srcset

Cuartos de chicos

Cuartos de chicos. Buenas ideas para crear espacios de juego y descanso

(0)
25 de marzo de 2019  • 15:07

En el hueco que dejó un placard que ya no está, ubicaron una cama, con otras dos debajo que se ocultan durante el día. El fondo y las puertas se aprovecharon para hacer dibujos.

La cama apoya sobre la pared para aprovechar al máximo el espacio. En lugar de colocar muebles se generaron nichos para los libros, espacios de apoyo y el escritorio en hormigón.

Las paredes pintadas, intervenidas o decoradas con diseños de vinilo iluminan el ambiente y despiertan la imaginación de los chicos. En este caso, el diseño se complementó con elementos colgados, como las casitas, que son veladores.

La pared pizarrón le da un color inesperado a este playroom donde los chicos pueden pasar el día entero. El indispensable espacio de guardado está garantizado gracias a una refrescante versión del semanier con tirantes de colores, que se amiga con la policromía de los juguetes.

Los chicos crecen muy rápido. Por eso, una buena decisión es tomarse el tiempo para elegir muebles flexibles y atemporales que sirvan como base y se puedan adaptar a cambios de decoración. Aquí, los dueños de casa optaron por una cuna con espacio de cambiado que hace juego con la cómoda.

El dueño de este cuarto quiso que estuvieran presentes los cómics tanto en los almohadones como en la banqueta tapizada, que ablandan el marco rígido del papel a rayas hasta el techo de hormigón a la vista y la amplia placa con ruedas, que sirve de apoyo para a una cama que se eleva mullida.

Una sola pared pintada de color cambia el paisaje por completo. Un espacio ocioso como el que está debajo de la ventana ganó sentido con un mueble de guardado que además se convirtió en asiento y bow window.

El estampado de las cortinas romanas, que ocupan menos lugar que las tradicionales le dan más color al cuarto. No todo tiene que ser en clave infantil. Un detalle como la lámpara vintage, suma estilo.

Un singular empapelado marca el tono en el cuarto de una adolescente. La paleta conformada por verde acqua, celeste, blanco y las cortinas de terciopelo funcionan a la perfección con la madera.

Como los hermanos que comparten el cuarto querían dormir "cabeza con cabeza" decidieron poner las camas con respaldo acolchado en "L". Así ganaron más espacio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?