srcset

Huerta

Kale, la "superhortaliza" de moda que podés cultivar en macetas

(0)
21 de mayo de 2020  • 00:00

Sus hojas de color verde opaco, a veces con tonos violetas, algo enruladas, empiezan a verse cada vez más en las verdulerías, y lo que hasta hace unos pocos años era una rareza difícil de conseguir, hoy ya no es lo es tanto y podemos encontrarlo en los negocios de barrio. Gracias a sus muchos atributos nutricionales -aporta minerales y vitaminas y cumple funciones antioxidantes, entre otras bondades-, que le proporcionaron el mote de "superalimento" o "superhortaliza", el kale gana espacio en las góndolas y en los menúes de los argentinos. Pero además de sus beneficios para el organismo, la Brassica oleracea 'Acephala' , tal su nombre científico, tiene un plus: se trata de una verdura que podés cultivar de manera sencilla en tu casa, incluso en macetas.

La planta de kale tiene la ventaja de ser muy resistente a las bajas temperaturas.
La planta de kale tiene la ventaja de ser muy resistente a las bajas temperaturas. Fuente: Jardín - Crédito: Pexels

Originaria del sureste europeo, griegos y romanos ya consumían estas variedades de coles a las que denominaban "hojas de rábanos muy rizadas". Es una planta anual de temporada otoño-invierno , de la que se consumen sus hojas: al vapor o salteadas en aceite de oliva, crudas en ensaladas, en jugos batidos, como chips o en risottos, entre muchas otras formas.

Sus hojas cocidas conservan un sabor y una textura únicos entre las verduras de hoja.

Kale crespo ('Curled Kale') y Kale 'Cavolo Nero' o piel de dinosaurio, dos variedades de esta hortaliza con tantas bondades nutricionales.
Kale crespo ('Curled Kale') y Kale 'Cavolo Nero' o piel de dinosaurio, dos variedades de esta hortaliza con tantas bondades nutricionales. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

¿Cómo cultivarlo?

La siembra se hace en almácigos, desde fines de febrero hasta inicios del otoño. Las semillas germinan entre los tres y los diez días. Se trasplantan cuando las plantas tienen dos hojas verdaderas. Si lo vas a trasplantar a maceta, procurá que sea una maceta grande para que la planta pueda expandir sus raíces cómodamente y las hojas no sean tan duras. Si no querés esperar el tiempo de siembra, podés comprar plantines ya desarrollados.

Las variedades ornamentales aportan colores en la gama de los violetas, únicos en la huerta, que se acentúan con los fríos intensos.

¿Qué necesita la planta?

  • Pleno sol.
  • Suelos profundos y con buen drenaje. El pH ideal es 6-7.
  • Grandes aportes de compost.
  • Un distancia de 25 cm entre planta y planta si las vas a cultivar en canteros.

¿Cómo cosecharlo?

Se cosechan las hojas jóvenes y se dejan las inferiores que continuarán alimentando a la planta. También puede cosecharse la planta entera, cortando el tallo con el cuchilllo. No rebrota; las raíces se llevan al compost. ¿Cómo te das cuenta cuándo está listo para consumir? Cuando las hojas, que lucen enruladas, están desarrolladas.

¿Cuándo sembrar?

  • En febrero, marzo, abril y mayo.

¿Cuándo cosechar?

  • En abril, mayo, junio y julio.

La planta de kale soporta temperaturas muy bajas y hasta heladas. El frío intensifica el dulzor de sus hojas

En forma de chips, para comer como snack, o como acompañamiento de otros platos principales: dos buenas opciones de consumir kale.
En forma de chips, para comer como snack, o como acompañamiento de otros platos principales: dos buenas opciones de consumir kale. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Jardín y Pexels

Receta: chips de kale

Son súper fáciles de hacer y muy versátiles, los podés usar como snack, como complemento de ensaladas o como guarnición.

Ingredientes

  • 1 atado de hojas de kale
  • Ajo en polvo o rayado
  • Gotas de limón
  • Oliva
  • Sal y pimienta

Preparación

  • Lavá las hojas de kale y retirale los tallos centrales (la parte dura).
  • En un recipiente hacé una mezcla de oliva, ajo, limón, sal y pimienta. También podés agregar algún condimento que te guste. En ese recipiente, mezclá suavemente las hojas, sin romperlas, para que se integren con la mezcla.
  • Ubicalas en una placa y llevalas al horno fuerte unos 5 minutos.
  • Retirá y mezclá de nuevo para que las hojas no se quemen y se cocinen de forma pareja.
  • Llevalas de vuelta al horno unos pocos minutos, ¡y listo! La textura debe ser crocante.
  • Dejá enfriar los chips. Si no consumís todo, guardá los que te sobren en un frasco hermético.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.