El culto al rock psicodélico

Sus dos primeros discos fueron editados en todo el mundo, menos en América del Sur y son considerados uno de los mejores grupos dentro del género stoner
(0)
23 de mayo de 2003  

Los tres músicos todavía no salen de su asombro: acaban de ser entrevistados por un periodista de América Noticias para un informe que saldrá al aire el día siguiente. Y tan sólo imaginarse a Llamas de Madariaga presentando a Los Natas da cuenta de cómo los medios se encandilaron con la anecdótica historia de este trío del under local, que desde hace nueve años busca su lugar a fuerza de rock duro, psicodelia y mucha mística. "Lo nuestro es un hippie violento, una mezcla de Hermética con Pedro y Pablo", resume, entre risas, Sergio Chotsourian, guitarra, voz y mentor del grupo.

Y la definición es tan extraña y bizarra como algunos de los datos que hasta aquí se conocen de Los Natas. A saber: sus primeros dos discos se editaron en los Estados Unidos y Europa, pero no en América del Sur; uno de ellos fue producido por Dale Crover, el primer baterista de Nirvana y actual miembro de la mítica banda Melvins, y grabado en San Francisco; fueron encapsulados dentro del género stoner, que cultiva el rock crudo y directo, pero a la vez cierto culto hacia la plantita de hojas de cáñamo; una prestigiosa revista de stoner rock ubicó a su álbum debut, Delmar, entre los 10 mejores del siglo XX, junto a trabajos del Black Sabbath de Ozzy Osbourne, Jimi Hendrix, Led Zeppelin y Kyuss, "la" banda del género; muchos sostienen que su sonido es la perfecta fusión entre Pink Floyd y Black Sabbath; llevan editados tres álbumes, un disco de rarezas, un Extended Play, cuatro simples en formato vinilo y participaron en una decena de compilados. De todos ellos, sólo un álbum se editó oficialmente en el país, Corsario negro , y acaban de lanzar un doble CD Box set, Bee Jesus , que incluye sus dos primeros discos y que, mañana, aprovecharán para presentar en Niceto, a partir de las 21.

Sin fronteras

En una pequeña sala de ensayo de Palermo repleta de humo, Chotsourian, Walter Broide (batería y voz) y Gonzalo Villagra (bajo), cuentan felices, una vez más, cómo se convirtieron en "la última gran cosa del rock nacional".

"Después de cuatro años de rotundas negativas por parte de los sellos locales y de cortes de rostro continuo, Sergio decidió que no había que quedar encerrados en nuestra propia frontera y mandó sobres a diferentes compañías independientes de Europa y los Estados Unidos", recuerda Walter.

En 1998, finalmente tuvieron respuesta. "Nos llamó Frank Kozic, propietario de uno de los sellos pioneros del stoner rock, Man´s Ruin Records, y nos dijo que había escuchado una copia de una copia de una copia de un cassette nuestro, mientras manejaba por una ruta volviendo a su casa, y le había encantado".

Los Natas cayeron en el lugar indicado a la hora indicada. Por esos años, en la Costa Oeste norteamericana comenzaba a gestarse el movimiento stoner y los argentinos fueron recibidos con los brazos abiertos. "Un poco porque les caímos bien, éramos chicos humildes abiertos al aprendizaje. Y otro poco también porque les sonó exótico eso de ser argentinos. Porque nuestra música tiene mucho de sonido argento ", señala Sergio.

Y repasando algunos títulos de canciones, se podría decir que no sólo su sonido lleva la argentinidad al Primer Mundo: Alberto Migré , Tufi Meme y El gauchito pueden resultar buenos botones.

Dicen que los que relacionan a Los Natas con el rock nacional de los años 70 se equivocan ("lo nuestro no es retro, sino futurista. El sonido es de adelante y utiliza lo más lindo de los años 70, que era la locura, la libertad y esos equipos enormes y potentes"); que los fans locales del heavy metal no los acompañan porque "son bastante violentos y poco abiertos a escuchar cosas románticas"; y que ya se cansaron de la etiqueta stoner : "No tenemos fronteras sonoras y nuestra actitud ante la música es de búsqueda constante".

Y así lo demuestran, según sus propias palabras, sus tres discos oficiales: "El primero era muy colgado, dedicado a la simpleza de la vida. Ciudad de Brahman , el segundo, tiene un contenido más romántico, de amor, de sufrimiento y de búsqueda interior. Y Corsario negro , con la llegada de Gonzalo al grupo, tiene un sonido más grande, más crudo, más devastador y más del fin del mundo".

-¿Por qué creen que les costó tanto entrar en el circuito local?

Walter: -Creo que nuestra música se escapa un poco del formato y es difícil de entender si uno no está preparado o si no hay algo que la contenga. Nuestras canciones siempre sonaron fuera de un rango comercial.

Sergio: - Pero a pesar de todo siempre supimos que nuestro lugar era acá. Fuimos juntando legionarios uno a uno, quemándoles la cabeza y el cerebro de a poco, show por show.

-¿Y cuánto aportó tener éxito en el Primer Mundo?

Walter: -Creo que eso lo que hizo fue acelerar las cosas. Porque tarde o temprano a la gente le iba a gustar nuestra música. Nos comunicamos con el público al nivel de querer tener otro tipo de experiencias un poco más fuertes, pero sin querer hacerle daño a nadie. Nos reunimos en un lugar para experimentar cosas del tipo macumbas, pero nos llega por el lado musical, el sonido, el volumen... Lo nuestro es una macumba musical.

-¿Sienten que ya son una banda de culto?

Walter: -No, para nada. Yo ni sabía qué significaba cuando nos empezaron a decir que éramos un grupo de culto. "El que no vende nada y sólo tiene onda", me dijeron.

Sergio: -Además, banda de culto también es aquella en la que uno de los integrantes se muere. Y nosotros tenemos muchas ganas de seguir haciendo cosas todavía.

Los Natas

  • Es un trío del under local de rock pesado psicodélico, integrado por Sergio Chotsourian (29), Walter Broide (30) y Gonzalo Villagra (35), que fue editado en el Primer Mundo antes que en la Argentina.
  • Mañana presentarán la reedición de sus primeros dos discos, Delmar y Ciudad de Brahman, en Niceto, N. Vega 5510, a partir de las 21.
  • Una prestigiosa revista del género en el que se encapsuló a la banda, Stoner.com, incluyó su álbum debut entre los diez discos más importantes del siglo XX, junto a trabajos de Black Sabbath, Led Zeppelin y Jimi Hendrix.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.