y nos vinimos a la casa de él. Fue lo mejor, porque, si no, las chicas iban a estar yendo y viniendo", cuenta, al mismo tiempo que reconoce que no siempre sus compañeros actuales les entienden la decisión.

"Las chicas están felices. Cada uno tiene su cuarto que comparte con una de las niñas y, a veces, hacemos pijamada y dormimos los cuatro en una habitación para divertirnos", relata Adriana, que también confiesa que aunque las tareas hogareñas están divididas, cada día recuerda esas "pequeñas cosas que nos hicieron separarnos".

Para el psicólogo y sexólogo Mauricio Strugo, la vuelta a la convivencia en pos del bienestar de los hijos es solo posible "si ambos tienen bien elaborada la separación. Si no quedan heridas, ni reclamos pendientes, y si las reglas de la convivencia están claras. Ambos deben saber que el objetivo es que los dos puedan compartir con sus hijos y acompañarlos en esta situación de angustia".

Es muy importante que antes de la mudanza temporal todo esté hablado. "Uno de los puntos a aclarar es la transitoriedad de la convivencia y los objetivos de la misma, para no despertar falsas expectativas en los más pequeños. También se tiene que pautar la distribución de tareas entre los adultos: debe primar la simetría de las partes. Ambos deben asumir las múltiples actividades del hogar y ocuparse de los niños para que sigan con sus actividades", explica Walter Ghedín, psiquiatra y sexólogo.

¿Y qué pasa si los adultos están en nuevas relaciones? "Los ex y las nuevas parejas deben estar al tanto de lo que sucede, para no provocar sismos que compliquen la convivencia. Se debe respetar el espacio y el tiempo que cada uno dispensa para hablar con el otro vía teléfono o Skype. La autonomía, con el respeto al otro conviviente, se debe mantener, guardando la intimidad para no generar malestar", suma Ghedín.

Así de claro tienen todo Jimena Cyrulnik y su ex, Lucas Kirby. Tanto, que se animan a jugar y bromear en redes sobre lo que debería y no pasar entre los que "vuelven a convivir", en cuarentena. "Estamos separados hace 9 meses y nos parecía malísimo que Lucas vea poco a los chicos o que estuvieran yendo de una casa a la otra. Tenemos una buena relación, trabajamos juntos en nuestra empresa de trajes de baño. Entonces, nos propusimos que él vuelva a vivir a la casa. Acá todo fluye: sale a hacer las compras él, las tareas la hacemos entre los dos", cuenta la empresaria de la moda. "Todos los días hablamos con los chicos y les contamos que esto es así ahora por el coronavirus, pero que cuando volvamos a la normalidad Lucas vuelve a su departamento. Esto hace que ellos estén muy bien, y con cero confusiones".

Distinto fue el proceso que encararon Mariela y su expareja. "Con Dante (3) vivimos en Boedo y su papá vive en Núñez. Cuando vimos que la cuarentena se extendía, nos planteamos que venga a vivir con nosotros. No nos gustaba que tuviera que ir y venir, o que lo pararan en un control con el nene en el auto; es un trayecto largo y eso era muy posible", detalla ella, que trabaja en el área de comunicación. "A Dante le está haciendo muy bien, él está en un momento ideal. Viene y nos abraza a los dos. Pero sabe que cuando esto se termine su papá vuelve a su casa y también podrá volver a visitar a su abuela", cuenta Mariela.

Silvia Ibarra, médica especialista en psiquiatría y directora médica de Espacio Plenus, pone la mirada sobre los más pequeños. "Ellos también se encuentran en circunstancias de adaptación. Con miedo y ansiedad, como consecuencia de no ver a sus amigos, a sus abuelos, volver a ver a sus padres juntos, adaptarse a nuevas maneras de estudiar", relata. Frente a este escenario no es raro que los niños "manifiesten sus vulnerabilidades. En general lo harán a través del comportamiento, tanto mostrando aburrimiento o mediante rabia e ira, que suelen estar dirigidas a sus padres", aclara.

"Solo al final de esta experiencia se podrá evaluar si fue positiva o negativa. Si nuestros hijos sienten que pudimos acompañarlos generosamente, para que ninguno de los dos se pierda de compartir con el otro, sin dudas será una vivencia para agradecer", resume Strugo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.