srcset

Lifestyle

Diseño de jardines. 15 preguntas a Carlos Thays, paisajista de largo linaje

(0)
8 de noviembre de 2020  • 00:00

Carlos Thays es ingeniero paisajista, una profesión que heredó de su padre y sus antepasados. Pero básicamente, una actividad que ejerce en él la fascinación de saber que un mismo lugar puede ser increíblemente bello o espantoso, y eso puede depender del ser humano. Dice también que la encontró en uno o varios lugares que le resultaron perfectos, o tal vez no fueran lugares, a lo mejor momentos o la luz a cierta hora.

De una larga progenie paisajística que en el país comenzó con su bisabuelo, el francés Charles Thays (1849-1934), Carlos Thays es dueño de un sello personal que describe como "alguna fantasía o idea medio lírica que siempre se cumple de manera diferente" a lo que pensó. Cuenta que suele imaginar muchos lugares, tantos que los convierte en otros, hasta que, finalmente, "el encanto viene siempre de otro lado que no imaginamos".

Carlos Thays pertenece a una larga dinastía de paisajistas. Su bisabuelo, el francés Charles Thays, fue el primero, autor del Jardín Botánico, del Parque Tres de Febrero (Bosques de Palermo) y la Plaza del Congreso, entre otros espacios públicos de Buenos Aires.
Carlos Thays pertenece a una larga dinastía de paisajistas. Su bisabuelo, el francés Charles Thays, fue el primero, autor del Jardín Botánico, del Parque Tres de Febrero (Bosques de Palermo) y la Plaza del Congreso, entre otros espacios públicos de Buenos Aires. Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot (Archivo).

-¿Tenés algún capricho?

-Una planta frutal, si es posible.

-¿Qué cosas te inspiran?

-Cualquier historia más o menos secreta.

-¿Qué jardín te impresionó?

-El de mi abuela, con un ciruelo en la vereda. El de un amigo en Palermo, con un jazmín paraguayo.

En las afueras de Colonia, Uruguay, Carlos Thays diseñó, junto con la paisajista Pamela Ortiz, un jardín de sombra que, en sus palabras, "es una recreación / ficción de El jardín de los senderos que se bifurcan", el cuento de Jorge Luis Borges.
En las afueras de Colonia, Uruguay, Carlos Thays diseñó, junto con la paisajista Pamela Ortiz, un jardín de sombra que, en sus palabras, "es una recreación / ficción de El jardín de los senderos que se bifurcan", el cuento de Jorge Luis Borges. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

-¿Hay una regla de oro en el diseño?

-Primero, silencio.

-¿Hay algo prohibido?

-Soretes de perro sin levantar. Hablar de los jardines en plural. "los jardines deberían ser así o asá", "deberían tener esto o aquello". Esto es prohibido para mí.

-¿Algo que nunca falla?

-La sombra.

-¿El error más común en los jardines?

-Querer que parezcan más grandes de lo que son.

-¿Hay un estilo argentino?

-No. Sí hay modos/ estilos regionales muy marcados.

-Nativas, ¿sí o no?

-Sí.

Espacio diseñado por Carlos Thays, donde una antigua construcción fue aprovechada para unirle una pérgola de madera. Debajo, la chimenea realizada en piedra laja y hierro con remaches, hace las veces también de parrilla.
Espacio diseñado por Carlos Thays, donde una antigua construcción fue aprovechada para unirle una pérgola de madera. Debajo, la chimenea realizada en piedra laja y hierro con remaches, hace las veces también de parrilla. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

-¿Qué se viene?

-Un jardín más introspectivo.

-¿Una buena combinación?

-Lantana camara más salvias azules.

-¿El cliente ideal?

-El que te hace pensar.

-¿Tu mejor trabajo?

-El que está por empezar.

-¿Tu forma predilecta?

-La más difícil: el círculo.

-¿Acumulás o tirás?

-Acumulo. Mejor dicho, guardo. Preferiría no hacerlo, pero la fidelidad de las cosas hacia mí me impide deshacerme de ellas.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.