El empresario que quiere ir a los cinco puntos más profundos del planeta y romper todos los récords

Vescovo lidera la Five Deeps Expedition, un proyecto que busca llegar a los lugares más profundos de todos los océanos. Crédito: Five Deeps
Vescovo lidera la Five Deeps Expedition, un proyecto que busca llegar a los lugares más profundos de todos los océanos. Crédito: Five Deeps
Felix Ramallo
(0)
24 de julio de 2019  • 12:23

Quizás no tenga tanta prensa como Elon Musk o Richard Branson, pero Victor Vescovo tranquilamente podría ser incluido en la misma lista. Este hombre de 52 años, exoficial naval, empresario, inversor y explorador es una de las pocas personas que visitó los picos más altos del mundo, incluyendo el monte Everest, y ahora también quiere sumergirse en los lugares más profundos de la Tierra. Y lo está logrando.

Vescovo lidera la Five Deeps Expedition, un proyecto que busca llegar a los lugares más profundos de todos los océanos. El empresario financió toda la expedición y la creación de los submarinos que utiliza para viajar a las profundidades. En los últimos seis meses también llegó al fondo de la fosa de Puerto Rico en el océano Atlántico, la fosa de Sándwich del Sur en el Atlántico Sur y la fosa de Java en el Océano Índico. Su última expedición fue en la fosa de las Marianas, en donde rompió el récord y llegó a una profundidad de 10.928 metros.

El submarino DSV Limiting Factor fue creado en conjunto con Triton Submarines. Crédito: Five Deeps
El submarino DSV Limiting Factor fue creado en conjunto con Triton Submarines. Crédito: Five Deeps

Antes de Vescovo dos misiones habían logrado llegar hasta la fosa de las Marianas, pero ninguna a tanta profundidad. La primera expedición que logró llegar hasta el fondo de las Marianas se dio en 1960 de la mano del teniente de la Fuerza Naval de EE.UU. Don Walsh y el ingeniero suizo Jacques Piccard. Juntos llegaron hasta los 10.911 metros.

En 2012 una nueva misión logró el mismo objetivo. El director de cine James Cameron, conocido por películas como Avatar, Titanic o Terminator, llegó a las profundidades de esa fosa. El cineasta descendió hasta los 10.908 metros. "De hecho James Cameron nos apoyó mucho y fue de mucha ayuda antes de sumergirme", contó el empresario.

"Todo el viaje duró alrededor de unas 12 horas. En el trayecto me llevé un sandwich de atún. En cuanto llegue al final me tiré para atrás, me comí el sándwich y vi el paisaje. Vi vida ahí abajo. Siempre se piensa en algo sin vida y había vida en este lugar tan hostil a 15000 metros. Vi un pedazo de contaminación humana, creo que plástico pero fue el único que vi", contó.

El submarino DSV Limiting Factor fue creado en conjunto con Triton Submarines. Mide 4,6 m de largo y 3,7 m de altura, cuenta con una duración de 16 horas y puede llevar una carga de más de 220 kg. Tiene la capacidad de llegar hasta los 11000 metros de profundidad y cuenta con espacio para dos personas: el piloto y un acompañante.

"Los humanos no estaríamos donde estamos si no fuese porque podemos usar nuestro cerebro para la tecnología. Los hombres, gracias a la combinación con nuestras máquinas, pudimos dominar el mundo. Es muy personal, pero probablemente nunca me siento tan feliz como cuando soy un hombre usando tecnología", explicó.

Además de los submarinos, Vescovo llevó otra tecnología de última generación a su viaje. La empresa de relojes Omega aprovechó la situación para crear un un nuevo reloj que pudiera soportar 15.000 metros de profundidad. En la misión a las Marianas junto al submarino, Vescovo llevó tres relojes Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional. Tres modelos especiales que fueron utilizados por primera vez en esta expedición y que rompieron el récord de profundidad.

Testearlos no fue una tarea simple y fueron probados en las condiciones más extremas en las instalaciones de Triton en Barcelona. Todos los relojes fueron sometidos a pruebas de presión, con la asistencia de un inspector de la empresa.

Vescovo llevó tres relojes Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional Crédito: Omega
Vescovo llevó tres relojes Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional Crédito: Omega

La presión máxima elegida para los relojes fue la equivalente a la de la fosa de las Marianas. Sin embargo, le añadieron un 25 por ciento de margen, por lo que el equipo debía funcionar a unos 15000 metros de profundidad. Después de tres días de testing, los tres relojes tuvieron luz verde para salir.

"Queríamos hacer un reloj elegante y le pusimos mucho trabajo para poder lograrlo", dijo Raynald Aeschlimann, CEO de Omega, durante un evento de la empresa en el British Museum. "Qué mejor punto de partida se puede tener para crear nuevos relojes que este", agregó. Los relojes tienen menos de 28mm de grosor y fueron creados con sobrantes de titanio del submarino Limiting Factor. De hecho, el montaje del zafiro del reloj está inspirado en el diseño cónico de los ojos de buey de los sumergibles.

Pese a que los tres relojes lograron el récord, uno logró romper otro al ser el equipo que más tiempo estuvo en las profundidades de la fosa. Una de las máquinas exploradoras que tenía un reloj se atoró en la fosa de las Marianas y no pudo salir a la superficie. "Fuimos hasta el fondo con un sonar y encontramos a la nave con el reloj. Estuvo ahí por 54 horas. Cuando llegaron y pusieron el equipo en el barco, agarré el reloj y vi que estaba tickeando. Estuvo ahí más de dos días. Se puede decir que es la operación marina de rescate más profunda de la historia", comentó.

"Queríamos hacer un reloj elegante y le pusimos mucho trabajo para poder lograrlo", dijo Raynald Aeschlimann, CEO de Omega. Crédito: Omega
"Queríamos hacer un reloj elegante y le pusimos mucho trabajo para poder lograrlo", dijo Raynald Aeschlimann, CEO de Omega. Crédito: Omega

El desafío de Vescovo no termina en las fosas de las Marianas. Todavía falta explorar la fosa Molloy en el océano ártico y en el camino pasarán por el lugar en donde está el Titanic. "Va a ser la primera misión humana en 15 años para ver las condiciones en las que está el barco", sostuvo.

Así concluyó el empresario, con una reflexión: "El 80% del océano no está explorado. No tiene sentido que le hayamos puesto al planeta Tierra y no Océano. Este submarino que creamos, es el primero que fue y volvió varias veces y está certificado comercialmente. Para mí es una puerta para la exploración. Ahora está en la gente, en los científicos, llevarlo a su máximo potencial y encontrar cosas que nunca hayamos visto. No sabemos qué podemos encontrar, cuando abrimos la puerta no sabemos qué vamos a encontrar".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.