Escribir con o sin hijos: la batalla del tiempo