El año en el que, pese a todo, supimos que no estábamos tan solos