srcset

Bestiario

Emotivo. Dos policías pararon un carro de basura al ver el estado de la potranca

Jimena Barrionuevo
(0)
1 de julio de 2020  • 00:52

La reclamaron pero su pedido fue negado. Esa tarde, los dos policías que trabajaban en una zona humilde de la localidad de Mariano Acosta, en Merlo, provincia de Buenos Aires, la habían visto tan débil y deteriorada que no dudaron en hacer frenar al carro que con mucho esfuerzo tiraba . Y en ese instante pudieron comprobar que la pequeña potranca que esas personas usaban para trasladar el carro con el que recolectaban basura necesitaba ayuda .

Tenía tan solo 3 meses de vida y había sido separada de su madre a temprana edad por lo que no había recibido los nutrientes necesarios para desarrollar su esqueleto óseo. La consecuencia: un severo cuadro de desnutrición, caquexia (pérdida de peso y masa muscular) y múltiples lesiones en todo su cuerpo . Desde la comisaría se comunicaron entonces con la Asociación Civil Equus , que rescata caballos del maltrato y les ofrece calidad de vida, en libertad.

"El estado de salud en que la encontramos era deplorable. Es difícil pensar y creer cómo alguien puede hacer algo así con un animal indefenso a tan temprana edad. El cuadro de Ámbar era delicado porque, además de su desnutrición, tenía una infección supurante en su miembro posterior derecho que le generaba un dolor enorme . Una vez que la evaluamos, presentamos los papeles e informe veterinario en la fiscalía para que nos dieran su custodia y no fuera devuelta a sus dueños", explica Gilda Vigo (25), una de las voluntarias de la ONG.

Así rescataron a Ámbar: desnutrición severa y una infección en una pata, las consecuencias del maltrato.
Así rescataron a Ámbar: desnutrición severa y una infección en una pata, las consecuencias del maltrato.

La trasladaron al campo que la asociación tiene en General Rodríguez y allí mismo comenzó su tratamiento. Ámbar recibió limpiezas y curaciones en su pata a diario, analgésicos, anti-inflamatorios y antibióticos para ayudarla con su dolor. Además, también se le suministraron vitaminas para corregir la formación de sus huesos y que pudieran crecer de forma adecuada. Y, a pesar de todos los esfuerzos, si bien se procedió con el tratamiento de la forma indicada, su miembro posterior derecho quedó comprometido con una artritis crónica que le dificulta el andar .

Instinto natural

"Siempre se mostró como una potranca muy mansa y tranquila. La juntamos con una de las yeguas rescatadas que posee un carácter muy dulce y dócil para que sea su madrina. Cuando son pequeños necesitan copiar las formas y actitudes de un caballo adulto . Sin embargo, al poco tiempo, y como un claro signo de mejoría, Ámbar desarrolló mecanismos de defensa típicos de los equinos como patear o morder cuando le hacen algo que no le gusta. La aplicación de una vacuna, la desparasitación, las limpiezas y curaciones son algunos ejemplos. Pero en líneas generales es muy cariñosa y siempre está atrás de uno buscando mimos , es dulce con todo aquel que se acerque a pasar tiempo con ella", dice Gilda con una sonrisa.

Gilda y Ámbar, "es una potranca muy dulce y cariñosa".
Gilda y Ámbar, "es una potranca muy dulce y cariñosa".

Actualmente Ámbar se encuentra libre en el campo. Está siendo atendida y tratada para que pueda seguir creciendo. No es la única que necesita ayuda. La tracción a sangre sigue siendo moneda corriente a lo largo y ancho del país. Por la pandemia, muchos voluntarios tuvieron que suspender sus actividades en el campo de Equus, pero la atención y dedicación se mantiene. Los que quedaron, ayudan en diversas tareas: peinan y bañan a los caballos, los alimentan o arman y limpian corrales. Se puede colaborar a través de donaciones de dinero o insumos (alcohol, guantes, agujas, jeringas, medicamentos, mantas, postes de madera, entre otros artículos).

Ámbar, en libertad y aún en recuperación.

00:06
Video

"Intentamos darle a cada caballo rescatado una segunda oportunidad de vida. Día a día hacemos todo por y para que ellos tengan el bienestar que se merecen y dejen atrás el pasado de maltrato y sufrimiento ". Un día típico en el campo para los 20 rescatados que allí viven es de felicidad plena. Disfrutan de comer avena, balanceado o rollos. Reciben mimos y caricias. Son cepillados con mucho cariño. Son atendidos por el veterinario en caso de tener que realizarse algún tratamiento. Pasan el día libres, sueltos, sin ser obligados a nada. Simplemente tienen la vida que se merecen.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.