Desde Tinogasta: gusto propio y altura para crear una nueva ruta del vino en Catamarca