El gran gesto de la reina Isabel con Beatriz, la princesa eclipsada por los escándalos

Beatriz de York debió renunciar a todas las pompas de una boda real debido a los escándalos que rodean a la corona británica
Beatriz de York debió renunciar a todas las pompas de una boda real debido a los escándalos que rodean a la corona británica Crédito: Instagram
(0)
3 de febrero de 2020  • 13:50

Cuando en septiembre de 2019 la princesa Beatriz de York anunció el compromiso con su novio Edoardo Mapelli Mozzi, un desarrollador inmobiliario italiano, todo era felicidad para ella. La hija más grande del príncipe Andrew y de Sarah Ferguson lucía radiante en las fotos donde mostraba su flamante anillo.

Toda esa alegría se esfumó cuando en noviembre, tan solo dos meses después del compromiso, Beatriz y su hermana Eugenia tuvieron que lidiar con el escándalo público provocado por su padre, quien tuvo que renunciar a los deberes reales debido a sus conexiones con el pedófilo Jeffrey Epstein.

Se estimaba que la princesa anunciaría la fecha de su boda a principios de 2020 cuando las aguas estuvieran supuestamente en calma. Los problemas de su padre ya habían determinado una celebración austera para evitar quejas y problemas con los contribuyentes.

Sin embargo, otra noticia sacudió la corona: la partida de Harry y Meghan se llevó toda la atención de la familia y los medios. Beatriz, una vez más, debía desaparecer de la escena pública y hasta quizás imaginó un casamiento casi en secreto con el mínimo glamour para evitar que la familia real estuviera nuevamente en el centro de la escena mundial.

Pero la paciencia y la discreción de Beatriz fueron vistas y premiadas por la reina Isabel II. La abuela de la princesa decidió reparar estos meses ofreciéndole a su nieta la posibilidad de celebrar su boda en el Palacio de Buckingham. Se trata de un gran gesto de la monarca ya que la última pareja real que realizó su casamiento allí fue la de William y Kate en 2011. El resto de los tres matrimonios que se celebraron en estos años fueron todos en Windsor.

"Su Majestad no quiere que Beatriz sufra de ninguna manera los problemas de su padre", asegura el Daily Mail en una nota. Si bien el evento será financiado de manera privada, la boda no será televisada y será una ceremonia poco ostentosa, el diario británico afirma que "Bea está realmente encantada y agradecida de aceptar".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.