En Londres: abrió la primera carnicería vegana y agotó su stock ese mismo día