srcset

Lifestyle

Ecuación turística. Pocas personas y mucho espacio, el futuro de los viajes post-pandemia

Walter Duer
(0)
11 de agosto de 2020  • 11:43

Las aglomeraciones en el Puente de los Suspiros de Venecia o las colas interminables para acceder a la Torre Eiffel de París se volvieron, pandemia mediante, en escenas menos deseables en el imaginario general de los viajeros. Surge, con el auge del distanciamiento social, un interés creciente por los espacios abiertos o las ciudades más pequeñas, con menos personas y, por ende, menos riesgos.

"A fines de 2019, pronosticamos el auge de los viajes a la segunda ciudad, lo que significa la exploración de lo que llamamos destinos emergentes, localidades menos conocidas pero que presentan buenas opciones de atracciones para armar un buen plan de viaje", cuenta Luiz Cegato, gerente de comunicación de Booking.com para América Latina. En esta categoría entran también destinos más abiertos y menos concurridos. "Era una tendencia que empezaba a verse antes de la pandemia y que se reforzará, seguramente, cuando volvamos a viajar", agrega.

Un estudio realizado por la compañía en mayo y junio de este año, en plena cuarentena, intentó determinar los "destinos deseados" de los argentinos en este período tan particular. "Además de los clásicos aparecen opciones más chicas que reflejan la predilección del argentino por alejarse un poco de los grandes centros turísticos, como Nono en Córdoba, Cachi en Salta o Trevelin en Chubut", señala Cegato. Además, se notó un incremento de la voluntad de viajar por el país respecto del año anterior: 45% versus 30%.

"Según una encuesta realizada por nuestro equipo, quienes opten por recorrer grandes ciudades o pueblos pequeños que no requieren de un hospedaje convencional para poder disfrutarlos preferirán los apartamentos", apunta Francisco Vigo, country manager de la agencia de viajes Almundo.

Crédito: Michelle Maria en Pixabay.

En el medio del campo

Una de las variables que se apreciarán más en los primeros tiempos de apertura será la distancia breve entre origen y destino. Gloria de Lafuente, representante de La Eloísa, estancia ubicada en General Las Heras, a una hora y media de la capital argentina, que ofrece canchas de polo y campos de golf entre otras atracciones, sostiene que van a "cambiar varios paradigmas a la hora de pensar en un viaje: la gente buscará tomar más contacto con la naturaleza y con espacios abiertos, por lo que el turismo rural y de cercanía estará entre los preferidos". La estancia tiene tres casas independientes con enormes distancias entre una y otra. "Al ser un espacio donde la naturaleza es el ambiente real, el distanciamiento será fácil de implementar, aceptado y vivido", agrega Lafuente.

"Esperamos recibir todo lo que es mercado latinoamericano, principalmente por tratarse de distancias cortas, y ahí veríamos un cambio de nuestro cliente histórico, que es el asiático", analiza Lucía Quesada, gerente de hoteles Palacio de Sal, Mallku Cueva, Jardines de Uyuni en Bolivia. Palacio de Sal cuenta con 4500 metros cuadrados construidos y una ocupación máxima para 84 personas (42 habitaciones). "Hay mucho espacio para todos los huéspedes, cumpliendo con esta tendencia, el hotel va de la mano con lo que creemos será importante para los pasajeros", destaca Quesada.

Manuela Trivigno, gerente comercial de Casa Chic, en Carmelo, Uruguay, explica que "el hecho de que siempre haya estado concebido como hotel rural de lujo, dentro del exclusivo Barrio Médanos de Punta Gorda, nos brinda amplios espacios con habitaciones, casas de playa y casas de campo, totalmente independientes entre sí". El hotel, que cuenta con helipuerto y con un puerto deportivo privado para hasta 80 embarcaciones, está ubicado a dos horas y media en lancha desde Buenos Aires.

¿Y si alquilamos todo el hotel?

Crédito: Photo Mix en Pixabay.

Federica Visconti, managing partner de un representante de hoteles y productos turísticos de lujo para mercados de Latinoamérica a través de dos marcas, The Trust Collection y Bonds, coincide con que la "privacidad y la poca circulación de gente son prioritarios en estos momentos", por lo que habrá más elecciones orientadas a "destinos apartados, propiedades ubicadas en amplios espacios, hoteles pequeños o villas privadas".

