Jugo de apio, la nueva obsesión de las celebrities

Desde Kim Kardashian hasta Robert De Niro, muchos comienzan su día bebiendo medio litro
Desde Kim Kardashian hasta Robert De Niro, muchos comienzan su día bebiendo medio litro Fuente: LA NACION
Vicky Guazzone di Passalacqua
(0)
16 de marzo de 2019  • 00:57

¿Qué tienen en común las mañanas de Kim Kardashian, Novak Djokovic y Robert De Niro? Que todos comienzan bebiendo casi medio litro de jugo de apio. Esta, la nueva tendencia del universo saludable, ha logrado unir un arco de figuras de lo más variopinto (a la lista también pueden sumarse Gwyneth Paltrow, Naomi Campbell y Pharrell Williams, entre otros). Y como suele suceder, las celebrities son apenas la punta del iceberg de un fenómeno que se ha extendido con increíble velocidad. Basta poner "celery juice" o "jugo de apio" en Instagram para encontrar a cientos de miles de personas posando felices con sus jugos verdes.

El iniciador de todo este movimiento es un personaje cuando menos llamativo: Anthony William, un autoproclamado "médium" con tres best sellers publicados que asegura "haber nacido con la habilidad de oír un espíritu elevado que le provee información precisa sobre la salud". Su público y seguidores pueden contarse por millones, y en este camino lleva más de 40 años pregonando los beneficios del jugo de apio.

Por qué el furor se dio ahora es un misterio a resolver, aunque es posible que las redes y su mayor alcance y difusión, así como los famosos que se subieron a la tendencia y la clara necesidad de una vida más saludable y en armonía con el entorno sean algunas de las razones que puedan explicarlo. En cualquier tiempo, sin embargo, es lógico que se busque poner a prueba un hábito tan simple y que se promociona con aparentes beneficios como disminuir la inflamación, ayudar a perder peso y curar la digestión, aliviar el eczema y la psoriasis (la razón por la que asegura beberlo Kim Kardashian), eliminar las infecciones, curar el acné, prevenir la hipertensión arterial, las infecciones urinarias y las úlceras gastroduodenales y proteger la salud del hígado.

"Hay fundamentos para sustentar el furor por el jugo de apio, pero no evidencia científica sólida aún", advierte Florencia Dafne Raele, nutricionista y autora del best seller Nutrición holística. "El apio es un vegetal con muchos beneficios, y gran parte se deben a las sales minerales que posee. Tomarlo en forma de jugo garantiza un gran aporte de ellas en forma concentrada, que difícilmente pueda obtenerse a través del consumo en la alimentación diaria habitual", agrega. Según William, la mejor forma de tomarlo es realizado con juguera o licuadora, sin pulpa ni ningún otro agregado y en ayunas, dejando pasar 20 minutos antes de ingerir cualquier otra cosa. ¿La medida ideal? Medio litro.

Fans locales

En la Argentina la tendencia también pisa fuerte. De la mano de referentes locales de la vida saludable como Marina Borensztein (autora de los libros Enfermé para sanar, Así me cuido yo y Paz, amor y jugo verde), o incluso de las influencers Connie Isla (@coisla) y Malena Ramos Mejía (@the_food_alchimist), son cada vez más los que comparten su foto del jugo por las mañanas.

"Hace años que sigo a Medical Medium, y como en general me encanta el jugo verde, decidí probar con el de apio. Si a mí me dicen que es una hierba poderosa que desintoxica el hígado y tiene grandes poderes sanadores, no necesito un médico que me diga que hay papers escritos sobre el tema", sostiene Borensztein, que lo toma desde principios de enero. Entre sus seguidores, en tanto, con los que va compartiendo el proceso, la respuesta es positiva. "La más impresionante fue la de una mujer que me envió la foto de su hijo antes y después de tomarlo. En 20 días se le había aflojado notoriamente un tremendo acné adolescente", asegura.

Para Julieta Márquez, el experimento duró apenas algunos días. "Tengo hipotiroidismo y quise probar. El tema es que Medical Medium sugiere que sea apio orgánico y medio litro cada mañana. La verdad que despertarme y ponerme a picar y lavar apio todos los días de mi vida me pareció imposible. La pastilla para mi condición no la puedo dejar de tomar, así que me di por vencida", apunta. "Yo reemplacé mi clásica agua tibia con limón en ayunas por este jugo, que trae más beneficios. Empecé hace apenas 10 días, pero noté que me sacia y me da más energía. Soy de sumarme a estas tendencias, porque me intrigan, pero solo las mantengo si siento que me hacen bien. Por ahora este es el caso", comenta Bárbara Vigier.

Los nutricionistas, cautos, no se atreven a confirmar todos los beneficios que se le atribuyen, pero aplauden la iniciativa de ingerir algo sano. "Aferrarse a hábitos saludables que nos den sensación de autocuración nos empodera. ¿A quién no le gusta creer que los milagros existen?", sintetiza Raele.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.