NEGRO SOBRE BLANCO / Por Carlos Ulanovsky. La Argentina de Tato sigue en pie