Es tiempo de preparar pan dulce con variantes

Después de las doce campanadas, es la gran estrella
(0)
15 de diciembre de 2001  

Pan dulce

  • 1 vaso de leche
  • pizca de sal fina
  • 100 g de manteca
  • 50 g de levadura de cerveza
  • una cucharada de agua de azahar
  • 10 cucharadas de azúcar molida
  • 1 huevo
  • 2 yemas
  • 1/2 kg de harina triple 0 tamizada
  • 100 g de crema de leche
  • frutas confitadas cortadas en dados pequeños a gusto
  • pasas de uva sin semillas
  • nueces
  • almendras
  • avellanas remojadas con coñac
  • Entibiar en una cacerola la leche junto con la sal. Incorporar la levadura y disolverla. Derretir la manteca sin permitir que hierva, agregar a la preparación anterior y perfumar con el agua de azahar. Incorporar el azúcar, el huevo y las yemas sin dejar de batir.

    Añadir la harina, poco a poco, alternando con la crema de leche. Trabajar mucho la masa sobre la mesada enharinada hasta que no se pegue.

    Colocar en un bol grande y dejar leudar en lugar templado hasta que aumente el doble de su volumen. Volcar en la mesa enharinada y abrir la masa con las manos cuidando de no romperla. Distribuir las frutas remojadas en el coñac y pasadas por la harina. Volver a amasar un poco para que la fruta se reparta en forma pareja. Dividir en bollos y distribuir en moldes para pan dulce de metal enmantecados, o los de papel especiales de 1/2 o 1 kg. Rellenarlos hasta las 3/4 partes de su capacidad. Dejar leudar en lugar templado. Llevar a horno caliente hasta que la miga esté cocida y se haya dorado.

    Rellenos

    1) Elegir pan dulce alto, cortarle una tapa, ahuecarlo y desmenuzar la parte extraída. Mezclarla en un bol con crema pastelera, rellenar el pan dulce y tapar.

    2) Ahuecarlo de igual forma que el anterior y, unos segundos antes de servirlo, rellenarlo con helado. Tapar y servir.

    3) Hacer el pan dulce sin frutas o sólo con nueces y almendras. Cortarle una tapa y extraer parte de la miga. Rellenar con crema chantilly mezclada con frutas frescas cortadas en trozos. Tapar y, si se desea, bañarlo con chocolate caliente. Dejar enfriar y decorar con motivos navideños.

    Variantes con la misma masa

    Veneciano: se caracteriza por no tener frutas. La masa es muy liviana y se espolvorea con azúcar impalpable. En su lugar de origen es llamado Pandora de Verona.

    Genovés: con menos cantidad de frutas que el milanés y más chato. Una vez levada la masa, realizar en la parte superior un corte en forma triangular. Lleva más tiempo de cocción para que la costra resulte más oscura.

    De Lombardía o Milán: tiene muchas frutas y es más bien alto. Generalmente se presenta decorado con almendras tostadas y azúcar granulada.

    Stollen: de procedencia germánica o austríaca, tiene la forma de un pan doblado (gran empanada, espolvoreada con azúcar impalpable).Ver foto de consejo.

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.