En cruceros inmensos, pero lejos del ruido