El erotismo del fútbol: ¿hay un baby boom mundialista?

Según estudios, existe una relación entre el éxito deportivo de un país y la tasa de natalidad de sus hinchas
Laura Reina
(0)
21 de junio de 2014  

Si Argentina sale campeón del mundo, muchos señalarán a Lionel Messi, la estrella del seleccionado de Alejandro Sabella, como el padre de la conquista. Pero seguramente habrá que achacarle otras paternidades-imposible determinar cuántas- al crack argentino: las que podrían producirse unas 40 semanas después del 13 de julio, día de la esperada final en el Maracaná.

Es que existe una relación directa entre los éxitos deportivos de un país o club y el aumento en la tasa de natalidad de los simpatizantes de ese equipo. Un estudio realizado en España, luego de que el Barcelona conquistara la Champions League de 2009, demostró que el fútbol puede influir a la hora de tener hijos. Según el estudio, publicado recientemente en el British Medical Journal, 40 semanas después de esa consagración, se registró en Cataluña un 16% más de nacimientos, y muchos de ellos -unos 100 mil- fueron atribuidos al jugador Andrés Iniesta, que coronó con un gol una actuación soberbia.

Un año más tarde, ese mismo jugador fue el encargado de sellar con un grito el primer Campeonato del Mundo para España, luego de que su gol en Sudáfrica 2010 permitiera derrotar a Holanda en una ajustada final. Unas 40 semanas después de ese histórico día, nació su hija, y muchos no tardaron en sacar cuentas y decir que la beba había sido producto de la celebración posconsagración.

Volviendo al estudio sobre la natalidad en Cataluña, y a modo de conclusión, allí se señala: "Podemos inferir que, por lo menos entre la población estudiada, la euforia derivada de una victoria puede cultivar sensaciones hedonistas que resultan en celebraciones íntimas, las cuales pueden tener como consecuencia un número de embarazos no planeados", detalla la investigación, que, dicho sea de paso, también habla del concepto You’ll Never Walk Alone. Es decir; la sensación de pertenencia a la manada que lleva a los seres humanos a querer compartir la alegría, entre otras maneras, teniendo sexo (muchas veces, claro, sin la debida protección).

En este sentido, muchos especialistas señalan que la racionalidad no es siempre un factor clave en la concepción. Y hay algunos que afirman, incluso, que la mitad de los embarazos no son planificados y que muchos de ellos se transforman directamente en no deseados.

Festejar con sexo

Una encuesta realizada por el Departamento de Educación Sexual de Prime Argentina, a raíz del Mundial de Brasil, señala que el 93% de las personas prefiere festejar los triunfos de sus equipos teniendo sexo. "Es sabido que durante los mundiales toda la energía masculina se deposita en el fútbol y el deseo sexual parece aumentar o disminuir a medida que el equipo gana o pierde", asegura Patricio Gómez Di Leva, sexólogo del Departamento de Educación Sexual de Preservativos de Prime Argentina.

La misma encuesta señala que casi el 40% de los consultados aseguró que prefiere ver los partidos con su pareja, algo que sin dudas invita al festejo íntimo pospartido, en un tercer tiempo cargado de acción.

"Si bien la sexualidad es muy sensible a situaciones de estrés y a priori parecería que el fútbol aleja a las parejas, por lo menos durante este Mundial no pasará eso –dice Gómez Di Leva–. Incluso existe un mayor interés de las mujeres por los partidos y sobre todo por los jugadores, que erotizan, y mucho, a las fanáticas. Muchas veces ellos pasan a ocupar un lugar de objeto sexual, y eso termina en encuentros sexuales. De más está decir que con estos acontecimientos se dispara la también fantasía de algunas de convertirse en botineras."

Según el sexólogo Ezequiel López Peralta, reconocido especialista argentino que vive entre Ecuador y Colombia, cada vez más el Mundial es pensado desde el erotismo. "Los jugadores son vistos como objetos de deseo, el Mundial erotiza y esa erotización se traslada a la pareja –detalla–. Y la misma euforia de alentar a la selección puede ser un elemento de unión emocional en la pareja. Esa excitación mental también se traslada en algunos casos al plano sexual. Ver un partido produce una activación fisiológica en la que intervienen los mismos mecanismos de excitación sexual. De ahí al encuentro íntimo hay un paso."

Descontrolados

Lo cierto es que, por todas estas razones, muchos de esos encuentros espontáneos pueden no ser del todo cuidados. "El Mundial reduce los mecanismos de control psicológico, lo que puede dar lugar a relaciones sexuales sin protección, aunque no sea lo que hubieran hecho en otras circunstancias –advierte López Peralta–. A la euforia se le suma el alcohol y pueden cometerse ciertos excesos", advierte el autor del libro Erotismo infinito.

Y Gómez Di Leva agrega: "Los momentos de mayor riesgo son los de mayor euforia porque no se piensa en lo negativo; es lo mismo que pasa con los adolescentes: viven en el presente, sin pensar en las consecuencias futuras de sus acciones. En los momentos de euforia, nos cuesta ponernos más racionales, por eso conviene prepararse antes".

Por lo pronto, una pregunta rondará por la cabeza de muchos si Argentina sale campeón del mundo: ¿cuántos de los niños que nacerán por abril de 2015 serán gracias a lo que Messi y diez más hagan dentro de la cancha? ¿Y cuántos de esos bebes no serán buscados?

Tal vez algún estudio pueda determinarlo. Eso sí; después de casi 30 años de la última consagración, si Argentina levanta la copa, algunos regarán con hijos esa sequía de títulos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.