Esperaban una playa paradisíaca y encontraron un desastre: ahora, la agencia de viajes tiene que pagarles