Entre las propiedades que gerencian se cuentan SHA Wellness Clinic, una clínica de bienestar ubicada entre Alicante y Valencia, al sur de España, que reabrió sus puertas el 22 de julio, y que prioriza ahora las actividades al aire libre y da la posibilidad de que el huésped las complete en la soledad de su habitación.

¿Y si alquilamos todo el hotel? La propuesta, soñada por cierto, comienza a cobrar forma entre muchos jugadores de la industria de los viajes. "Entre las ideas que estamos manejando tenemos el concepto de 'Villa María solo para vos': el hotel se convierte en la casa del huésped y no hay más pasajeros que los que éste invita", cuenta María de la Paz Nasta, manager de la estancia Villa María, ubicada en Máximo Paz, a unos 45 minutos de la Ciudad de Buenos Aires. En este sentido, "una familia grande puede hacerse dueña del espacio y rememorar el origen de la propiedad", dice Nasta. Erigida a fines del siglo XIX como estancia del importante ganadero Vicente Pereda, Villa María cuenta con doce habitaciones y un parque de más de 30 hectáreas para favorecer el distanciamiento.

Casos similares se dan en diferentes geografías: Villa Buena Onda, un complejo solo para adultos antes de la COVID-19 ubicado en Guanacaste, Costa Rica, hoy se abre solo a pedido y por reservas para grupos de máximo de 22 personas. Y en la Toscana se puede reservar completo el Castello di Vicarello, una construcción del siglo XII con dos piletas y la posibilidad de cenar en una terraza mágica.

Visconti, por su parte, hace referencia a la propuesta de My Private Villas: casas privadas en diferentes destinos del mundo, entre ellos el Caribe, las islas griegas, las Baleares o la Toscana en Italia. "Durante la semana de estadía las únicas personas que entrarán a la casa son las que cumplen las labores de estricta limpieza siguiendo los nuevos protocolos para asegurar el mínimo de interacciones", cuenta.

Crédito: Sasin Tipchai en Pixabay.

Tendencias de viajero

"Vemos como tendencia pedidos para estadías mucho más largas, de entre uno y cuatro meses, tanto de familias como de hombres de negocios que apuntan a pasar todo el verano, entre diciembre y marzo, en nuestras propiedades", dice Maximiliano Broquen, director general de Vik Retreats, que tiene más que cubierta la ecuación del distanciamiento social: la estancia ubicada en José Ignacio, Uruguay, cuenta con 12 habitaciones en 1.500 hectáreas; Vik Chile (en la zona de viñedos del Valle Millahue, en Chile) tiene 22 habitaciones y Puro Vik (en la misma área), 7 houses en 4.000 hectáreas. "En Bahía Vik, también en José Ignacio, la mayoría de nuestras opciones son bungalows separados unos de otros", apunta Broquen.

Otra nueva señal, en busca de más espacio, es la cantidad de gente que vive en el destino. "El país tiene la menor densidad de población del continente", explica Tania Popovic, representante de la Oficina de Turismo de Belice para Sudamérica, con información suministrada por Belize Tourist Board, sobre ese pequeño territorio vecino a México y Guatemala. "No contamos con opciones all inclusive del estilo de los grandes hoteles del Caribe y la mayoría son propiedades pequeñas con un promedio de entre 10 y 20 habitaciones", agrega.

Según un relevamiento de tendencias de viaje hecho a fines del 2019 por Booking.com, un 60% de los viajeros argentinos preferiría el camino más largo para experimentar mejor el viaje y hacerlo más lento. "En esa línea vislumbramos que los destinos ruteros tendrán una gran importancia ya que el argentino, fanático de manejar, utilizará más que nunca su vehículo personal para evitar aeropuertos, terminales y estaciones", indica Cegato. El mismo informe marca una tendencia humanizadora: 37% de los argentinos piensa hacer un esfuerzo consciente para elegir un destino no solo por su belleza, sino también para contribuir a la economía de una comunidad local que esté recuperándose de alguna crisis algo que, lamentablemente y coronavirus mediante, abunda. La nueva paradoja: los viajes serán a partir de ahora pasión de multitudes que evitan toparse con multitudes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.