srcset

Paisajismo

Diseño orgánico y moderno para un jardín con vista a los cerros salteños

(0)
22 de enero de 2020  • 00:00

El dueño de este jardín ubicado en el Barrio Club de Campo La Aguada, en San Lorenzo, Salta, necesitaba un diseño para la entrada principal y los accesos al jardín desde la casa, además de crear sectores planos de pasto, ya que no existían por los grandes desniveles. Como pedido especial: respetar los árboles del lugar, las vistas a los cerros y a la laguna.

La entrada principal de la casa tiene un fuerte desnivel, que se resolvió con una escalera bien amplia, descansos y muros de hormigón entablonado. En el centro se respetó una gran tipa.
La entrada principal de la casa tiene un fuerte desnivel, que se resolvió con una escalera bien amplia, descansos y muros de hormigón entablonado. En el centro se respetó una gran tipa. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Desde el principio, se decidió que la intervención debía acompañar y destacar un fuerte entorno, con una gran arboleda -con predominio de tipas ( Tipuana tipu), chal chales (Allophylus edulis) y guaranes ( Tecoma stans)- y las increíbles vistas.

La pileta, sobre un lateral del frente de la casa, ocupa un importante lugar en el diseño, aprovechando las magníficas vistas hacia los cerros.
La pileta, sobre un lateral del frente de la casa, ocupa un importante lugar en el diseño, aprovechando las magníficas vistas hacia los cerros. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

El diseño de la entrada principal fue un desafío, ya que tenía un gran desnivel. Se construyó una escalera con amplios descansos y muros de hormigón entablonado. La plantación fue abrazando tanto la escalera como los muros, para no perder esa "sensación verde" al entrar: Pittosporum tobira 'Nana', Minthostachys mollis, Agapanthus sp., Salvia 'Amistad', Dietes grandiflora y, como cubresuelos, Ophiopogon japonicus o Viola odorata.

Luego de relevar el terreno se desarrolló una propuesta con formas orgánicas, que unió la casa con el entorno a través de senderos, lomas y canteros.

La entrada se plantó con dietes, azareros enanos, agapantos, salvias azules y violas como cubresuelos. Estas formas se repiten y crean un ritmo que se funde con el paisaje.
La entrada se plantó con dietes, azareros enanos, agapantos, salvias azules y violas como cubresuelos. Estas formas se repiten y crean un ritmo que se funde con el paisaje. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Para el acceso desde la calle se tuvieron que diseñar lomas, que en parte fueron plantadas con Cortaderia hieronymi, Minthostachys mollis, helechos, o panes de pasto en algunos sectores. En general, es una plantación perenne, con especies autóctonas e introducidas. Es un jardín de bajo mantenimiento y que no pierde su estructura durante el invierno.

En el lateral y en el sector trasero -donde se encuentran el estacionamiento, superficies planas de pasto y un montecito que da resguardo a un fogón-, se basaron en líneas muy claras y de espacios generosos. En el sector trasero, las lomas se trabajaron con una gran masa de agapantos y pasto inglés formando curvas que continúan las líneas orgánicas de las lomas. Allí nacen grandes canteros de Salvia procurrens, que da continuidad al verde y, al estar plantada en masa, reduce el mantenimiento.

En el sector trasero se crearon terrazas, escaleras y senderos que recorren el montecito de chal chales, tipas e higueras autóctonas. Se diseñaron cortes "orgánicos" de las pendientes para destacar el entorno.
En el sector trasero se crearon terrazas, escaleras y senderos que recorren el montecito de chal chales, tipas e higueras autóctonas. Se diseñaron cortes "orgánicos" de las pendientes para destacar el entorno. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

En el montecito de chal chales, tipas y algunas higueras autóctonas se armaron senderos y se aprovecharon las hojas secas como cubresuelos. Los senderos que recorren parte del terreno fueron delimitados con bloques de cemento y los escalones que salvan los desniveles son de hormigón. El cerco que marca los límites del jardín es una gran franja de monte autóctono que se dejó y que sólo requiere una limpieza un par de veces al año.

Los desniveles y la presencia de árboles preexistentes le dan al parque un encanto especial.
Los desniveles y la presencia de árboles preexistentes le dan al parque un encanto especial. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

  • OBRA: Jardín particular.
  • PROYECTO DE ARQUITECTURA: Estudio Item, Arq. Mateo Lanusse.
  • PROYECTO DE PAISAJISMO: Martita P. Otero.
  • SUPERFICIE INTERVENIDA: 4.500 m2.
  • AÑO DE EJECUCIÓN: 2016.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.