Hablemos de nuestros hijos: la cuarentena y los límites

Crédito: Shutterstock
Maritchu Seitún
(0)
8 de mayo de 2020  • 14:24

La cuarentena nos tomó desprevenidos. Veníamos los padres muy tranquilos delegando en otros unos cuantos límites: la maestra le ponía las zapatillas a nuestro hijito de 4 años, el niño tomaba muchas decisiones: cuándo se levantaba de la mesa, cuándo entraba o salía de la bañadera, o cuándo se iba a la cama. Los chicos decidían lo que comían y dónde, cuánta televisión veían, cuándo usaban el teléfono de mamá, si se peinaban o no lo hacían. Como iban varias horas al colegio o al jardín maternal, era corto el tiempo en el que negociábamos o discutíamos estos temas y entonces no nos preocupábamos. Sin darnos cuenta de que no teníamos suficiente autoridad con nuestros hijos. Y no hablo de autoritarismo (arbitrario y rígido) sino de una buena autoridad firme y tierna.

Por otro lado, muchas veces los padres, en su afán de que sus hijos fueran felices, no los frustraban, no los hacían esperar, ni esforzarse y les evitaban todos los dolores posibles. Algunos lo hacían porque era lo que vivieron en su propia infancia y otros porque era lo que les hubiera gustado vivir.

Así no se puede

La cuarentena con sus 24/24 horas de contacto entre padres e hijos vino a hacernos notar que no se puede vivir de esa manera, que si no encontramos un buen equilibrio entre firmeza y ternura (Gracias A. Lyford Pyke por el maravilloso libro con ese nombre), si no encontramos un camino de paternidad consistente y con cierta coherencia, los padres terminamos enojados, frustrados, exhaustos, desilusionados, incluso tratando mal a nuestros hijos cuando no nos responden como nos imaginamos o como desearíamos que nos respondan ante nuestra enorme entrega y renuncia.

Ya estamos aprendiendo sobre la marcha y a los ponchazos que es inevitable que nuestros hijos se enojen con nosotros, que no podemos evitarles todos los dolores y sufrimientos si no apenas algunos y, en otros casos, sólo podemos acompañarlos y abrazarlos; que de a ratos tienen que esperar porque no somos pulpos ni podemos hacer diez cosas a la vez, que se van a frustrar porque no todo es como ni cuando ellos quieren, que nos tienen que ayudar armando equipo entre todos de modo de llegar a la noche , y también al final de la cuarentena, en un estado emocional equilibrado, o por lo menos ¡no tan desequilibrado!

¿Cuál es la clave?

Las cosas se dicen una sola vez y nosotros adultos nos ocupamos de que ocurran, especialmente con los más chiquitos que no tienen fortaleza interna para hacer lo que les pedimos. Y si no nos podemos ocupar en ese momento, no las expresamos hasta que podamos. en todo caso podríamos ir preparando el territorio diciendo: en un rato se van a bañar. Cuando los chicos empiezan a crecer seguimos diciendo las cosas una sola vez pero les avisamos cuál va a ser la consecuencia en caso de que no lo hagan.

Crédito: Shutterstock

Cuando decimos las cosas muchas veces -con la ilusión de que en la próxima nos respondan- lo que logramos es que se acostumbren a hacer caso cuando nosotros nos alteramos en la quinta o en la décima repetición. Y entonces no hacen nada hasta que no nos ven enojados, esto no funciona nunca, peor, mucho menos hoy en que pasamos muchas horas en casa con ellos y con niveles muy altos de estrés por otros temas que no podemos manejar.

Convencer no es un verbo a conjugar con los chicos, nos desgastamos en el proceso de intentar convencerlos, es más eficaz pensar en impedir, evitar o lograr nosotros que las cosas ocurran. O , apenas crecen un poco -siempre y cuando no sean temas que ponen en riesgos su salud, su seguridad o no son éticamente correctas- que se atengan a las consecuencias que anunciamos.

Para desgastarnos menos y sonreír más sólo se trata de decirles: "De ahora en adelante las cosas las digo una sola vez", ¡y cumplirlo!

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.