El niño terrible del Oeste

Hace una década empezó a tocar con Fun People
(0)
7 de diciembre de 2001  

Composición de lugar. Boom Boom se para, busca una lámina en medio de un caos de vinilos, CD, pósters, cajas y más cajas, y en menos de dos segundos da en el clavo. "La normalidad apesta", dice el aforismo punk made in Carlos, Nekro, Boom Boom Kid o como quieran llamarlo. Es una sola persona, pero bien podría creerse que detrás de tantos nombres y seudónimos hay muchas cabezas trabajando.

Después de una y mil formaciones, congeló por unos meses a la banda-emblema del hazlo tu mismo local, Fun People, para arremeter como solista. Cambió el Nekro por el B.B. Kid y en menos de un año editó tres simples, un álbum doble, Okey Dokey , compartido con su otro álter ego, Il Carlo, y una gira mágica y misteriosa con la que recorre el país desde hace un mes y que llegará hasta Inglaterra y Japón. "Quiero tocar todo el tiempo, está buenísimo y es lo mejor que me puede pasar -analiza Boom Boom-. Además, lo necesito como terapia. Todo el dolor que uno ve, toda la mala leche que uno recibe, se convierte en una cosa bestial. Después llega el día de tocar, lo largás ahí y lo transformás en algo superpositivo."

Con sello propio

Composición de lugar II. Estamos en la galería Quinta Avenida, en Duck o Homo, la pequeña disquería de su novia que a BB le sirve como base de operaciones, además de prestar sus conocimientos en la materia. Imagínense, hay vinilos, CD y fanzines en los cuatro rincones y casi todo gira en la misma dirección: música punk de ayer, de hoy y de siempre, y la movida hardcore desde su gestación hasta la fecha. Se distingue Black Flag y, claro, todo el material de Ugly Records, el sello que él creó de un día para el otro por decisión, por necesidad y porque sí. "La cuestión de que Fun People haya sacado los discos por su propia cuenta es porque no había un sello al cual confiarle nuestra música. La otra era no editar nada. Muchos son independientes hoy porque no tienen otra opción. Ahora hay un montón de bandas independientes, pero esto tiene más que ver con lo económico y no con una cuestión de principios. Pero bueno, es un signo de los tiempos. Lo mío no fue crear una alternativa... bueno sí, fue eso. Quizás a partir de ahí varios pensaron: "Si lo puede hacer este flaco, entonces yo también". Yo no vengo de una familia rica ni nada, es más, muchas veces me faltaron cosas en casa. Y sin embargo, sin nada de apoyo, se puede hacer de todo. Casi accidentalmente Fun People tiene muchísimos discos, un montón de giras y con Boom Boom Kid, en menos de un año, saqué tres simples, un cassette y un álbum, que encima es doble. Pero no es fácil, hay que trabajar mucho. Acción, acción, acción."

Repasemos el inventario. El debut de Ugly, que allá por 1994 se llamaba Ugly las Feos Discos, fue con un tape de Anesthesia (nombre anterior a Fun People): Una lección de amor . "Venía acompañado por un fanzine. Después sacamos Toda niño sensible sabrá de qué estamos hablando (ya sí como Fun People) y un álbum de Los Crudos, una banda harcorde punk latina de los Estados Unidos. Después, la cosa se fue agrandando, editamos a muchos grupos y sacamos decenas de simples y fanzines. Igual, el año próximo voy a cerrar la fábrica para otros y me voy a dedicar a sacar simples de Boom Boom Kid, proyectos paralelos que tienen que ver con el cómic y la escritura y a girar. Me meto de lleno en un camino solista, pero también es porque no tengo una banda que me apasione y a la cual quiera sacarle un álbum. Cuando empecé con Boom Boom quería viajar, dedicarme más al sello e hice otra cosa. Pintó tocar en un lado, después en otro y todo se fue dando. Es más, recién ahora estoy acomodando lo que es la Boom Boom Kid Band."

Si el clásico punk hazlo tu mismo fue el axioma en el que se basó este cantante, su evolución podría definirse como pero hazlo rápido, porque no hay tiempo . "Eso es lo que no me gusta de grabar, pierdo tiempo para tocar, escribir, dibujar, componer... La grabación de este disco para mí duró una eternidad. Fueron casi 20 días de encierro."

El álbum doble, más allá del CD de BB, tiene otra historia. Una segunda entrega, la de Il Carlo (sólo tres temas), un crooner anclado en los años 50 que, sin embargo, se apodera de dulces melodías de distintas décadas. "Quería editar algo como para dejar la pelotita picando, pero no todo, porque hubieran sido demasiadas canciones. Il Carlo canta muchas canciones que siempre me gustaron versionar, que hago en shows acústicos (chequear el CD de Gori y Nekro). Hice canciones de El Trío los Panchos, Charles Aznavour, Estela Raval y Los Cinco Latinos, Edith Piaf, Elvis Presley, Buddie Holly, Janis Joplin, también canciones de rock, pero adaptadas a los años 50. Tuve un sueño, como con todo lo que hago, y le di para adelante."

El tipo que tiene fama de ser difícil sigue metido en más proyectos de los que cualquiera podría afrontar. "La hiperactividad es más fuerte que yo. Siempre digo que voy a hacer las cosas de otra manera, pero no puedo. Estar sin hacer nada viene acompañado de depresión y eso para mí es malo. Y muchos piensan que ésta es una de las causas de los cambios de formación permanentes en Fun People, pero con la banda las cosas siempre estuvieron como en The Police, al borde del desarme total. Tengo una idea de lo que quiero hacer y siempre las cosas fueron así. Mi idea no es terminar en una gran banda que toca una vez por año en un estadio. Si es la meta de otro, bueno, la respeto."

Rebelde con causas

Reconocido activista, BB no tiene dudas en definirse como un militante anarquista, aún en el siglo XXI, de la misma manera que seguirá defendiendo la diversidad sexual y su postura ante algunos temas que siguen portando el mote de tabúes. "Cuando sacamos el simple El aborto ilegal asesina tu libertad (Fun People y She Devils, con un fanzine) nos querían matar. Cuando definí a Fun People como hardcore punk gay antifascista, ni hablar. Me esperaban con cadenas a la salida de los shows y tenía que quedarme escondido hasta el amanecer. Ahora, a lo sumo, me gritan p..., nada más. La verdad es que me siento más cerca de un p... que de un terco."

Lejos de los bares de moda, donde se juntan los músicos de moda y las chicas de tapa, Carlitos (para los amigos) se encuentra cómodo en el Oeste del conurbano, en Haedo. El pibe que se crió en Campana puede sonar rebelde, extremista, pero siempre auténtico. Y se anima a hablar de todo. "Que hable de anarquía y quiera revindicar a personajes olvidados que se animaron a tomar las riendas, no quiere decir que lo tienen que hacer todos, ésa es mi necesidad. Así como otros quieren revindicar el cine porno de los años 60 de Russ Meyer. Yo busco la nada y me llena un montón. No estoy buscando ningún lugar ya creado por esta sociedad."

Boom Boom Kid

  • Acaba de editar un álbum doble, Okey Dokey . Es el debut grande de su nueva encarnación, Boom Boom Kid y de su otro álter ego, Il Carlo.
  • Carlos para los amigos, Nekro para todos, Boom Boom defiende su lugar de artista outsider.
  • Ideó el sello Ugly Records, sacó centenares de fanzines, varios libros de poemas y escritos urgentes y es el padre de algunas de las mejores definiciones del punk local: "Si adulto es igual a terco, prefiero no serlo".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.